Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
42 ECONOMÍA LUNES 14 s 4 s 2008 ABC La promotora TPC lanza una opa sobre la inmobiliaria Plárrega en plena crisis No somos unos valientes ni unos inconscientes asegura su presidente, José Luis Capita MIGUEL LARRAÑAGA MADRID. En un momento en el que en el sector inmobiliario sólo se habla de crisis, de que no se vende una vivienda, de refinanciaciones de deudas y, en el peor de los casos, de suspensiones de pagos, una promotora madrileña, TPC, se lanza al ruedo, se echa la manta a la cabeza y presenta una opa sobre Plárrega, una inmobiliaria catalana. ¿Valentía, inconsciencia o simple desafío a la crisis? El presidente de TPC, José Luis Capita, niega la mayor. Ni somos unos valientes, ni unos inconscientes. Simplemente, llevábamos años sospechando que esto iba a ocurrir y preparándonos para la crisis. Así, ahora estamos en condiciones de poder comprar lo que nos interesa a buen precio Ese buen precio es, sin duda, una operación modesta comparada con el gigantismo en el que se ha desenvuelto el sector en los últimos años. Apenas 4,988 millones de euros, 830 millones de pesetas al cambio, pero da una idea de que es cierta la máxima de que los grandes negocios se hacen en las grandes crisis José Luis Capita, sin embargo, prefiere mantener la modestia. No es que se trate de un gran negocio, pero sí es justo lo que necesitábamos, porque nos aporta cosas que no tenemos y no nos añade problemas. Llevábamos como un año y medio explorando el mercado y ahora ha surgido la oportunidad TPC está presente en el sur de Madrid, en Cartagena y en Huesca y ha buscado en los últimos tiempos expandir su actividad a otros puntos. Plárrega le añade presencia en Cataluña, Canarias y la República Dominicana. La presencia en República Dominicana no es nuestra primera experiencia internacional- -aclara con orgullo Capita- Estamos presentes en la ciudad alemana de Dusseldorf desde hace algún tiempo Desconocida para el gran público, TPC es una empresa con un más que peculiar modelo de negocio, ya que está presente en casi todas las áreas del sector inmobiliario. Sus actividades van desde la gestión y transformación de suelo, al consulting inmobiliario para terceros, pasando por la promoción para sí mismos y para clientes o la intermediación de operaciones de viviendas, tanto propias como ajenas y tanto nuevas como de segunda mano. Nacimos como agencia inmobiliaria y eso nos ha llevado a ser como somos. Gracias a estar tan pegados al cliente sabemos lo que se demanda con bastante exactitud y, de hecho, no hacemos promoción allí donde antes no hemos tenido una oficina inmobiliaria al menos durante un año, plazo que nos permite explorar las necesidades de ese mercado concreto, porque no existe un mercado, sino miles de micromercados explica el presidente de TPC. Y además, con una lógica aplastante, subraya que si un determinado sitio no es conveniente para hacer una promoción es mejor descubrirlo perdiendo el dinero de abrir y cerrar una agencia inmobiliaria, que al precio de comprar un suelo, construir y luego no vender las viviendas. Lo primero es una contrariedad asumible, lo segundo es un desastre Con este peculiar modelo de negocio, TPC facturó el pasado año 73 millones de euros y espera crecer este año hasta los 102 millones. En términos de beneficio neto, el presente año será aún mejor ya que desde los 13 millones de 2006 este año se prevé crecer hasta los 27 millones de euros. No es casualidad- -explica Capita- sino el resultado de un negocio basado en la gestión. Si algo nos distingue es la calidad de la gestión y tanto es así que gestionamos para nosotros y para terceros. Igual hacemos una promoción para nosotros que para un cliente y lo hacemos exactamente con los mismos criterios Fruto de esta gestión pegada al terreno, TPC hizo un viraje estratégico hace ya cinco años que les ha salvado de la Buen año en ciernes TPC está en Madrid, Huesca y Cartagena, y Plárrega en Cataluña, Canarias y República Dominicana Nació como agencia inmobiliaria y practica una gestión pegada al suelo, próxima a las necesidades del cliente Maqueta expuesta en la feria de la Vivienda de Madrid quema. Dejamos de comprar terreno finalista y pasamos a desarrollar suelo. Era una locura lo que estaba pasando con el suelo finalista y decidimos que era mejor comprar suelo sin desarrollar y gestionarlo nosotros. Así, ahora la crisis nos coge pertrechados, con suelos a precios que no tienen nada que ver con los que se han estado CHEMA BARROSO pagando y que nos permiten acomodar nuestra estrategia a lo que va demandando el mercado explica. Así, TPC tiene en venta en estos momentos 3.000 viviendas propias, de las que la mitad son protegidas. Con el suelo a otros precios, no podríamos tener este mix de negocio reconoce Capita. Juan Velarde Fuertes UN RETO MÁS or una parte, entre nosotros, sobre todo después del libro coordinado por Julio Segura, La productividad en la economía española (Fundación Ramón Areces, 2006) estaba claro que la industria transformadora española- -incluyendo, como pide Jaime Lamo de Espinosa, el sector agroalimentario- -pierde competitividad progresivamente. El proceso industrializador, que tanto ilusionó hace medio siglo, parece encaminado hacia un callejón sin salida. P Esto lo vemos, de modo continuo, en lo que sucede en nuestra balanza comercial. En los doce meses que concluyen en enero de 2008, el déficit de ésta ha alcanzado la cifra escalofriante de 139.600 millones de dólares. En el conjunto de los 42 países más importantes del mundo, sólo tienen un déficit mayor que el nuestro Estados Unidos- -de donde se deriva uno de los problemas mayúsculos de este país- -y Gran Bretaña. Acabamos de conocer, gracias al artículo Bearing up de The Economist de 5 de abril de 2008 un trabajo de Julian Carllow, de Barclays Capital, donde se muestra el impacto positivo que todo un conjunto de países del área del euro logra con sus exportaciones, a pesar de las altas cotizaciones de esta moneda. Pues bien, de estas ventas más allá de las fronteras del euro, que en el conjunto de la eurozona suponen algo más del 10 del PIB de ésta, no alcanzan esa media, por este orden, de mayor a menor, los países del mundo mediterráneo: Italia, Francia, Portugal, España- -el penúltimo- -y Grecia. Siendo esto muy preocupante, lo es más que España sólo logra colocar más allá de las fronteras del área del euro, alrededor de 1 7 de su PIB en productos de alta tecnología, ya de consumo o de inversión. Progresivamente, nuestro país se ha transformado en un competidor en mercancías de base, o commodities donde las posibilidades de triunfar sobre los pueblos emergentes son cada vez más limitadas, entre otras cosas porque es imposible luchar contra bajos salarios. La situación aun empeora más si tenemos en cuenta que en el ámbito de la Unión Europea, como consecuencia de su ampliación hacia el Este, han aparecido países que, como mostró hace ya tiempo Carmela Martín en un trabajo para la Academia Europea de Ciencias y Artes, nos aventajan en ciencia y tecnología aplicadas a la industria. Por eso el modelo de desarrollo económico actual español, como probó Jaime Terceiro en sus Notas sobre la evolución reciente de la economía española publicado en los Anales de la Real Academia de Ciencias Morales y Políticas 2003, estaba ya agotado y sólo gracias a un colosal endeudamiento exterior, alcanzó 2008, pero exhausto. La raíz de todo se halla en una lamentable política educativa, raíz de una penosa situación científicotecnológica. ¡Y he aquí que lo que preocupa al Gobierno es esa cursilería- -en la mejor de las denominaciones- -de la Educación para la ciudadanía!