Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
96 CULTURAyESPECTÁCULOS DOMINGO 13 s 4 s 2008 ABC Vista del paisaje de Numancia desde Soria que incluye varios Bienes de Interés Cultural, amenazado por varios proyectos urbanísticos, como el Polígono Soria II SIGEFREDO La UNED promueve SALVEMOS EL PAISAJE DE NUMANCIA que Numancia sea No dejemos que se convierta en un parque rodeado de construcciones, pues hay otros emplazamientos próximos para esas necesidades del progreso Patrimonio de la Humanidad También la Dirección General de Bellas Artes quiere esa declaración de la Unesco TULIO DEMICHELI MADRID. EL Departamento de Historia Antigua de la UNED- -que dirige María Jesús Perex- -promueve una campaña en diversos ámbitos, que van del educativo (con recogida de firmas en colegios, institutos y universidades) al Instituto Cervantes y otras instituciones, para proponer a la Unesco que declare a Numancia Patrimonio de la Humanidad. Además de haberse sumado a las críticas vertidas contra los proyectos urbanísticos que amenazan el entorno histórico de Soria (Ciudad del Medio Ambiente en el soto de Garray, próximo a Numancia; un cementerio privado en el Monte de las Ánimas, junto al claustro de San Juan de Duero; y, entre otros, el Polígono Soria II, que afecta a Numancia y al casco antiguo de Soria) la UNED ha creado en su página web un archivo donde se pueden adherir a la propuesta y consultar los documentos institucionales, informes nacionales e internacionales y las noticias aparecidas en prensa. Como los lectores recordarán, el director general de Bellas Artes, José Jiménez, declaraba a ABC el 5 de febrero que estamos dando los pasos necesarios para que la Unesco declare a Numancia como Patrimonio de la Humanidad, lo cual exige cumplir varios procesos. En primer lugar, hay que poner en valor el sitio y luego pasar todos los filtros Algo que este asedio urbanístico pone en peligro, sobre todo, después del demoledor informe del International Council of Monuments and Sites, órgano asesor de la Unesco, que ABC anticipó el 5 de abril. La Real Academia de Historia, la de Bellas Artes y el Instituto de España (que engloba a todas las Academias) así como Hispania Nostra, el Institut Catalá de Arqueologia Classica y la Sociedad Española de Estudios Clásicos han pedido con toda energía que la Junta de Castilla y León y el ayuntamiento soriano suspendan estos proyectos urbanísticos. Martín Almagro Gorbea De la Real Academia de la Historia Más información sobre Numancia en: http: portal. uned. es portal page? pageid 93,672909 dad portal s chema PORTAL umancia es una gran página de la Historia. Era una de las principales ciudades de los celtíberos, pueblo que se enfrentó a Roma en una lucha desigual, que ha quedado para siempre como un episodio de heroísmo inmortal. Su solar, olvidado durante siglos y excavado desde el siglo XIX, hoy puede ser visitado y admirado. Pero Numancia no es un yacimiento arqueológico que atraiga por sus pobres restos, de difícil comprensión para el no especialista. Lo que atrae al visitante a este desolado lugar es la emoción de recrear en su mente el trágico asedio que constituye una página de la Historia Universal. En Numancia no hay monumentos que susciten emoción, como en Pompeya; lo emotivo de Numancia es captar su tragedia en su paisaje desolado del páramo castellano, cuya belleza ha inspirado a poetas como Gustavo Adolfo Bécquer o Antonio Machado, tan vinculados a estas tierras sorianas, pues es la mágica belleza de las llanuras de Castilla lo que permite recrear esta página mítica de la Historia Universal. Destruir ese paisaje es destruir Numancia. N Por ello, hoy Numancia corre el riesgo de ser destruida de nuevo, no de forma física como en el implacable asedio de Escipión el 133 a. C. sino en su espíritu, al desaparecer el paisaje que la enmarca y que permite su goce y comprensión. Urbanizaciones, proyectos de depuradoras y de solares industriales y edificios de altura desaconsejable en sus entornos pueden destruir ese austero paisaje que hoy goza el visitante en Numancia, por lo que suponen una seria agresión a un yacimiento tan significativo y merecedor de respeto. Frente a las agresiones en marcha o en proyecto, deberíamos seguir la experiencia de Segóbriga, en Cuenca, cuyas autoridades responsables dotaron hace 6 años de protección a todo su paisaje como parte indisoluble de su patrimonio arqueológico. A pesar de que hubo alguna lógica reticencia, hoy todos alaban el acierto de aquella medida que permite conservar esa bella ciudad romana en su paisaje original, esencial para su goce y comprensión. La causa del peligro que co- Las autoridades de Cuenca protegieron el paisaje del yacimiento arqueológico romano de Segóbriga rre Numancia puede ser su atractivo en las tierras sorianas. Pero no dejemos que se convierta de hecho en un parque rodeado de construcciones, pues ancha es Castilla y hay otros emplazamientos próximos para esas necesidades del progreso, sin alterar uno de los lugares más emotivos de Soria, que debemos legar hacia el futuro como lo hemos recibido. Hemos visto en España desaparecer en nuestras costas paisajes maravillosos por una mala gestión del territorio; no hagamos lo mismo en el interior a inicios del siglo XXI. Muchos monumentos históricos ya no se podrán gozar nunca como merecen al haberse destruido su entorno, pues el monumento y su paisaje forman una unidad indisoluble: aprendamos de errores recientes como el de Sagunto, cuyo teatro reconstruido pudo elevarse en otro lugar sin destruir uno de los paisajes arqueológicos más bellos y famosos de nuestras costas mediterráneas. Lamentarse sirve de poco, saber rectificar a tiempo es de sabios. Por ello, hay que proteger de forma inmediata el paisaje que rodea a Numancia, que es el paisaje espiritual de Soria y un verdadero patrimonio de estas tierras y de toda la humanidad. Numancia, por lo que representa, merece conservar ese bello paisaje, cuya alteración supondría la destrucción definitiva de una página inmortal de la Historia.