Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
80 CULTURAyESPECTÁCULOS SÁBADO 12 s 4 s 2008 ABC TEATRO El hombre almohada Autor: M. McDonagh. Dir. D. Rafter. Esc. D. Galán. Vest. M. Álvarez. Ilum. A. Álvarez Cruz. Int. J. V. Moirón, J. Magariño, G. Moreno, L. M. López y L. Gallardo. Lugar: Teatro Español. Madrid. Érase una vez JUAN IGNACIO GARCÍA GARZÓN Érase una vez un escritor víctima de un interrogatorio siniestro en una comisaría siniestra efectuado por unos policías en quienes lo siniestro se embosca en lo grotesco. Érase una vez una serie de brutales asesinatos de niños que reproducen exactamente lo narrado por el escritor en sus relatos. Érase un discapacitado mental, hermano del escritor y tal vez autor de los crímenes, actos espantosos tanto por la edad de las víctimas como por lo despiadado de las torturas infligidas. Érase una niña que se cree Jesucristo y que ha sido enterrada viva. Érase un hombre almohada que convierte la muerte en un acto de ternura. Érase un bucle en que ficción y realidad adquieren el mismo rango. Y érase una vez un autor que logra con todos esos elementos elaborar una pieza en que tragedia y comedia van de la mano por un desconcertante y turbador camino iluminado por la luz de la inteligencia. Martin McDonagh, angloirlandés nacido en Londres en 1970, revisa en su imaginario los presupuestos del teatro de la crueldad y, confeso admirador del cine de Quentin Tarantino y del teatro de Harold Pinter, utiliza con talento la violencia desquiciada, servida con guarnición de humor negro, para colocarnos ante el espejo de una sociedad violenta, desquiciada y absurda. Autor de la estupenda La reina de la belleza de Leenane la pluralidad de sus inquietudes le ha llevado a dirigir este año su primer largo, In Bruges después ganar un Oscar en 2006 por su cortometraje Six shooter El hombre almohada (2003) ha llegado a la sala pequeña del Español, en cuidada producción de Isabel Montesinos, tras un aplaudido periplo por diversos escenarios. Su trama conduce al espectador por territorios inquietantes con la sorpresa agazapada en cada recodo, de tal forma que esa mexcla de tensión, ironía cruel y fantasía atrapa la atención del público como la luz que hechiza a las mariposas nocturnas en las noches de verano. El montaje de Denis Rafter aúna sencillez e imaginación, sirviendo con igual eficacia lo sórdido y lo fantástico ayudado por un puñado de actores al servicio de un texto magnífico. Algunas de las piezas incautadas por la Policía SIGEFREDO Cae una red de ladrones de yacimientos que vendió miles de piezas por internet Un concejal, un funcionario de prisiones, un ex policía y un abogado, entre los veinte detenidos por saquear piezas históricas en Andalucía, Aragón y Comunidad Valenciana CRUZ MORCILLO MADRID. Unos saqueaban y otros compraban. Unos se proveían de los dañiños detectores de metales y las gafas de visión nocturna y otros recibían en su casa los paquetes con las piezas históricas compradas en internet. La red, de nuevo, convertida en punto de encuentro de saqueadores y clientes. La Brigada de Patrimonio Histórico de la UDEV Central de la Policía ha detenido a 20 personas e imputado a otras dos, acusadas de robo, falsificación, estafa y comercialización ilícita de bienes culturales. Tres han sido puestos a disposición del Juzgado de Instrucción número 4 de Córdoba, entre ellos el cabecilla del grupo, y el resto ha quedado en libertad con cargos. Entre los arrestados está el concejal de Urbanismo y Medio Ambiente de la localidad cordobesa de Castro del Río (antes edil de Cultura) un funcionario de la prisión de Piccasent (Valencia) un abogado cordobés y un ex policía, adicto al coleccionismo en cuya casa los agentes intervinieron 72 armas de fuego, en principio atribuidas a su hobby La operación Pitufo que parte de pesquisas policiales anteriores, se ha desarrollado en Andalucía (la campiña cordobesa ha sido la zona más castigada por los buscadores de tesoros Aragón y la Comunidad Valenciana, básicamente. Algunos de los ya detenidos se desplazaban a diario, de día y de noche, a yacimientos- -unos conocidos a los que las Universidades e investigadores acuden en verano y otros ignorados- na, no utilizar linternas, llevar detectores potentes, evitar zonas controladas, según explicaron a ABC fuentes próximas a la investigación. Una vez que los expoliadores conseguían los tesoros (ver ficha) les daban salida de dos formas: los vendían a conocidos del mundillo lateral de la arqueología, o bien a través de páginas web de subastas, como eBay, u otras localizadas en terceros países para asegurarse una mayor impunidad. A veces colocaban el cartel con supuestos certificados de autenticidad a las piezas y, por supuesto, no identificaban su procedencia. Parte de la documentación requisada por los funcionarios en los 24 registros domiciliarios practicados corrobora este extremo. En Córdoba se arrestó a 9 individuos; cuatro en Jaén; dos en Valencia; dos en Castellón, y el resto en Ibiza, Zaragoza y Granada. Tres furgonetas cargadas Piezas intervenidas La Policía ha intervenido miles de piezas expoliadas. En Jaén los agentes cargaron tres furgonetas. Se han recuperado unas 12.000 monedas, varias de oro de la época de Vespasiano; unas 10.000 piezas de paleontología y arqueología: fragmentos de cerámica; hachas de piedra y metálicas; rascadores neolíticos; trozos de fíbulas, un ánfora reconstruida, dos lucernas, una falcata, colecciones de botones antiguos, dos cuadros de los siglos XVII y XVIII; otras cinco pinturas; fragmentos de telas de sepulturas romanas; un capitel, dos columnas; ocho detectores de metales, un visor nocturno, mapas y 72 armas de fuego. Detectores y visores Llegaban a estos lugares provistos de detectores y útiles suficientes para arramblar con todo lo que encontraran. Uno de los ahora detenidos guardaba en su casa un manual con consejos de comportamiento para evitar a la Policía, tipo adquirir gafas de visión noctur- Los expoliadores han sido sometidos a vigilancias habituales que han permitido seguir buena parte de la ruta de las piezas, en la mayoría de los casos enviadas a través de empresas de mensajería a los compradores. La Brigada de Patrimonio destaca la imposibilidad de reseñar las numerosísimas piezas halladas y da cuenta de que en el caso de uno de los detenidos en Jaén, presunto cerebro de la organización, los funcionarios cargaron tres furgonetas producto del expolio. El arrestado, a disposición del juez, tiene una almoneda abierta al público. Los objetos fueron trasladados al Museo Arqueológico de Jaén. En su casa quedó en depósito otra buena cantidad de piezas.