Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Domingo 13 de Abril de 2008 Editado por Diario ABC, S. L. Juan Ignacio Luca de Tena 7. 28027 Madrid. Teléfono: 913399000. Publicidad: 902334556. Suscripciones: 901334554. Atención al cliente: 902334555 Diario ABC, S. L. Madrid 2007. Prohibida la reproducción total o parcial sin el permiso previo y expreso de la sociedad editora. Número 33.720. Depósito Legal: M- 13- 58. Apartado de Correos 43, Madrid Precios de ABC en el extranjero. Alemania: 3,20 Bélgica: 3,00 Estados Unidos: 3,50 USD. Francia: 3,05 Irlanda: 3,00 Italia: 2,80 Holanda: 3,00 Portugal: 2,45 Reino Unido: 1,80 LE. Suiza: 5.40 CHF. Marruecos. 30 Dh. CHISPAS Curri Valenzuela CHACÓN, ¡AR! H La líder socialista francesa Ségolène Royal (a la izquierda) estrecha la mano de Sonia Gandhi, ayer, en Nueva Delhi REUTERS Los despidos de Madame Royal El Tribunal de Rennes ha condenado a Ségolène Royal, sin apelación, a pagar las indemnizaciones debidas a dos asistentas despedidas abusivamente, a las que pagaba con dinero negro POR JUAN PEDRO QUIÑONERO égolène Royal, candidata derrotada a la presidencia de la República, aspirante al liderazgo de las izquierdas socialistas francesas, ha sido condenada por la justicia por despido abusivo de dos asistentas parlamentarias a las que pagaba parcialmente con dinero negro, siendo ministra delegada para la Enseñanza. La condena definitiva del Tribunal de Rennes pone fin a una penosa historia de procedimientos jurídicos de la líder socialista contra sus asistentas, acosadas durante muchos años por reclamar sus salarios, que Ségolène se hacía rembolsar, parcialmente, en beneficio propio, cuando se compró una lujosa villa familiar, en Mougins, declarada al fisco por un montante muy inferior al precio del mercado en un lugar privilegiado de la Costa Azul. Entre 1995 y 1997, Evelyne Pathout y una colega eran las asistentas parlamentarias de Ségolène Royal, ministra en funciones, compañera por entonces de François Hollande, padre de sus tres hijos, con quien había comprado en favorables condiciones fiscales una casa residencial en Mougins. Ségolène pagaba a sus asistentas con dos sobres: uno oficial y otro oficioso, en dinero negro, pagado por una asociación próxima al PS. Cuando Jacques Chirac disolvió la Asamblea Nacional, en 1997, Ségolène despidió sin aviso ni indemnización a sus asistentas parlamentarias. Madame Royal, se trata de una tragedia. Perder un sueldo de la noche a la mañana, embarazada, es un problema grave para mi familia suplicó Evelyne Pathout. En vano. Ségolène se desinteresó de la situación precaria de sus empleadas. Y amenazó con perseguirlas judicialmente si protestaban. Comenzó entonces una dolorosa guerra de procedimientos. Las asistentas despedidas acusaban a la líder socialista de haberles pagado con dinero negro. Ségolène las perseguía judicialmente por difamación. Las asistentas despedidas reclamaban varios meses de salarios no cobrados. Ségolène las perseguía por calumnias. Las asistentas tuvieron que pasar varios meses en el paro, acosadas telefónicamente por audaces militantes anónimos. Las despedidas también tuvieron problemas para encontrar modestos laboralistas prestos a enfrentarse al influyente gabinete de abogados de una presidenta de Región y posible presidenta de la República, que había terminado rompiendo con el padre de sus hijos, amenazándolo con un navajazo íntimo: Si pones en mi camino a otro candidato a la presidencia, no volverás a ver nunca a tus hijos Royal todavía tiene como primer rival político al padre de sus hijos. S ay gente que elogia el sentido del riesgo demostrado por Zapatero al elegir a Carmen Chacón para la cartera de Defensa y otros, seguramente muchos más, que critican el nombramiento por imprudente: poner al frente del Ejército a uno de los pesos pesados del PSC del Estatut que, además de ser mujer, y joven, está a punto de dar a luz, parece a primera vista un desaire a un estamento que todavía está dirigido por hombres que prefieren ser mandados por otros hombres capaces de pasar revista a las tropas con aire marcial y mantener a sus esposas ocupadas en las tareas del hogar. Hoy en día, sin embargo, ser ministro a de Defensa es otra cosa: hay que hablar inglés, haber viajado, saber manejar un elevado presupuesto, ser inteligente, poseer el olfato político necesario para valorar lo que significa en clave nacional que la OTAN requiera de España el envío de unos pocos más soldados a Afganistán, controlar los servicios de inteligencia, tener acceso directo al presidente del Gobierno y mantener una buena sintonía con el Rey, que para eso es el jefe supremo de las Fuerzas Armadas. Como Carmen Chacón sabe inglés, ha viajado, es lista, acaba de obtener unos resultados espectaculares para su partido como número uno por Barcelona, Zapatero es amigo suyo y, sin duda al Rey le gustará que precisamente una catalana que defiende el Estatut ande todo el día de cuartel en desfile rindiendo honores a la bandera de España, pues resulta que posee todos los requisitos imprescindibles para desempeñar ese cargo. Si es mujer, qué más da. Y si va a tener un hijo, mejor que mejor. La imagen de una mamá acunando a su bebé en un despacho frecuentado hasta ahora solo por generales hará más por la igualdad de los sexos que el texto de cualquier ley.