Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
98 DEPORTES LUNES 14 s 4 s 2008 ABC GOLF s Masters de Augusta Un genial Jiménez, octavo, destaca en el festival de Immelman Tiger Woods, segundo, falló y debe esperar un año más para conseguir el Grand Slam MIGUEL ÁNGEL BARBERO Cuando Tiger Woods está en competición siempre existe la intuición de que va a ganar el torneo. Aunque comience a seis golpes del líder y esté jugando mal, como sucedió ayer en el Masters. Pero si éste no cede y, además, el número uno mundial no emboca ni un putt no hay lugar para la reacción. Trevor Immelman supo mantener la cabeza fría, jugar sus bazas perfectamente y, a la postre, ganar el primer salmón de su carrera. El surafricano hizo valer la gran renta acumulada a lo largo de los días para no tener que preocuparse ni siquiera por un doble bogey en el hoyo 16 ni porque su último tiro en la calle del 18 le cayera en una chuleta. Sus rivales habían ido cayendo en picado previamente, como les sucedió a Snedeker (77) Flesh (78) o Casey (79) y nunca vio en peligro su triunfo. Estaba claro que la chaqueta verde ya tenía sus medidas y que sería el digno sucesor de su compatriota Gary Placer treinta años después. La otra gran noticia de este Grand Slam fue la remontada de Miguel Ángel Jiménez. No era normal la mala suerte que el español había tenido en las jornadas previas, pues cuando no se le salían las bolas de dentro de los hoyos se le quedaban empotradas en los búnkers o, lo que es peor, le tocaba jugar con lluvia cuando la mayoría de sus competidotes lo hacían en seco. Pero como no hay mal que cien años dure la fortuna le fue a cambiar en el momento oportuno. Un error en el hoyo 5 le situó con cuatro sobre par y muy alejado del objetivo que se había impuesto: quedar entre los dieciséis primeros y garantizarse su pasaporte para el año próximo. Sin embargo, dos agujeros después la metió desde la calle de segundo golpe y eso le valió un eagle que le devolvió la sonrisa. A él y a los seguidores que le acompañaron hasta Augusta desde Málaga. A partir de ahí, para un hombre con su experiencia y calidad, todo fue coser y cantar. Como está atravesando por un gran momento de juego, pegándole bien a la bola y pateando mejor que en el pasado, sólo tuvo que esperar para ir recogiendo los frutos de su estrategia. Atravesó el Amen Corner con seguridad y lo cerró ganando un golpe en el hoyo 13. En Immelman celebró el éxito con su hijo vestido de verde esos momentos el viento soplaba con intensidad y en esas condiciones el andaluz es un maestro. Es la ventaja de ser un jugador a la antigua usanza, un artista como él mismo se denomina, y no una máquina de pegar golpazos. Justo cuando los demás jugadores empezaron a perder renta el asestó otros dos birdies en el 14 y el 18 que le colocaron bajo par (menos AP Clasificación final 1. Trevor Immelman (Sur. 280 golpes -8) 2. Tiger Woods (EE. UU. 283 -5) 3. Stewart Cink (EE. UU. y Brandt Snedeker (EE. UU. 284 -4) 5. Padraig Harringhton (Irl. Phil Mickelson (EE. UU. y Steve Flesh (EE. UU. 286 -2) 8. Miguel Ángel Jiménez, 287 -1) uno) y con la satisfacción del deber cumplido. Repitió su mejor tarjeta en este campo (68) acabó octavo (su mejor resultado de siempre) y ganó unos puntos muy valiosos para consolidar su posición en los ránkings mundial, europeo y, sobre todo, de la Ryder Cup. El equipo europeo necesita golfistas como él para seguir ganando a los estadounidenses. JUDO NATACIÓN BALONMANO Esther San Miguel añade el quinto metal en el Europeo ABC LISBOA. La selección española de Judo concluyó ayer con cinco medallas- -un oro, tres platas y un bronce- -el Europeo de Lisboa, aunque la cita no sirvió para ganar nuevas plazas para Pekín. Esther San Miguel cerró ayer la participación del equipo nacional con una medalla de bronce en- 78 kilogramos, tras imponerse a la bielorrusa Sviatlana Tsimashenka con un ippon mientras que David Alarza -90 kilogramos) no pudo alcanzar medalla al caer derrotado por el también bielorruso Andrei Kazusionak. El delegado de la selección española, Serafín Araguete, dijo a Efe que el balance es una victoria amarga dado que no se conquistaron más participaciones para los Juegos. España cierra el Mundial con tres medallas y cinco récords nacionales ABC MANCHESTER. La delegación española cerró su participación en los Mundiales de piscina corta de Manchester con cinco nuevos récords nacionales gracias a las actuaciones de Mireia Belmonte- -la gran protagonista española- -a Ascwhin Wildeboer y al relevo del 4 x 100 estilos. Belmonte, que ha dado dos de las tres medallas (la tercera fue la de Érika Villaécija en los 800 libres) a España en estos Mundiales merced a la plata que consiguió el sábado en los 200 estilos y al bronce en los 400 estilos del miércoles, estableció un nuevo récord nacional en la final de los 200 braza. La nadadora catalana, que sigue dando esperanzas de cara a los de Pekín, consiguió dicho récord en los 200 braza por partida doble: en primer lugar arrebatando la marca a Lourdes Becerra (2: 26.13) quien lo ostentaba desde 1998 y, en la final, donde fue sexta, lo rebajó de nuevo (2: 21.65) Por su parte, el también catalán, de origen alemán, Aschwin Wildeboer, marcó un nuevo registro nacional en la final de los 200 espalda. Wildeboer, que acabó quinto con un crono de 1: 51.36 rebajando así su marca de los Europeos de Debrecen, se vio perjudicado por la rapidez de la serie. El récord del mundo de Markus Rogan, en bonita pugna con el estadounidense y el también récordman Ryan Lochte, imposibilitó que Wildeboer acabara más cerca del podio. La guinda la puso el cuarteto del 4 x 100 estilos. Aschwin Wildeboer, Borja Iradier, Rafael Muñoz y Eduard Lorente, rebajaron la anterior plusmarca nacional, en su poder desde las semifinales, y ésta, a su vez, en más de siete segundos, que pertenecía a Alan Cabello, Brenton Cabello, Carlos Ballesteros y Eduard Lorente, desde el 18 de diciembre de 2005. La excelente marca de los participantes españoles en esta prueba (3: 29.04) -quedaron séptimos- -también se vio condicionada por una rápida final, dominada por los rusos, que batieron un nuevo registro planetario. El Barça se quedó a tres goles de la final de la Liga de Campeones ABC BARCELONA. Un Barça sobresaliente rozó la proeza ante el excelente Kiel, el campeón de Europa, que salió indemne del Palau Blaugrana, a pesar de caer por un claro 44- 37 e hizo valer la renta de diez tantos de la ida. El Ciudad Real será el rival de los alemanes en la final. Los de Manolo Cadenas fueron todo intensidad y firmaron unos quince minutos finales a un nivel tan estratósferico como inútil. Su problema es que hasta entonces apenas había descontado goles en el marcador, ya que encaró el último cuarto del partido con sólo un tanto de diferencia (30- 29, m. 45) La producción ofensiva de Iker Romero (10 goles) y Demetrio Lozano (9) no pudo contrarrestar a Nikola Karabatic (10) en los momentos clave. Mireia Belmonte, con dos platas, fue la gran protagonista, junto a Villaécija, Wildeboer y relevo del 4 x 100 estilos