Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 14- -4- -2008 Los Duques de Palma, en la inauguración de la muestra de Antonio López en Boston 75 Laura Gallego García s Escritora LOS NIÑOS SON UNOS LECTORES MUY EXIGENTES Con 30 años de edad se ha convertido en la autora de literatura infantil y juvenil más importante de nuestro país. Sus obras han sido traducidas a 13 idiomas M. A. B. MADRID. Empezó a escribir a los 11 años y a los 21 ya había publicado su primer libro, Finis Mundi que ganó el Premio Barco de Vapor. La joven y prolífica autora de Memorias de Idhún y La Emperatriz de los Etéreos mantiene una estrecha relación con sus fans a través de su página web (www. lauragallego. com) sido más evidente, porque las editoriales han empezado a publicar libros pensados para chicos y chicas que escogen sus propias lecturas, y no simplemente para colecciones escolares cuyos títulos son elegidos por maestros, padres o educadores. Ahora hay que convencer primero a los propios lectores, no a los mediadores, y ya no basta con que sea una literatura didáctica o que guste a los profesores que van a recomendarla en los colegios. Eso implica contar buenas historias, y saber narrarlas. Historias que enganchen y que emocionen, con tramas complejas, puntos de giro sorprendentes y personajes redondos. Soy consciente de ello y por eso siempre me he tomado muy en serio mi trabajo y he tratado de escribir lo mejor posible. Esa responsabilidad no me asusta ni me preocupa. Jamás he pensado que un lector de doce o catorce años sea menos lector o menos persona que uno adulto. Perciben que me los tomo muy en serio, y eso lo valoran. Volver a ser un niño Ed B rescata diez títulos- -de Verne, Scott, Stevenson, Melville... -de la legendaria Colección Historias Selección de Bruguera MANUEL DE LA FUENTE Con la inocencia más graciosa, que apaga el tono de la rosa, con ese brillo que te vuelve un niño, llegaste como si tal cosa. Con la inocencia tan graciosa, que cambia el nombre de las cosas, con ese brillo que te quita el frío, cuando las noches son lluviosas. Volver a ser un niño volver a ser un niño, volver a ser un niño, volver a ser un niño Así cantaba en una de sus más bellas canciones (y no son pocas) el inolvidable Enrique Urquijo. Seguro que él, y sus hermanos Javier y Álvaro, y tantos y tantos, como Carlitos Alcántara, enhebraron sus primeras lecturas y dieron pábulo a sus sueños de aventura, a sus calenturas de fantasía, con aquellos libros ilustrados (una página de cada diez, con dibus y bocadillos de texto, como los tebeos) que editaba Bruguera bajo el título de Colección Historias Selección. Con ellos, velamos armas a la vera del caballero Ivanhoe, de sir Walter Scott, y también nos subimos al globo de las cinco semanas de Julio Verne, y acompañamos a Phileas Fogg dando la vuelta al mundo en ochenta días (aunque fuese por los pelos de un huso horario) y navegamos las profundidades de la mar océana con el capitán Nemo en aquella inolvidable travesía de 20.000 leguas (nada más y nada menos) de viaje submarino. Otras noches, nos lanzábamos al asalto de la fortaleza de los malos con el pantalón pirata a rayas y el turban- -Los padres de sus lectores observan con cierto estupor la inmensa oferta con que cuentan sus hijos. ¿Supone este boom una exigencia mayor para usted? -Me confirma que hay alguien al otro lado, que hay gente que disfruta y se emociona con mis historias. Muchos de esos lectores son adolescentes, lo que hace que ese contacto sea doblemente valioso, puesto que son muy exigentes. Prefiero el cara a cara: poder encontrarme con ellos en presentaciones, ferias, libro- forums... pero es complicado, porque no puedo estar en todas partes ni pasarme todo el año viajando de un lado para otro. -El contacto con los fans se ha convertido en una de sus prioridades. ¿Qué le resulta más gratificante de este intercambio? -La literatura infantil y juvenil lleva ya mucho tiempo exigiendo calidad a sus autores, porque los niños y jóvenes nunca han sido lectores más tontos o menos exigentes que los adultos. En los últimos años esto ha -Acabo de terminar una novela, Dos velas para el diablo (SM) que, si todo va bien, se publicará a finales de mayo. Mis próximos proyectos son una colección de libros titulada Sara y las goleadoras que parte de una idea para una serie de animación, y la segunda entrega de Alas de fuego una novela de 2004 que editó Laberinto. ¿En qué está trabajando? Mis jóvenes fans perciben que me los tomo muy en serio, y eso lo valoran dice Laura Gallego IGNACIO GIL -rompiéndose el esquema clásico del género fantástico- -es el protagonista el que interfiere en el mundo de los muertos. Algunos de los autores de la colección Barco de Vapor, como Carlo Frabetti y Gonzalo Moure, también han tenido una importante presencia. Destino Infantil y Juvenil, además de Las crónicas de Narnia (en verano llega la segunda adaptación cinematográfica del mundo creado por C. S. Lewis, El príncipe Caspian, con el consi- guiente empujón al escrito original) y de las aventuras de Geronimo Stilton, apuesta fuerte por la serie Arcanus de la autora barcelonaesa Care Santos. Planeta Junior tiene a los personajes Disney y a las chicas de la colección Witch, y Timun Mas Infantil a sus conocidos Teo, Pocoyo y Carla (personaje creado por José Luis Ágreda) En medio de este maremágnum de fantasía llama la atención que 2007 haya sido el año de El Cid... también para los más pequeños. La celebración del VIII centenario del poema sirvió de excusa para versiones digeribles SM publicó Pictogramas en la historia de El Cid Campeador, una sencilla adaptación con texto rimado de Carmen Gil. Lumen, La historia del Cid Campeador, un álbum de gran formato. Y más: El Cid contado a los niños (Edebé) Las espadas del Ci (Bruño) además de cuidadas ediciones de Anaya, Espasa Calpe y Edelvives. Aquella suculenta colección era un delicioso banquete para nuestros apetitos de aventura te, como Sandokán y Yánez El Portugués. También buscamos la isla del tesoro, y por allí resopla la blanca y mítica Moby Dick, y Tom Sawyer, y Dick Turpin, y Búfalo Bill... Unos cuantos años después (la colección dejó de publicarse en los ochenta, con nosotros ya en plena movida) Ediciones B, heredera de Bruguera, reedita doce de los mejores títulos de aquella suculenta colección que fue un delicioso banquete para nuestros apetitos de aventura, para nuestra sed de viajes por el mundo de los libros. Tomen nostálgica nota de los títulos: Moby Dick (Melville) Un viaje a la Luna (Verne) La isla del tesoro (Stevenson) Sandokán (Salgari) Las mil y una noches; Los tres mosqueteros (Dumas) Entre apaches y comanches (Karl May) Las aventuras de Tom Sawyer (Twain) Sissi (Marcel D Isard) Robinson Crusoe (Defoe) y El último mohicano (Fenimore Cooper) El lanzamiento (10 euros por libro) es una edición facsímil de la original (con los mismos textos, ilustraciones y diseño) y se complementa con dos volúmenes recopilatorios de las Joyas Literarias Juveniles, dedicados a Emilio Salgari y Julio Verne. Sólo queda esperar que la iniciativa editorial tenga éxito, cruzar los dedos, y después echarnos un tula, unas chapas o un scalextric, y dar de cenar al madelman. Eso sí que sería volver a ser un niño. Y, además, con lo que sabemos ahora. ¿O no?