Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
40 ECONOMÍA LUNES 14 s 4 s 2008 ABC Las cajas empiezan a desprenderse de sus participaciones para obtener financiación El sector contaba con unas inversiones totales de 24.000 millones de euros a 31 de diciembre de 2007 JOAN CARLES VALERO BARCELONA. Las cajas españolas empiezan a deshacer sus posiciones en las empresas donde tienen participaciones. Buscan liquidez para hacer frente a la crisis que sacude el mercado internacional de capitales y para compensar un crecimiento de la morosidad que este año podría triplicar la tasa del anterior, según reconocen en el sector. A 31 de diciembre de 2007, las 45 cajas españolas confederadas en la CECA tenían en sus balances un total de 24.015 millones de euros en el capítulo de participadas, con unas plusvalías latentes de unos 20.000 millones de euros. Ventas de participaciones como las de Caixa Galicia en Unión Fenosa, y la más reciente desinversión del 5,5 que Caixa Cataluña tenía en Abertis, contribuyen también a la mejora del core capital de estas entidades financieras, máxime, cuando el nuevo sistema penaliza las participaciones industriales. El core capital es el porcentaje que representan en el pasivo del balance de la compañía aquellos fondos no exigibles, es decir, fondos propios de la sociedad de los que puede disponer libremente sin riesgo alguno en cuanto a su exigibilidad. Acostumbra a estar configurado principalmente por el capital aportado, las reservas y las primas de emisión. A la salida a Bolsa de Criteria, el holding inversor de La Caixa, le siguen los proyectos de la cartera de Bancaja y de la Corporación Can, de Caja Navarra, con la particularidad de que una cuarta parte de sus em- EVOLUCIÓN Y PREVISIONES SOBRE FONDOS PROPIOS DE LAS CAJAS En miles de euros 70.000.000 60.000.000 50.000.000 40.000.000 30.000.000 20.000.000 10.000.000 0 Ene. 07 Feb. 07 Mar. 07 Abr. 07 May. 07 Jun. 07 Jul. 07 Ago. 07 Sep. 07 Oct. 07 Nov. 07 Mar. 081 Dic. 081 (1) Previsión Cajas de ahorro. Capital y reservas. Patrimonio neto. Fondos propios. Total fondos propios presas, mayoritariamente industriales, ya cotiza pero el resto no, por lo que se tratará de una cartera no replicable en el mercado. Sacar a Bolsa las participadas es otra vía de capitalización de las cajas de ahorros españolas que, además, cumplen mediante estos vehículos los parámetros de Basilea II, la norma europea que pretende ajustar los requisitos mínimos de recursos propios de las entidades de crédito y de las empresas de servicios de inversión a sus verdaderas necesidades y riesgos, con lo que se pretende lograr una mayor armonización en los criterios de solvencia. Para las entidades de ahorro españolas las participaciones industriales son como el jamón en la despensa, del que se van cortando lonchas cada vez que aprieta el hambre o como solución para una comida rápida. La desinversión más multimillonaria del sector la protagonizó Caja Madrid el pasado otoño, al acudir a la opa presentada por Acciona y Enel sobre Endesa y vender el 9,9 que poseía de la eléctrica a razón de 40,16 euros la acción. En la operación obtuvo unas plusvalías antes de impuestos de 2.340,5 millones de euros. Con este dinero, la segunda caja española financia su plan estratégico hasta el horizonte de 2010 y le ha permitido operaciones de ampliación de su participación en otras compañías, como Iberia. Bancaja también protagonizó una millonaria colocación de su holding de participadas en agosto, antes de que estallara la crisis de las hipotecas subprime norteamericanas. La tercera caja española vendió el 30 de Bancaja Inversiones al fondo Guggenheim Capital y a Deutsche Bank por 1.355 millones de euros. Bancaja aporta a su filial para sacarla a Cajas de ahorro. Otras rúbricas. Reservas Como lonchas de jamón Bolsa todas sus participadas: el 38,33 que posee en el Banco de Valencia, Iberdrola, en la que controla un 6,03 NH Hoteles, con el 5,66 y en Enagás, empresa en la que está presente con el 5 de su capital. El valor de mercado de estos paquetes superaba los 5.000 millones de euros a 31 de diciembre de 2007. Ventas como la protagonizada recientemente por Caixa Cataluña, en la que ha obtenido unas plusvalías de 500 millones de euros, han servido a la entidad presidida por Narcís Serra para reforzar el core capital o capital base hasta situarlo cerca del 6 que es la media del sector financiero en España. Al igual que a La Caixa, Caja Madrid y Bancaja, la operación de la segunda caja catalana aporta tranquilidad a su dirección, al menos en sus niveles de liquidez para este año. Caixa Cataluña se desprendió hace unas semanas del 5,5 de Abertis por 738 millones de euros, con unas plusvalías de 500 millones. La operación fue una carambola a tres bandas pero sobre la misma mesa accionarial de Abertis. El nuevo equipo ejecutivo de la caja, dirigido por Adolf Todó que ha sustituido a Josep Maria Loza, vendió a los socios de referencia del operador de infraestructuras el 4 distribuido de la siguiente forma: un 3 a Criteria CaixaCorp, un 1 a ACS, mientras el resto lo compró la propia Abertis para destinarlo a autocartera. Aunque la caja que preside Narcís Serra niega que el resto de su cartera esté en venta, la entidad podría aprovechar la revalorización del 3,03 que Llegar al 6 de capital base Narcís Serra, presidente de Caixa Cataluña Acumulan unas plusvalías latentes próximas a los 20.000 millones de euros, según la patronal El éxito de una historia reciente A diferencia de lo que sucede con los bancos, las participaciones empresariales de las cajas de ahorros y la creación de grupos de empresas en torno a ellas constituyen un hecho relativamente reciente, que salvo en unos pocos casos, arranca en los 90. Históricamente, las cajas fueron siempre poco propensas a tener en su activo acciones y participaciones empresariales significativas, y menos con los volúmenes actuales. Todo lo más, participaban en empresas regionales para acrecentar su vinculación con el territorio de origen. La penetración de las cajas en el mundo empresarial por la vía de la participación directa se limitaba, con pocas excepciones, a empresas pequeñas y medianas y a sociedades instrumentales para el ejercicio de su actividad operativa. Sin embargo, en la década de los noventa la liberalización del sector servicios, que propició la creación de grandes empresas en campos con perspectivas de fuerte crecimiento y la privatización parcial de empresas públicas, contribuyeron a potenciar las participaciones empresariales no financieras de las cajas. Los bancos también deshicieron sus posiciones industriales en España para impulsar su proceso de internacionalización. Otro factor fue la caída de los márgenes de intermediación, con la consiguiente necesidad de buscar inversiones de mayor rentabilidad para los recursos ajenos captados. En definitiva, el crecimiento de las cajas y el estrechamiento de márgenes ordinarios forzaron la búsqueda de inversiones rentables, que en un marco de liberalización de servicios y privatización de empresas públicas llevó a las entidades de ahorro españolas a una toma creciente de posiciones en empresas no financieras y, también, en el propio sector de la banca privada. Un resultado visible de este proceso ha sido que muchas cajas, por razones de claridad contable y eficacia organizativa, han creado en su seno corporaciones financieras o grupos industriales para administrar sus participaciones. La dimensión de las plusvalías generadas por las cajas en su toma de posiciones en sociedades demuestra que, desde el punto de vista empresarial, la política de inversión ha sido un éxito. ABC Fuente: Banco de España y FUNCAS