Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
32 INTERNACIONAL www. abc. es internacional LUNES 14- -4- -2008 ABC Menor afluencia y clima de apatía en la primera jornada de votación en Italia Las elecciones generales adelantadas, que continuarán hoy, transcurrieron bajo el rígido respeto del silencio VERÓNICA BECERRIL CORRESPONSAL ROMA. Los italianos que ayer emitieron su voto para elegir el nuevo Gobierno que determinará la suerte de un país con una crisis económica que va en aumento y que quizá tenga un crecimiento cero este año, estarán hoy sentados en los sofás de sus casas, o en un bar, atentos a la televisión, cuando se dé paso, tras el cierre de las urnas a las 15.00 horas de hoy, al recuento de votos. Estas elecciones anticipadas a la presidencia del Consejo estuvieron marcadas por la incertidumbre y muestra de ello son los datos de afluencia a las urnas. Ayer a mediodía sólo el 16 por ciento de la población había votado, pero a lo largo de la jornada las cifras hechas públicas por el Ministerio del Interior hablaban, a las siete de la tarde, del 48 por ciento, tres puntos menos que en las elecciones de 2006, cuando a esa misma hora del domingo había votado el 51 por ciento de la población. Los principales candidatos acudieron a primera hora de ayer a las urnas. El más madrugador fue el presidente de la República, Giorgio Napolitano, quien, acompañado de su mujer, fue recibido con aplausos por los presentes cuando votó. Se dio también un baño de masas Silvio Berlusconi, quien a mediodía fue a votar al colegio electoral cercano a la casa de su fallecida madre, donde está empadronado. Allí le esperaban simpatizantes y seguidores, no del Pueblo de la Libertad, sino del Milán. Se pudo escuchar algún que otro Forza Milán Berlusconi, acostumbrado a estos recibimientos, se comportó como un líder, cogiendo a un niño de tres meses en brazos y diciendo que él había pasado la noche con sus nietos. A la cita con las urnas de por la mañana le siguió un paseo por las calles de Milán por la tarde. Recibió aplausos de los incondicionales milanistas Berlusconi no habló, respetando de este modo el silencio electoral que sólo rompió el líder de Italia de los Valores, Antonio di Pietro, quien criticó indirectamente al Cavaliere Mientras Berlusconi votaba en Milán, Walter Veltroni hacía lo propio en Roma. Acompañado de su familia, como la mayor parte de los candidatos no hizo declaraciones, aunque respondió a un buena suerte a la romana que se contesta con un crepi que el ex alcalde de Roma pronunció sonriente. Da la casualidad de que el aliado número uno de Berlusconi, Gianfranco Fini, votó ayer en el mismo colegio electoral que Veltroni, aunque ambos líderes no se encontraron. También en Roma votaba el que fuera aliado de Berlusconi, pero que tras algún que otro malentendido decidió correr solo: Pierferdinando Casini, líder de la Unión de Democráticos Cristianos de Centro, que hizo una cola de media hora hasta poder depositar sus papeletas electorales. En Milán, votó la otra representante de un partido menor que podría tener peso en muchas regiones. Se trata de Daniela Santanchè de La Derecha, quien a los fotógrafos que la esperaban dijo que sonreiría hoy tras saber el resultado de las elecciones. Uno de los menos madrugadores fue Fausto Bertinotti, líder de la Izquierda Arcoiris, y hacia cuyo partido se desviarán mucho de los votos de la izquierda descontenta de Prodi. Bertinotti votó en Roma acompañado por su mujer y pidió perdón a la gente que esperaba por la molestia de los fotógrafos, señalando que de esta votación espera cosas buenas La mayor parte de los italianos se vieron ante el dilema de dar el voto a uno de los dos partidos grandes- -el Pueblo de la Libertad del veterano Silvio Berlusconi o el Partido Democrático de Walter Veltroni- -u optar por los más pequeños, cuyos representantes difícilmente llegarán a la presidencia. El Cavaliere de 71 años, sin duda convence un poco más Baño de masas Silvio Berlusconi, el candidato del centro- derecha, sale de la cabina electoral donde ayer depositó su voto, en Milán AP