Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
86 CULTURAyESPECTÁCULOS MARTES 15 s 4 s 2008 ABC CLÁSICA TOROS Temporada OCNE Obras de J. Brahms y L. von Beethoven. Intérpretes: Orquesta y Coro Nacionales de España. Dirección del coro: Mireia Barrera. Dirección musical: Rafael Frühbeck de Burgos. Auditorio Nacional de Música. Madrid. Manzanares, Perera y Victorino se alzan como triunfadores de la Feria de Abril FERNANDO CARRASCO SEVILLA. José María Manzanares, Miguel Ángel Perera y Victorino Martín son los grandes triunfadores del ciclo abrileño recién concluido. El jurado de la Real Maestranza de Caballería les concedió los galardones, respectivamente, de triunfador de la Feria, mejor faena y mejor corrida de toros y mejor toro. Junto a ellos, hay que destacar que el madrileño José Pedro Prados El Fundi obtuvo el trofeo a la mejor estocada, mientras que Diego Ventura el destinado al mejor caballero en plaza. Otro de los triunfadores de estos premios ha sido el subalterno Curro Molina, que se ha alzado con los trofeos a las mejores actuaciones como subalterno y en banderillas. El destinado al mejor picador ha recaído en Pedro Morales Chocolate Los 38 miembros del jurado, presidido por el teniente de Hermano Mayor de la Real Maestranza, Alfonso Guajardo- Fajardo y Alarcón, decidió en primera votación los premios al triunfador de la Feria de Abril, José María Manzanares, que obtuvo 29 de los 38 votos emitidos; mejor faena a Miguel Ángel Perera, 22 votos; mejor estocada, José Pedro Prados El Fundi 33 votos; mejor actuación de caballero rejoneador, Diego Ventura, que fue votado por los 38 miembros del jurado; mejor actuación de subalterno, Curro Molina, 29 votos, y mejor corrida de toros, Victorino Martín, que también obtuvo 29 de los 38 votos. La canción del destino ANDRÉS IBÁÑEZ Gracias al programa de mano, en este Ciclo histórico nos enteramos de que la mítica quinta de Beethoven ha sido programada 24 veces por la OCNE en toda su historia. Nos parecen pocas, pero a lo mejor no lo son. Nos enteramos también de que Frühbeck de Burgos dirigió a la Orquesta Nacional por primera vez en 1959, y que en el programa estaban la sinfonía Londres de Haydn y la tercera de Beethoven. Una nota personal en medio de tanta cifra: la imagen de un niño que en los años 60 asistía todos los domingos con sus padres a ver a Frübeck de Burgos dirigir la Nacional, y el asombro que le producía aquel director de aires y nombre germánico que saltaba, literalmente, en el podio. Cuarenta años han pasado, y Frübeck está casi igual, quizá un poco más mayor. El niño, obviamente, es quien firma estas líneas. Se dice de Nikisch que sólo con verle se nota que era un gran director (las únicas filmaciones que tenemos de él son mudas) Seguramente lo mismo sucedería con Frühbeck. Su figura en el podio es imponente, aristocrática. El gesto final en la Quinta sinfonía de Beethoven poseía una belleza gestual intrínseca, como una fugaz escultura viviente. Maravillosas las tres obras para coro y orquesta de Brahms, Nänie el Canto de las Parcas y la Canción del destino Frühbeck se acerca a ellas con la única actitud posible en esta música: con un sentido de reverencia, de exaltación. Dulcísimo el comienzo de Nänie mientras que la gran melodía que abre y cierra la Canción del destino alcanza, compás tras compás, oleada tras oleada, lo sublime. Y es que Frühbeck posee en el grado máximo el secreto sentido de esta música. En la Quinta sinfonía el maestro no logra extraer sonidos tan hermosos de su orquesta, que suena a ratos algo seca, especialmente en la sección de viento, y se decide por una versión decididamente de vieja escuela con tempos muy amplios y algo morosos. Al final, una señora dice, entre los aplausos: ¡Vuelve! Ojalá la haya oído Frübeck. La reinvención del libro de artista en una era sin papel Elena Ochoa organiza una exposición en el museo Victoria Albert de Londres sobre el arte del libro EMILI J. BLASCO CORRESPONSAL LONDRES. El libro como territorio creativo ha interesado a los artistas del siglo XX, pero ¿qué ocurre en este siglo XXI en el que el soporte digital suplanta al papel? Una exposición en el Victoria Albert Museum de Londres explora cómo el llamado libro de artista rompe con las convenciones y pasa a poderosas interpretaciones contemporáneas en palabras de Elena Ochoa, responsable de la muestra. Sangre en papel: el arte del libro presenta desde ediciones de dibujos, pinturas y grabados que acompañan a textos, como en el caso de Picasso, Miró y Matisse, a creaciones en las que la página cede el paso tanto al volumen de las esculturas de Anthony Caro y Anselm Kiefer, como a las instalaciones de Damien Hirst, que ya nada tienen que ver ni con la textura o la forma del libro. Abierta hasta el 29 de junio, la exposición cuenta con sesenta obras de 38 artistas. Aunque incluye trabajos realizados en París poco después de la Segunda Guerra Mundial, como los dibujos de Picasso para la edición de textos de Ramón Raventós Deux contes 1947) el acento se pone en el nuevo aliento dado después al género conocido como libro de artista La última aportación, realizada expresamente para la muestra, es The secret life of plants (2008) de Kiefer. Se trata de una escultura con forma de libro de dos metros de alto puesto de pie, con las páginas de plomo y cartón abiertas. Sangre en papel ha sido realizada en colaboración entre el V A Museum e Ivory Press, la editorial de Elena Ochoa. Precisamente algunas de las principales piezas de la muestra han sido prestadas por la compañía de la esposa del arquitecto Norman Foster, entre ellas Open Secret (2004) unas esculturas de metal realizadas por Anthony Caro con un complejo sistema de producción, para las que el poeta alemán Hans Magnus Enzensberger escribió unos poemas de su puño y letra. Pasión y energía- -según Ochoa- -son la sangre creativa que permite todas estas obras. La exposición se propone romper con las convenciones del libro de artista para mostrar cómo el género ha evolucionado desde el históricamente importante ivre d artiste de Matisse y Picasso a las poderosas interpretaciones contemporáneas de Kiefer y Caro, que han usado plomo y metal en lugar de papel Sangre en papel recoge también aportaciones de Antoni Tàpies Cop de Poma 1963, con poemas de Joan Brossa) Eduardo Chillida Aromas 2000) y Louise Bourgois Ode à ma mère 1995) Segunda ronda La mariposa es obra de Damien Hirst, y arriba, el libro de Joan Miró Hubo que votar por segunda vez los premios destinados al mejor subalterno en banderillas, picador y mejor toro. En banderillas, Curro Molina fue votado por 34 de los 38 miembros, mientras que el mejor picador salió Pedro Morales Chocolate que obtuvo 30 votos. En cuanto al mejor toro, se dilucidó entre los astados Gallareto y Melonito de Victorino Martín, o dejarlo desierto. Gallareto obtuvo 17 votos, 12 Melonito y 9 votos fueron en blanco. Alfonso Guajardo- Fajardo deseó que la Feria de 2009 se parezca más a la de 2007, no a ésta. No sé si porque es año bisiesto o porque lo ha querido Dios, pero parece mentira que en un año seco se haya mojado la Semana Santa y la Feria de Abril. Será porque así se ha querido desde arriba