Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 13 s 4 s 2008 INTERNACIONAL 45 ÚLTIMOS INCIDENTES NAVALES EN EL CUERNO DE ÁFRICA Noviembre 2007 Escolta a los buques humanitarios del PMA En noviembre pasado, la Armada francesa comenzó a escoltar a los barcos que utiliza el Programa Mundial de Alimentos (PMA) de la ONU para repartir ayuda en la zona. Navíos holandeses y daneses han tomado el relevo. El PMA sufre el acoso de los piratas desde que, en 2005, dos de sus barcos fueron secuestrados en la costa somalí. 18 de marzo Disparos entre piratas y la Armada de EE. UU. El pasado 18 de marzo, dos buques de la Armada de EE. UU. que patrullaban el Océano Índico como parte de la Task Force 150 dispararon sobre una embarcación pirata sospechosa, que respondió al fuego. Desde el pasado octubre, la Quinta Flota de EE. UU. vigila las aguas frente a Somalia para combatir el incremento de actos piratas. 4 de abril Secuestro del yate francés Le Ponant Un yate de lujo de tres mástiles francés estuvo secuestrado en la región autónoma de Puntland desde el 4 de abril hasta este viernes. Fue atacado por piratas del grupo marines somalíes cuando navegaba con 30 tripulantes a bordo y sin pasaje. Tras la liberación el Ejército francés, el Gobierno somalí aplaudió ayer la magna operación La tripulación era custodiada ayer en dirección a Somalia AP Piratería en mar revuelto El secuestro de un yate de lujo francés en Somalia es el último episodio en unas aguas estratégicas asoladas por los piratas. Los gobiernos occidentales envían buques de guerra para proteger las zonas afectadas, normalmente en torno a los países pobres POR BORJA BERGARECHE MADRID. En noviembre de 2005, el crucero Seaborn Spirit se salvó por los pelos. A las cinco de la mañana del día 7, mientras dormían la tripulación y los 22 turistas británicos a bordo, tres granadas explotaron en la cubierta. El buque navegaba a cien millas de la costa somalí cuando fue atacado por varias lanchas piratas. El capitán lanzó a toda máquina la embarcación, de 130 metros de eslora, y accionó un mecanismo acústico que simula el sonido de las armas de fuego. Dejaron atrás a los piratas. Y el capitán entró al restaurante entre los aplausos del pasaje, aún incrédulo y en pijama. El pasado 4 de abril, el yate francés Le Ponant no tuvo tanta suerte, y se convirtió en el último navío secuestrado por piratas en las aguas de Somalia, el lugar más peligroso del planeta para la navegación. Según datos de la Organización Marítima Internacional (OMI) los actos de piratería se multiplicaron por tres en esta zona en 2007, con 31 ataques frente a los diez registrados en 2006. En los últimos tres años, se han producido en el mundo unos 250 ataques piratas anuales. En el Ponant viajaban 30 tripulantes: 22 franceses, seis filipinos y una ucraniana entre ellos, ya felizmente a salvo. Desde la caída del Gobierno de Siad Barre en 1991, Somalia se ha convertido en un estado fallido y sin ley, atravesado por una grave crisis humanitaria. un escenario ideal para los señores de la guerra en tierra y los modernos piratas del siglo XXI en el mar. El 15 de marzo de 2006, el Consejo de Seguridad de la ONU animó a los estados miembros, cuyos navíos y aviones militares operan en las aguas internacionales y el espacio aéreo adyacente a la costa de Somalia, a vigilar cualquier incidente de piratería y a tomar las medidas apropiadas para proteger el tráfico mercante Las acciones de los piratas somalíes han alterado la labor de los organismos humanitarios que operan en una de las regiones más pobres del planeta. El Programa Mundial de Alimentos (PMA) -la agencia de la ONU encargada de la seguridad alimentaria- -lanzó un desesperado S. O. S. el año pasado después de que varios de sus