Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
96 GENTE www. abc. es gente MARTES 15- -4- -2008 ABC Marilyn Monroe: sexo en conserva Un millonario (y un caballero) ha pagado un millón y medio de dólares por una película porno de la actriz. Para guardarla FEDERICO MARÍN BELLÓN MADRID. En su primer papel decente, calificativo que no va con segundas, Marilyn Monroe se encuentra a Groucho Marx y le pregunta qué puede hacer por él. El cómico mira a la cámara y responde en un aparte: Como si no lo supiera Amor en conserva dirigida por David Miller en 1949, marcaba la ascensión irresistible de la rubia y el declive del líder del marxismo occidental. Para llegar hasta allí, Marilyn no sólo había posado ligera de equipaje en la foto de calendario más famosa de la historia; también rodó al menos una película para adultos Así, un fotógrafo sueco halló en 1980 una cinta de siete minutos de duración, de 1948, filmada en 16 atrevidos milímetros. Por lo que parece, la protagonista de La tentación vive arriba también fue grabada en algún encuentro sexual por los esbirros de J. Edgar Hoover, director del FBI célebre por sus dudosos métodos de trabajo y por su enemistad con John F. Kennedy, quien no siempre mantuvo con la Monroe una distancia presidencial. Según informa la agencia Reuters, un anónimo hombre de negocios de Nueva York ha comprado ahora una de aquellas comprometedoras películas por un millón y medio de dólares, al precio de cien mil dólares el minuto, pese a la ausencia de diálogos y a la discutible calidad de la imagen, en blanco y negro. El conocido coleccionista cinematográfico Keya Morgan puso en contacto al comprador con el hijo de un informador del FBI que la tenía en su poder. La operación fue llevada casi con total discreción. Morgan confirmó que el caballero que adquirió la cinta no va a colgarla en internet ni a tratar de explotarla comercialmente o de lo contrario él no se habría involucrado en la transacción. En el filme, la actriz aparece vestida mientras practica sexo oral con un hombre cuyo rostro no aparece nunca en pantalla. Morgan conoció la Marilyn Monroe, sentada sobre la acera, se pinta los labios, protagonistas de su película más clandestina existencia de la filmación cuando preparaba un documental sobre la estrella, fallecida en 1962, a los 36 años. Un antiguo agente del FBI le dio el chivatazo y el coleccionista siguió la pista hasta dar con el propietario, pese a que el Federal Bureau of Information todavía mantiene clasificados los documentos referidos al filme. Al parecer, el ex jugador de béisbol Joe DiMaggio, uno de los ex maridos de la actriz, ya ofreció hace años 25.000 dólares por la película, pero o la cantidad era demasiado baja o las negociaciones no se llevaron con la misma diligencia. Morgan desveló que el agente del FBI con el que habló en su día le contó que Hoover estaba completamente obsesionado con Kennedy, lo que lo llevó a ABC La cinta, de quince minutos de duración, muestra a la estrella vestida, mientras practica sexo oral con un hombre al que nunca se le ve la cara reclutar un equipo de nueve agentes dedicados a escudriñar las imágenes en un laboratorio, con ayuda de varias prostitutas que supuestamente conocían al entonces presidente con bastante detalle. La agencia Reuters pretendió contrastar esta información con el FBI, pero ninguno de sus portavoces quiso responder a las insidiosas preguntas.