Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 14- -4- -2008 CULTURAyESPECTÁCULOS 77 Los Duques de Palma inauguran la primavera cultural española en Boston Importante muestra de Antonio López junto a otra de pintores españoles del XVI y XVII EFE BOSTON. La inauguración de dos exposiciones, una sobre los pintores españoles de los siglos XVI y XVII, y otra sobre el artista contemporáneo Antonio López, han puesto fin a la visita de los Duques de Palma a Estados Unidos. La hija menor de los Reyes de España, y su esposo, Iñaki Urdangarín han dedicado dos días a la promoción de la industria y la cultura española en el Estado de Massachusetts. El sábado, en el Museo de las Artes de Boston, acompañados por el director de la pinacoteca, Malcom Rogers, y de Antonio López, recorrieron las dos exposiciones, junto a los patrocinadores e invitados a las muestras, como el senador demócrata Edward Kennedy y las nietas del artista español, María y Carmen. La primera de las exposiciones, Del Greco a Velázquez: Arte durante el reinado de Felipe III permite apreciar el fascinante periodo de la pintura española que va de 1598 a 1621 y en el que se puede observar la evolución hacia un arte más natural y expresivo, desde la austeridad propiciada durante el reinado del monarca Felipe II. En la segunda, los visitantes tienen una visión del arte español actual con las obras de Antonio López García, a través de sesenta pinturas, dibujos y esculturas del artista, considerado el padre de la escuela hiperrealista madrileña. La retrospectiva de López, la segunda que se hace de él en el mundo después de la organizada en 1993 en el Reina Sofía de Madrid, supone además la presentación de Día y Noche las dos gigantescas esculturas en bronce que ha esculpido de la cabeza de su nieta Carmencita de bebé y que se llaman así porque en una tiene los ojos cerrados y en otra abiertos. Las dos exposiciones se clausurarán el 27 de julio. La jornada terminó con una cena ofrecida por los responsables del Museo en honor de la Infanta, que lució un traje largo gris perla con una chaqueta ceñida al talle a juego, y de su esposo. Durante este viaje, los duques también visitaron la Biblioteca Pública de Boston, que cuenta con una gran colección de libros y documentos españoles que fueron donados por el profesor de Harvard y reconocido hispanista del siglo XIX George Ticner. ENAJENACIÓN, MEDIANTE SUBASTA, DE VARIAS PARCELAS EN SALAMANCA Subasta de tres parcelas con 12.440,60 m 2, 12.567,50 m 2 y 9.141,30 m 2 de edificabilidad. Proposiciones y documentación: Las proposiciones para tomar parte en la subasta se presentarán en las oficinas de Mercasalamanca S. A. Calzada de Medina 53, 37004 Salamanca, de lunes a viernes, de 9 a 13 horas, hasta el día 16 de mayo de 2008. Fianza provisional: 2 del tipo mínimo de licitación. Recogida de documentación: El pliego de condiciones para tomar parte en la subasta se podrá recober en las oficinas de Mercasalamanca S. A. Calzada de Medina 53, 37004 Salamanca, de lunes a viernes, de 9 a 13 horas, a partir del día siguiente a la publicación de este anuncio o en www. mercasalamanca. com Tfno. de información: MERCASALAMANCA S. A. 923 22 07 08 Los Duques de Palma conversan con el senador Edward Kennedy EFE El abrazo de Gandhi y Martin Luther King, en la ópera de Nueva York ANNA GRAU SERVICIO ESPECIAL NUEVA YORK. En el Lincoln Center se han tomado muy en serio el estreno neoyorquino de Satyagraha la ópera de Philip Glass dedicada a la figura de Monadas Gandhi, más conocido como Mahatma Gandhi, el padre universal de la noviolencia. Un ambicioso montaje coproducido al alimón con el Improbable Theater de Londres llenó el escenario del Met de kilómetros de papel de periódico y de marionetas gigantes. La soberbia escenografía quedaba a medio camino entre Orson Welles y Els Comediants. Satyagraha es la segunda parte de la trilogía de Glass dedicada a grandes hombres que han cambiado el mundo. La primera parte, dedicada a Einstein, marcó un hito en la vanguardia musical de los setenta. En los ochenta le llegó el turno a Gandhi. Glass le hace objeto de una ópera casi convencional, viniendo de él: hay melodías reconocibles, hay escenas concretas y hay incluso una orquesta sinfónica de verdad, sin percusión, con la sección de viento triplicada y con un teclado eléctrico, pero orquesta. Lo que no hay es argumento propiamente dicho. Durante tres horas y media recorremos la vida de Gandhi a través de estampas fijas, mayormente centradas en sus años en Suráfrica, cuando se amasa a sí mismo como líder. Ese contexto permite subrayar su influencia en Martin Luther King Jr, que en la ópera se muestra como una mezcla de Gandhi americano y prototipo de Obama, hablando, eso sí, en sánscrito. El latín indio es la lengua de esta ópera que ni siquiera aparece con subtítulos, limitándose a proyecciones traducidas del texto sobre el escenario. El resultado es casi una ópera sin ópera, donde la historia e incluso las voces de los personajes palidecen para ceder todo el protagonismo a la puesta en escena y, como no, a la música. Glass da rienda suelta a sus infatigables melodías de tela de araña, fascinantes en el primer acto, menos sugerentes en el segundo y francamente alicaídas a la altura del tercero, a pesar de la apoteosis escenográfica que culmina llenando el teatro de cielo filmado. Treinta años después de su creación, el coliseo del Met, acostumbrado a ver obras con siglos a sus espaldas que se mantienen más lozanas que la de Glass, supo ser generoso con su mayor clásico vivo, presente en la sala.