Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
16 ESPAÑA EL NUEVO GOBIERNO DE ZAPATERO LOS RETOS DEL GABINETE DOMINGO 13 s 4 s 2008 ABC La legislatura de la crisis Se enfrenta el nuevo Gobierno a una tarea ardua. La crisis económica, por mucho que Zapatero y Solbes se hayan empeñado en disfrazarla de desaceleración ya está plenamente instalada con una inflación creciente, el ladrillo desmoronándose, el paro subiendo y afectando de forma muy especial a los inmigrantes menos cualificados. También la inmigraLAS CLAVES ción, que preocupa a los ciudadanos, será uno de los ejes de una legislatura que presenta problemas de fondo como la inseguridad ciudadana y un sistema educativo muy deficiente ECONOMÍA POLÍTICA SOCIAL El bajo crecimiento, el paro y la inflación, lastres para Solbes A. POLO MADRID. Una inflación desbocada, que alcanzó en marzo el 4,5 y una previsión de crecimiento que muy pocos optimistas sitúan más allá del 2 dibujan un difícil panorama económico para el comienzo de la segunda legislatura de Zapatero. La inflación, en cifras no conocidas desde julio de 1995, parece lejos de estar controlada, sobre todo mientras el precio de los alimentos básicos y otros artículos de primera necesidad, y el de los combustibles no dejen de subir en porcentajes superiores al 10 anual en algunos casos, algo que ya ha ocurrido en los últimos meses. A la inflación se une a un incremento del paro en los últimos meses que, según todos los expertos, no se detendrá y al que puede impulsar, además, un bajo crecimiento económico. Los pronósticos más optimistas señalan que el número de parados podría crecer en más de medio millón de personas de aquí al final de 2009. En esta situación, las primeras medidas económicas anunciadas por el presidente del Gobierno durante el debate de investidura no han parecido contentar a casi ninguno de los sectores implicados. bargo, la mismo unanimidad. Para algunos expertos, la devolución de 400 euros del IRPF a los contribuyentes puede ser positiva en un primer momento por la inyección de dinero que supone, pero a medio plazo puede generar mayores problemas, como disparar aún más la inflación. Tampoco las medidas anunciadas en el ámbito laboral han satisfecho a los implicados, La CEOE, por boca de su presidente, Gerardo Díaz Ferrán, ya ha mostrado su oposición a la subida del salario mínimo interprofesional a 800 euros a lo largo de la legislatura (anunciada por Zapatero) ya que, en su opinión, esta subida termina trasladándose al resto de las plantillas de las empresas Preocupante inflación y un aumento del paro La inflación galopa desbocada, los precios crecen descontrolados y el paro no dejará de aumentar al menos durante los dos próximos años. Con estos ingredientes, la crisis está servida y las medidas anunciadas por el nuevo Gobierno para intentar frenar en lo posible sus consecuencias no han convencido a casi ninguno de los sectores implicados. Se prevé mucha igualdad, pero se olvida a los mayores DOMINGO PÉREZ MADRID. En política social, Zapatero, para esta legislatura, vuelve a apostar por el efecto traca mucho ruido, mucha alharaca, pero en el fondo casi nada. Las cuestiones sociales que de verdad inquietan a los ciudadanos- -la dependencia, los mayores, la inmigración, la integración social, la familia... -han sido o situadas en un segundo plano, casi como adornos a la sombra de Educación o Trabajo, o directamente obviadas. Un Gobierno que convirtió la Ley de Dependencia en una de sus grandes bazas propagandísticas no debería ahora, cuando hay que dotar a esta ley de contenido, cuando hay que ponerla en marcha, negociar con las comunidades y desarrollarla, variar toda la estructura de Asuntos Sociales, cambiarlo de ámbito, renombrarlo (pasa a ser Política Social) y arrinconarlo por detrás de Educación y Deportes. Al ritmo que funciona la Administración, cuando los antiguos Asuntos Sociales quieran concluir su acomodo en su nuevo destino habrán pasado los cuatro años de este mandato y se habrá avanzado en dependencia aún menos que hasta ahora. La contribución a la política social de la que Zapatero se mostró ayer más orgulloso fue de la creación de un inconcreto Ministerio de Igualdad. Nadie sabe muy bien, ni siquiera su titular, Bibiana Aído, qué cometidos tendrá. Nace de la nada, de una ocurrencia, de un gesto, más que de una auténtica necesidad. Habrá que buscarle edificio que lo albergue, dotarlo de presupuesto y de personal, pero sobre todo de contenido y de objetivos porque crearlo sólo para desarrollar las leyes de Igualdad y Violencia de Género, como se señaló ayer, parece un poco excesivo. Los agentes sociales no acaban de explicarse el nacimiento de un Ministerio como el Igualdad. Sobre todo, cuando lo lógico es que hubiera habido un Ministerio único e independiente centrado en la Política Social y que englobara cuestiones como la inmigración, la familia, la tercera edad o el desarrollo de la leyes como las de Dependencia, Igualdad o Violencia de Género. Un ministerio nuevo que no convence a nadie La tercera edad, ignorada Gasto en infraestructuras Tan solo ha merecido el respaldo de los expertos la mayor inversión en infraestructuras, algo que puede ayudar a superar la crisis al sector de la construcción, uno de los más golpeados por la desaceleración económica actual. A ello contribuiría también la propuesta de consensuar con las comunidades autónomas un plan para construir a lo largo de la los próximos diez años un millón y medio de viviendas, además del plan de rahabilitación de viviendas antiguas. Las medidas fiscales y laborales no han generado, sin em- Solbes se enfrenta a una crisis creciente... y al contrapeso de Miguel Sebastián IGNACIO GIL Más aún cuando hay colectivos como el de la tercera edad o la familia que han sido sistemáticamente ignorados por Zapatero. Ni durante la campaña electoral ni ahora se ha podido oír de boca del presidente mención alguna a un grupo de personas, las de más de 65 años, que en estos momentos en España suponen casi ocho millones de habitantes. Somos un país que envejece a marcha forzadas. Un 20 de la población ya es mayor, sufre una infinidad de problemas y comprueba que vuelve a ser ninguneado. Un grupo que va a padecer más que cualquier otro las consecuencias de la crisis por culpa de unas pensiones muy bajas, principalmente entre las viudas. Para ellas tampoco esta vez habrá igualdad.