Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
38 INTERNACIONAL MARTES 15 s 4 s 2008 ABC Impunidad y fraude en Kenia Organizaciones de derechos humanos califican al nuevo gobierno de gran coalición de inmoral pese a los grandes y reptetido parabienes recibidos en el exterior ticia y Cohesión Nacional, Martha Karua. Human Rights Watch, organización no gubernamental con sede en Nueva York, destacó cómo cerca de un millón de votos que ratificaban la anunciada victoria de Odinga, se evaporaron de tal modo que tras un opaco e irregular recuento, Kibaki logró un triunfo por los pelos Tras anunciarse la victoria de Kibaki estallaron pavorosas escenas de exterminio interécnico, exacerbado desde ambos lados. Entre los antiguos opositores que han logrado una cartera destacan por sus manos sucias por haber atizado el odio Kipkaya Kones, en Carreteras, y Joseph Nyagah, en Desarrollo y Cooperación. Entre los de pasado impecable, el nuevo responsable de Turismo, Najib Balala, que ayer prometió garantizar la seguridad de los turistas y pidió que regresaran a Kenia porque el turismo es necesario para acabar con la pobreza Pero a la pregunta de si el gobierno de coalición amparaba a instigadores de la violencia étnica se escurrió diciendo que los enfrentamientos postelectorales habían puesto sobre la mesa problemas a los que el nuevo ejecutivo atajará. Berrine Imendo, corresponsal financiero de la revista Finance admite que muchos ministros tienen las manos sucias pero agregó: Es el precio del realismo político a pagar para evitar la guerra civil y pasar página. No podemos volver a celebrar elecciones Tanto él como muchos colegas kenianos creen que 40 ministros y 50 asistentes (se habla incluso de un gabinete de 90 ministros es una desmesura para un país tan pobre como Kenia pero también que era preciso para acabar con la incertidumbre y la violencia. No hay que olvidar que en el nuevo gobierno hay mayoría de kikuyus y luos también hay representantes de los masai, kalenji, luhya y otros No lo ve del mismo modo Njeri Kebaberi, para quien se POR ALFONSO ARMADA ENVIADO ESPECIAL NAIROBI. Gran Gobierno Gobierno para la paz titulaban ayer los principales rotativos de Kenia. La portada del Standard reproducía los rostros de los 40 ministros, los veinte del actual presidente, Mwai Kibaki, y los 20 de Raila Odinga, el hasta el domingo líder opositor. Para Njeri Kebaberi, directora del prestigioso Centro para la Democracia Multipartidista, se trata de un gobierno inmoral que sirve para enmascarar un fraude electoral Fuentes europeas residentes en Nairobi fueron todavía más allá: Es un gobierno de asesinos Tanto Kebaberi como periodistas de emisoras de radio y periódicos kenianos que ayer asistieron junto a corresponsales y enviados europeos a un almuerzo ofrecido por el flamante ministro de Turismo, Najib Balala, confirmaron sobre los rostros que tachonaban la portada del Standard las acusaciones que pesaban sobre figuras del nuevo gabinete que ha puesto de momento fin a la incertidumbre que pesaba sobre Kenia tras las elecciones del 27 de diciembre: más de mil muertos, varios centenares de miles de desplazados. Tanto del lado de Kibaki como del ex opositor Movimiento Democrático Naranja figuran radicales y corruptos que han incitado a la limpieza étnica al asesinato del contrario. Así, del lado de Kibaki, ha encontrado acomodo toda la nomenclatura kikuyu. John Michuki, ministro de Medio Ambiente y Minería, tiene las manos manchadas, mientras que George Saitoti, al frente de Seguridad y Administración Provincial, atesora un pasado corrupto como vicepresidente en múltiples gobiernos, y el todopoderoso ministro de Finanzas, Amos Kimunya, procede del sector más implacable de la jerarquía kikuyu. Fuera de toda sospecha destacan el responsable de Exteriores, Moses Wtangula, y la ministra de Jus- ha producido un doble fraude: primero en las elecciones, luego con la creación de un gran coalición de gobierno que costará más de 4.000 millones al año. Están insultando a los kenianos que el 27 de diciembre pusieron su esperanza en la democracia. Los derechos del pueblo han sido pisoteados. La gente quería un ejecutivo limpio y proporcionado, de 24 ministros como máximo. Tenemos el más numeroso de la historia de África y con muchos miembros con las manos manchadas de sangre. Sería inmoral que este gobierno se consolidara Para Kebaberi, como para varios analistas políticos, es indudable que Odinga, que había ganado las elecciones, ha cedido mucho más que Kibaki, que no sólo logra mantenerse en el poder sino que controla las carteras más importantes Radicales y corruptos Un policía vestido de civil golpea a una mujer en la represión de los partidarios de la secta de los mungiki, ayer en Nairobi AP Doce muertos a manos de la Policía en choques con la secta mungiki A. ARMADA NAIROBI. Como si los kenianos estuvieran condenados a no despertar nunca de la pesadilla, ayer amanecieron con violencia, cadáveres en las calles, vehículos en llamas y carreteras cortadas. Al menos 12 personas resultaron muertas- -al parecer a manos de la Policía- -en suburbios de Nairobi, la capital, y en Naivasha, Nakuru y Eldoret. Aunque la topografía calca enclaves de la violencia interétnica que llevó a Kenia al borde del abismo tras las controvertidas elecciones de diciembre pasado, los incidentes del lunes están relacionados con los mungiki, una secta mafiosa, seudo político- religiosa, que controla parte de los matatu (furgonetas o taxis colectivos, único medio de transporte que puede abordar la mayoría de los kenianos) El hallazgo la semana pasada del cadáver degollado de Virginia Nyakio, cabecilla de la secta desde que su marido, Maina Njenga, dio con sus huesos en la cárcel, y el de su chófer, desató la furia de la Alianza Nacional de Jóvenes de Kenia (plataforma mungiki) que acusó a la Policía de los asesinatos. Mientras que un portavoz oficial aseguró que había detectives sobre el caso y que la Policía no tenía nada que ver con el crimen, el Movimiento Democrático Naranja (que el domingo trocó los bancos de la oposición por 20 sillones ministeriales) manifestó su inquietud por la rampante muerte de jóvenes a manos de la Policía Buena parte del transporte público entre los populosos y degradados suburbios de Nairobi y en ciudades del centro del país y del Valle del Rift quedó interrumpido a primeras horas de la mañana de ayer a causa de barricadas de fuego en las calles, y un tren de cercanías descarriló porque los manifestantes (que asaltaron una comisaría) desmontaron los raíles. La secta mungiki multitud en kikuyo) fue declarada ilegal en el pasado 2002. Formada por militantes kikuyos inspirados en la rebelión Mau Mau de los años 50 contra los británicos, se cree que cuenta con el respaldo de políticos de alto rango.