Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
68 MADRID El Ivima ficha grafiteros DOMINGO 13 s 4 s 2008 ABC (Viene de la página anterior) incontrolados dejan en multitud de edificios del patrimonio regional. Aunque se trata de una actividad delictiva y perseguida, las administraciones observan con preocupación cómo en algunas zonas de la región este tipo de pintadas se han incrementado. Al mes, según datos oficiales, Madrid limpia de grafitis una superficie similar a la Torre Picasso. El Ejecutivo de Esperanza Aguirre piensa llegar a un acuerdo con la mayoría de colectivos de artistas gráficos urbanos para que trabajen para el Ivima. La idea es que los grafiteros que participen en este proyecto puedan desarrollar sus creaciones no sólo en los alzados de los inmuebles del Ivima sino también en los muros ciegos que no tienen ventanas. La Comunidad encontró la inspiración para este proyecto tan singular en el genial Antonio Mingote. El académico y dibujante de ABC ilustró en 1993 la fachada de un edificio que se encuentra en la calle del Duque de Osuna (junto a Princesa) frente a la plaza de los Cubos. Los personajes del maestro de los maestros asoman por los ventanales de este edificio para orgullo de sus inquilinos y alegría de los paseantes. Tampoco se descarta que los atractivos trampantojos (juegos visuales) puedan tener cabida en los futuros diseños de los pisos del Ivima. Algunos de estos ilustradores gráficos han alcanzado fama mundial y sus trabajos han dado la vuelta al globo gracias a internet. La Consejería de Vivienda El Ayuntamiento multará con hasta 6.000 euros los grafitis incontrolados ABC MADRID. El área de Medio Ambiente, que dirige Ana Botella, está preparando una nueva ordenanza de limpieza urbana, en la que se recogerán medidas aplicables en la guerra contra los grafiti que quiere iniciar el Gobierno local. Y es que el Consistorio se ve obligado a desembolsar seis millones de euros al año para limpiar pintadas de las paredes, vallas, escalones y cierres de comercios de la capital. Dentro de las medidas para mejorar el embellecimiento, limpieza y calidad de vida en las ciudades, la ordenanza prohíbe la realización de grafitis o pintadas en vía pública, monumentos, estatuas, arbolado o mobiliario urbano. Los ayuntamientos podrán ceder excepcionalmente espacios públicos para la realización de murales de valor artístico, siempre que no perjudiquen al entorno urbano. Las multas por estos incumplimientos podrán tener una cuantía de hasta 6.000 euros. El infractor, eso sí, podrá sustituir la pena económica por la obligación personal de limpiar las pintadas de la vía pública. También, según señala la ordenanza municipal, los infractores podrán ser obligados a reparar los daños y perjuicios ocasionados con los grafitis o pintadas y a reparar las cosas a su estado anterior. Trampantojos Detalle de uno de los ventanales del edificio decorado por Mingote quiere incentivar la participación de artistas jóvenes con la celebración de concursos y premios. Junto a estas futuras promesas, también se quiere contar con artistas consagrados. Este proyecto, que se desarrollará en diferentes fases, se pone en marcha tras la aprobación por parte del Consejo de Gobierno de la nueva organización del Ivima. El objetivo de esta reestructuración es conseguir que la vivienda pública regional entre definitivamente en el siglo XXI igualándose a la vivienda libre en cuanto a calidades y estética El Instituto regional cuenta con 15.000 viviendas en dife- CHEMA BARROSO rentes fases de proyecto y obra, lo que le convierte en el mayor promotor de vivienda pública de España. Además, gestiona un parque de más de 23.000 pisos públicos en régimen de arrendamiento, así como plazas de garaje y locales comerciales, y cuatro millones de metros en suelo bruto. Resucita el Muelle El mítico grafitero de los ochenta el Muelle que se convirtió en uno de los símbolos de la movida madrileña, ha resucitado con nuevas firmas en las estaciones de Metro de Alonso Martínez y Chueca. La famosa espiral terminada en punta de flecha se hizo famosa en Madrid, pero pocos conocían que detrás de ella- -aun- que fuese reproducida miles de veces por imitadores- -estaba Juan Carlos Argüello, un joven rockero que murió a los 29 años víctima de un cáncer. Conocido como el Muelle desde la infancia por recomponer una bicicleta con un muelle gigante de amortiguador, se hizo famoso por poblar su barrio (Campamento) y después el resto de la capital, de dibujos en marquesinas, paredes y vallas desde 1984.