Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
26 INTERNACIONAL www. abc. es internacional SÁBADO 12- -4- -2008 ABC La propaganda electoral compite por el espacio de los muros de Roma con los exvotos de los ciudadanos que han obtenido una gracia o un remedio para sus males REUTERS Los golpes de efecto de Berlusconi marcan el cierre de la campaña electoral italiana La eliminación gradual del impuesto de coches y motos, y una crítica al capitán del Roma agitan el circo mediático VERÓNICA BECERRIL CORRESPONSAL ROMA. Silvio Berlusconi cerró ayer la campaña electoral italiana con dos golpes de efecto a los que es tan aficionado. El primero fue el anuncio, durante su último discurso televisado ante una audiencia entregada, de que si es elegido jefe de gobierno eliminará de forma gradual el impuesto de coches y motos. Una medida, dijeron en fuentes de su entorno, dirigida a suavizar el aumento del coste de vida en muchos millones de italianos. Hoy tiene lugar la jornada de reflexión para las elecciones italianas 2008. Muchos son los indecisos a quienes les vendrá el dolor de cabeza intentando tomar una decisión: voto a uno de los dos grandes, o a uno de los pequeños, o voto en blanco, o no voto. Esta campaña electoral estuvo marcada por el mal gusto. Comenzó bien, con algún que otro comentario fuera de lugar, pero dentro de lo normal. A medida que pasaban los días y se acercaba la fecha del 13 y 14 de abril, los candidatos se iban poniendo nerviosos y al final pasó lo que pasa siempre: los italianos asistieron a comentarios cruzados absurdos entre los contrincantes. Silvio Berlusconi y Walter Veltroni son los protagonistas de estas elecciones, y por este motivo ayer pudieron disfrutar de un espacio televisivo mayor respecto a los otros candidatos. Dos canales de televisión ofrecieron de modo simultánea entrevistas con ellos, mientras la prensa italiana les dedicaba amplios espacios informativos y editoriales. Pero como de medios sabe mucho más el Cavaliere que el ex alcalde de Roma, que participó en el cierre de su campaña en la Plaza del Pueblo ante una gran multitud- -más reducida que la que acogió el jueves a Fini y a Berlusconi en el Coliseo- el líder del Pueblo de la Libertad mantuvo todo el día en vilo a sus seguidores. Mientras, las noticias de última hora se alternaban entre el comentario de Berlusconi sobre el capitán del Roma, Francesco Totti, de quien dijo que no estaba bien de la cabeza al mostrar su opción por la izquierda, y las posibles manipulaciones electorales con el voto en el extranjero. Pero casi se daba más importancia a lo de Totti, una metedura de pata garrafal en una ciudad como Roma que vive volcada en el capitán de uno de sus equipos de fútbol. Los líderes de todos los partidos se vieron obligados a expresarse al respecto, dando pie a un circo mediático que afecta- Gol por la escuadra Juan Pedro Quiñonero VÍSPERAS SICILIANAS L as campanas de las iglesias de Palermo redoblan por todos nosotros, europeos caminando hacia un mismo ocaso común. El desencanto popular tiene en Italia íntimas raíces loca- les. Pero sus consecuencias últimas son muy semejantes en España, Francia, Alemania y el Reino Unido, por no hablar de Bélgica o los Balcanes. El inmovilismo, estancamiento y retroceso italiano recuerda el inmovilismo, estancamiento y retroceso francés de los últimos treinta años. Nicolas Sarkozy fue elegido para romper con el inmovilismo. Hay quienes se preguntan si la ruptura prometida no comienza a perderse en las arenas movedizas de la burocracia de Estado. La crisis del modelo electoral italiano recuerda las interrogantes que pesan sobre el modelo español. Wolfgang Munchau anunció un tsunami inmobiliario en España, el 19 de marzo de 2007. Trece meses más tarde, todavía desconocemos la respuesta gubernamental a la crisis global del modelo español denunciada por Le Monde y Financial Times durante la reciente campaña electoral. Comparativamente, Alemania y el Reino Unido son grandes potencias. En verdad, la socialdemocracia alemana atraviesa una crisis grave y la Gran coalición de Angela Merkel tampoco es un modelo universal de dinamismo. Gordon Brown fue el ministro de Finanzas más brillante de Europa, pero luce menos como primer ministro. El FMI y la OCDE recuer-