Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 13 s 4 s 2008 INTERNACIONAL 47 Al menos nueve muertos al estallar una bomba en una mezquita de Irán ABC TEHERÁN. Al menos nueve personas murieron y más de cien resultaron heridas ayer por la explosión de una bomba colocada en una mezquita de la ciudad de Shiraz, situada en el sur de Irán, según informó la agencia semioficial de noticias Fars. El estallido se produjo en un barrio residencial del centro de Shiraz. Durante el rezo de un imán en la mezquita de Shohada, en la ciudad de Shiraz, la explosión de una bomba mató a varias personas informó la agencia Fars citando fuentes anónimas. Se espera que el balance de muertos se eleve porque algunos de los heridos están en condición crítica indicó la misma agencia Fars. Por su parte, la agencia oficial Irna, que citó al ayudante del gobernador de la provincia, Mohamed Reda Hadaeq, señaló que la explosión se produjo en la parte trasera de la huseiniya (mezquita chií) de Sayed Shuhada, y que causó heridas a varias personas Posteriormente, la agencia oficial admitió que además había víctimas mortales. Según Irna, las autoridades, que ya habían enviado vehículos de bomberos y ambulancias para auxiliar a los heridos, habían abierto una investigación para intentar esclarecer los hechos. En 2005 y 2006, muchas personas resultaron muertas en una serie de explosiones en la ciudad petrolera y suroccidental de Ahvaz. En febrero, 65 hombres fueron arrestados y acusados de estar detrás del atentado con bombas que mató a miembros de elite de la Guardia Revolucionario, en un ataque en la frontera de una zona suroriental de Irán. ELECCIONES USA 2008 Ramón Pérez- Maura ALIADOS DE CHÁVEZ EN WASHINGTON arack Obama y Hillary Clinton han logrado una victoria. El Tratado de Libre Comercio entre Estados Unidos y Colombia ha sido descarrilado esta semana. De ello se ha ocupado la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi. El TLC, que ha sido negociado y renegociado desde 2006 con una y otra concesión a las exigencias del Partido Demócrata, fue al fin presentado al Congreso el pa- B sado lunes por el presidente Bush. Según los procedimientos vigentes, eso obligaba a una votación en un plazo máximo de 90 días. Pero no, el jueves por la tarde Pelosi sometió a votación una propuesta que pospone indefinidamente la votación sobre el TLC. La mayoría demócrata la aprobó sin problemas. Si se hubiera sometido a votación el propio TLC, los demócratas podrían haberlo rechazado igualmente, pero eso obligaba a tomar patido de manera mucho más nítida. De esta manera intentan ponerse de perfil. Los demócratas acusan al Gobierno colombiano de no estar protegiendo debidamente la vida de sus dirigentes sindicales. Sin duda, la muerte violenta de 26 sindicalistas el año pasado asusta. Pero esta cifra oficial del Ministerio de Protección Social no contrasta mal con la que la misma fuente da para 2002: 196 sindicalistas ase- sinados. Sucede en realidad que los demócratas han buscado cualquier excusa para contentar a unos sindicatos norteamericanos que temen el libre comercio, a pesar de que hoy el 90 por ciento de las importaciones de Colombia entran en Estados Unidos sin impuestos mientras que el acuerdo abriría el mercado colombiano a bienes americanos que pagan tasas de hasta un 35 por ciento. Pero eso no cuenta. Quizá alguien quiera explicar al Partido Demócrata y de forma especial a los senadores Obama y Clinton que el gran beneficiado de esta medida no es ningún trabajador norteamericano, sino Hugo Chávez. Durante años Colombia ha sido, con sus dos últimos presidentes, Pastrana y Uribe, el mejor aliado de Estados Unidos en la región. Así paga el Congreso americano a un aliado fiel. Chávez lo va a disfrutar. REUTERS África no presiona a Mugabe Varios presidentes africanos, entre ellos el surafricano, Thabo Mbeki, rehusaron ayer en Zambia presionar al presidente de Zimbabue, Mugabe, por el presunto fraude tras las elecciones del 29 de marzo en ese país, cuyos resultados finales aún no han sido publicados. En la imagen, Mugabe (a la derecha) y Mbeki, en Harare.