Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 15 s 4 s 2008 ECONOMÍA 45 COTIZACIÓN DE AISA 20,80 18,30 15,80 13,30 10,80 8,30 5,80 3,30 0,80 Sale a Bolsa el 6 6 07 -63,35 Variación anual 19,940 Máximo Llanera enjuga 430 millones de pasivo, pero no salva a su filial constructora 1,730 Mínimo El grupo, concursado desde octubre, tiene 305 millones de activo por 269 de pasivo A. CAPARRÓS VALENCIA. Las seis sociedades del grupo Llanera que presentaron el pasado mes de octubre solicitud de concurso de acreedores- -antigua suspensión de pagos- -al reconocer unos números rojos de 700 millones, tienen recursos financieros suficientes para afrontar su deuda. Así lo concluye el informe de los administradores concursales que, a fecha de 29 de febrero, sitúa el activo de la compañía en 304,79 millones de euros, frente a un pasivo de 269,7. De esa forma, la compañía valenciana- -que abrió el carrusel de suspensiones de pagos- -cuenta con una situación patrimonial positiva cifrada en 35 millones de euros, según fuentes del Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana. De las seis firmas que solicitaron el concurso, sólo una, Llanera Construcciones, tiene una situación deficitaria, cuantificada en 37,2 millones. Los administradores judiciales consideran que su viabilidad es difícil ante la coyuntura del sector, por lo que deberá decidir sobre su posible liquidación Esta circunstancia dejaría en el aire obras puestas en marcha por la empresa, entre ellas las contratadas con las administraciones públicas. El informe sostiene que la recuperación patrimonial detectada en el arranque del ejer- Jun. 2007 ABC Jul. Ago. Sept. Oct. Nov. Dic. Ene. 2008 Feb. Mar. Abr. Situación del grupo Empresas concursadas Llanera SL; Llanera Construcciones, Obras y Proyectos SLU; Llanera Urbanismo e Inmobiliaria SLU; Aldalondo SLU; Descans Les Marines SLU; y Patrimonial Arenal SLU. Activo consolidado 304,79 millones de euros. Pasivo consolidado 269,77 millones de euros. Acreedores 13.800. Aisa cae un 13 en Bolsa pese a asegurar que pagará su deuda La CNMV suspendió la cotización hasta que la inmobiliaria despejó las dudas sobre una posible suspensión de pagos ABC MADRID. Las acciones de la inmobiliaria Aisa registraron ayer una caída del 13,5 para cerrar en 1,73 euros por título. La cotización de la compañía llegó a sufrir un descenso del 20,5 en la apertura del mercado, una vez que la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) levantó la suspensión de la contratación dadas las especulaciones sobre una posible suspensión de pagos de la empresa. Durante la pasada semana se sucedieron los comentarios acerca de la difícil situación financiera de la compañía, máxime después de que uno de sus acreedores, la aseguradora Asefa, hubiera instado el concurso de acreedores en Aisa. Precisamente, dicha contingencia fue desmentida ayer por Aisa en un hecho relevante enviado al organismo supervisor de los mercados. La inmobiliaria informó a la CNMV que a pesar de la difícil situación que atraviesa el sector, Aisa ha atendido y continuará atendiendo todos los compromisos asumidos con sus acreedores y proveedores La compañía hacía referencia de este modo a la deuda de 1,3 millones de euros que una participada de su grupo tiene con Asefa. La aseguradora requirió el cobro de este importe el pasado 10 de abril y la inmobiliaria ha señalado que el pago será abonado próximamente. Aisa afirmó que no ha recibido notificación por parte de ningún juzgado solicitando el concurso de acreedores y precisó que, en su opinión, Asefa no cumple los requisitos previstos en la vigente ley para instar el concurso de acreedores de la compañía. Las informaciones recabadas hace unos días señalaban que la aseguradora había presentado una demanda en el Juzgado de lo Mercantil número 5 de Barcelona, lo cual podría ser perfectamene compatible con la comunicación de Aisa en el supuesto de que el citado juzgado no hubiera trasladado aún la situación creada a la dirección de la inmobiliaria. Al margen de las conjeturas que puedan extraerse, lo cierto es que Aisa cerró el pasado ejercicio con unas pérdidas de 133 millones de euros después de que u n año antes hubiera presentado beneficios de 8,57 millones. El cambio de signo fue debido a una vertiginosa caída de la cifra de negocios. No en vano, Aisa perdió un 47 de su volumen de facturación que quedó reducido a 63,13 millones de euros, menos de la mitad de las pérdidas contabilizadas en el año. Según los datos del balance, a 31 de marzo pasado la inmobiliaria contaba con unos activos de 970 millones de euros, mientras que su deuda financiera totalizaba los 400 millones de euros. La empresa confía en rebajar este importe en 100 millones de euros gracias a las entregas previstas por ventas ya realizadas, si bien Aisa acumula 116 millones de euros en pagos pendientes a acreedores ordinarios. Cabe recordar que Aisa ha fracasado dos veces en sendos procesos de fusión. El más reciente con el grupo industrial Hemeretik. El primero, más sonado pero igualmente fallido, con Astroc y sus filiales Landscape y Rayet. cicio obedece a los importantes beneficios generados como consecuencia de las operaciones llevadas a cabo con autorización judicial, principalmente las referentes a La Reva, (Ribarroja) y en El Brosquil (Cullera) ambas en la provincia de Valencia. En La Reva, el juez autorizó a Llanera a vender las 223 fincas rústicas de su propiedad, con lo que obtenía la liberación de derechos de crédito por 46,4 millones de euros avalados por Bancaja y Banco de Valencia, la conservación del derecho de superficie sobre las fincas Reva y la reducción del pasivo concursal en 156,29 millones de euros. El juez también dio autorización a Llanera para vender los terrenos de El Brosquil de Cullera, propiedad de Aldalondo e hipotecadas a favor de Bancaja, por un importe de 42,3 millones de euros. Reyal Urbis fusiona cinco empresas filiales para reducir sus costes ABC MADRID. Reyal Urbis fusionará cinco de sus sociedades filiales dentro del proceso de reestructuración empresarial que el grupo aborda desde 2006 con el fin de reducir costes operativos, simplificar la gestión, mejorar la eficiencia y aprovechar sinergias, entre otros objetivos. Las sociedades que se fusionarán son Toledo 96, Atalayas de Arganda, Lares de Arganda, Desarrollos Empresariales Amberes y Blenkinge Corporation, según detalló el grupo a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) Reyal Urbis ya es titular del 100 del capital social de estas sociedades, con lo que en la fusión no será necesario aumentar capital social para absorberlas, ni informes de los administradores y de expertos independientes sobre el proyecto. Las sociedades que absorberá el grupo inmobiliario se extinguirán como consecuencia de la operación, que se considerará realizada a efectos contables a partir del 1 de enero de este año. Con esta operación, Reyal Urbis pretende reducir costes operativos y evitar duplicar órganos de administración; simplificar la gestión y mejorar la gestión del grupo desde el punto de vista comercial, productivo y administrativo Cerca de 14.000 acreedores Esta entidad financiera, junto a la CAM, han reducido de forma notable sus riesgos respecto a Llanera. Con todo, la lista de acreedores- -que la empresa cifró en 13.800- -es larga, así como el número de promociones, viviendas y obras públicas en marcha o paralizadas. Ahora, se abre el plazo para posibles impugnaciones, tras el que se encarará la fase definitiva del proceso, que finalizará con dos posibles soluciones: El convenio con los acreedores o la liquidación. Fuentes financieras explicaron que la quiebra se evitará si la empresa logra hacer líquido su activo.