Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
14 ESPAÑA www. abc. es MIÉRCOLES 16- -4- -2008 ABC La ministra Espinosa (en la imagen, ayer, con José Montilla) debutó como responsable de la política hídrica con un viaje a Barcelona para pactar el trasvase del Ebro YOLANDA CARDO El Gobierno y la Generalitat consuman el trágala del trasvase del Ebro a Barcelona Espinosa y Montilla acuerdan prolongar el aporte del Ebro con un coste de 180 millones de euros JANOT GUIL BARCELONA. Tras una jornada maratoniana de reuniones entre el Gobierno y la Generalitat- -que ya comenzó en vísperas en Madrid con un encuentro entre el presidente de la Generalitat, José Montilla, y la ministra de Medio Ambiente, Elena Espinosa- ambas administraciones explicaron ayer la solución adoptada para paliar la sequía de Cataluña, que amenaza con dejar a 5,5 millones de habitates del área de Barcelona sin agua a partir del próximo otoño. Tras reunirse al mediodía con el líder de CiU, Artur Mas- -la segunda cumbre anti sequía en dos semanas- Montilla se citó en Barcelona con Espinosa, aunque quien compareció luego ante la prensa para explicar lo acordado fue, además de la ministra, el controvertido consejero de Medio Ambiente de la Generalitat, Francesc Baltasar. La ex ministra de Agricultura y ahora de Medio Ambiente, Medio Rural y Marino se sacó un conejo de la chistera para arreglar la sequía en Cataluña. Por un lado, confirmó que a partir del próximo mayo se prolongará el trasvase del Ebro que ahora llega a Tarragona hasta el área de Barcelona, mediante una tubería de más de 60 kilómetros que transcurrirá en paralelo a la autopista AP- 7 y que unirá Tarragona con el sistema Ter- Llobregat, en Olérdola (Barcelona) A través de dicha tubería llegarán los 40 hectómetros cúbicos anuales de agua que el Consorcio de Aguas de Tarragona dice que no utiliza, de los 120 hectómetros totales que se obtienen mediante el trasvase de aguas de los regantes del Ebro. Para intentar paliar este trágala- no es un trasvase según Espinosa- la ministra anunció que, por otro lado, se recuperarán, para aumentar el caudal del río Ebro en la zona del delta, más de 50 hectómetros cúbicos que ahora se pierde en la desembocadura del río por el mal estado de las infraestructuras de canalizaciones de regadío, que ahora se arreglarán por la vía de urgencia. Esta es la explicación que lanzó para edulcorar el monumental agravio que este trasvase provoca con los territorios secos del Levante. La ministra explicó que la recuperación de este agua que dice que se pierde se logrará mediante unas obras de mejora de los canales de regadío del margen derecho del delta que ya estaban previstas en un plan de choque para la modernización de los regadíos comprendido en un Real Decreto aprobado hace dos años (RD 287 2006) Según Espinosa, lo único que se ha hecho ahora es adelantar las fases de ejecución de estas obras de mejora, que en un principio debían concluir en 2009. Ahora se empezarán el próximo mayo y concluirán el próximo agosto. Dichas obras consisten en sustituir unos 100.000 metros lineales de acequias abiertas por tuberías cerradas de poliuretano, para evitar fugas y filtraciones. El agua que se recuperará así, según los cálculos de la ministra, serán más de 50 hectómetros cúbicos en ocho meses a contar desde mayo. Las obras costarán 24 millones de euros que asumirá el Estado y, según Espinosa, no se a va pagar a los regantes del Ebro por esta agua recuperada. Por eso justificó que no se haya hablado con los regantes sobre este medida, El tripartito amenazó en 2003 con acciones jurídicas si se sacaba agua del Ebro El 10 de octubre de 2003, un mes antes de las elecciones autonómicas, PSC, ERC e ICV firmaron un documento por el que se comprometían a no hacer pacto de gobierno con ningún partido político que apoye el trasvase del Ebro y al proyecto de conexión de redes El Compromiso por el Ebro fue suscrito por el presidente de ICV Joan Saura; el entonces secretario general de ERC, Josep Lluís Carod- Rovira, y el primer secretario del PSC, José Montilla. El tripartito amenazaba con presentar recursos y acciones jurídicas en el momento de la publicación del proyecto definitivo del trasvase del Ebro, en cualquiera de sus ramales En el caso del PSC, hay más contradicciones, porque en junio de 2002 firmó junto al PP y CiU un acuerdo para pedir al Gobierno del PP que el PHN incluyera la interconexión de cuencas. Plan de choque