barcos fueran secuestrados por piratas en aguas cercanas a Somalia. En noviembre, Francia envió un contingente naval para dar escolta a los barcos del PMA, una operación que han proseguido buques holandeses y daneses después. La costa del norte de Somalia está formada por la pacificada provincia de Somaliland, un remanso de paz que se independizó de facto del país en 1991, y por la región de Puntland, un área inestable en la que buscan refugio los piratas somalíes y donde fondearon Le Ponant sus captores. El ministro de Información de esta región reconoció que no tenían capacidad de coger a esta gente La actuación de los piratas pone en riesgo la seguridad en NÚMERO DE ATAQUES PIRATAS EN CUARTO TRIMESTRE DE 2007 Costa de Somalia, escenario de los últimos ataques ABC Fuente: Organización Marítima Internacional (OMI) ATLÁNTICO NORTE 1 MEDITERRÁNEO GOLFO PÉRSICO ÁFRICA OCCIDENTAL SUR AMÉRICA ÁFRICA ORIENTAL 1 OCÉANO ÍNDICO 2 6 ESTRECHO DE MALACA MAR SUR DE CHINA 20 3 13 14 8 Buques franceses Evolución de los ataques piratas 370 383 452 330 266 2005 240 2006 263 2007 2001 2002 2003 2004 Los ataques se han triplicado en Somalia, donde en 2007 hubo 31 actos de piratería, frente a los 10 en 2006 el Golfo de Adén, una zona estratégica por constituir la entrada hacia el Mar Rojo y, por tanto, la puerta que comunica el Golfo Pérsico con el Mediterráneo. Este argumento geoestratégico, unido a la penetración creciente de elementos cercanos a Al Qaida en Somalia, ha llevado a la Armada de Estados Unidos a patrullar las aguas somalíes e involucrarse en el combate de la piratería. Desde octubre pasado, y al mando de una coalición de 20 países que forman la Task Force 150 en el marco de la lucha contra Al Qaida, la Quinta Flota mantiene siempre un buque de guerra en la costa somalí. El secuestro de Le Ponant obligó a Francia a enviar a la zo- na un grupo de policías de élite, que se unieron a una unidad de cuarenta comandos navales que se apostaron en la base que Francia tiene en Yibuti, en la entrada al Mar Rojo, donde París mantiene casi 3.000 militares de forma permante. Este despligue permitió poner fin al secuestro del yate después de que el armador pagara dos millones de dólares como rescate. Fuerzas helitransportadas y de vigilancia electrónica permitieron seguir en tierra a los piratas que huían con el dinero en un 4 x 4 y detenerlos. Robos y rescates La OMI explica en sus recomendaciones a los armadores de barcos que los objetivos principales de estos piratas contemporáneos son pedir un rescate, el robo de cargamentos y el dinero en efectivo en la caja fuerte del barco Según fuentes citadas por Afp, este último abordaje habría sido protagonizado por los marines somalíes una de las más poderosas bandas de piratas locales. Tienen una estructura y un entrenamiento militar, muchas armas y barcos y un buen sistema de comunicación declaró a Afp el experto Andrew Mwangura. Los piratas somalíes han arrebatado así la fama a los que operan en el otro punto caliente de la piratería, el estrecho de Malaca, el brazo de mar entre Malasia, Sumatra y Singapur por donde pasa cada año casi la mitad de las mercancías transportadas por vía marítima. Normalmente, se lanzan a la caza de sus presas a bordo de oxidadas lanchas rápidas. Operando desde buques nodriza los piratas atacan a menudo a barcos que están a cientos de millas náuticas en mar abierto, antes de traerlos a aguas somalíes según el Bureau Marítimo de la Cámara Internacional de Comercio. Así fue el caso de Le Ponant El jueves, el ministro galo de Exteriores, Bernard Kourchner, anunció que Francia pediría al Consejo de Seguridad que haya una vigilancia regular internacional de estas aguas Más información sobre actos de piratería en www. imo. org