Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
24 RELIGIÓN www. abc. es religion SÁBADO 12- -4- -2008 ABC El Papa rezará en la Zona Cero en su crucial viaje a los Estados Unidos Benedicto XVI pronunciará un discurso ante la Asamblea de las Naciones Unidas JUAN VICENTE BOO. CORRESPONSAL ROMA. Por sorprendente que parezca, Estados Unidos está mucho mejor dispuesto que Europa para recibir al Papa. Con la excepción de algunos grupos minoritarios pero ruidosos, el inmenso país de mayoría protestante espera con interés el mensaje de Benedicto XVI la próxima semana. Aunque los católicos suponen sólo el 22 de la población- -y un tercio de ellos no practican- -las encuestas señalan que un 64 de los norteamericanos desean escuchar el mensaje del Papa. En un país de casi 300 millones de habitantes, los católicos suman 67 millones. De entre ellos, el 39 son hispanos, un cambio demográfico sin precedentes en la historia de la nación. A diferencia de Juan Pablo II, que tenía 59 años en su primer viaje arrollador por los Estados Unidos, Benedicto XVI cumplirá 81 años precisamente el próximo miércoles, y recibirá la felicitación del presidente Bush cuando éste le abra las puertas de la Casa Blanca y le pida que hable desde allí al pueblo americano. En su saludo televisivo del pasado martes, Benedicto XVI adelantó que llevara un mensaje de esperanza cristiana a la gran Asamblea de las Naciones Unidas y también a los ciudadanos americanos, todavía heridos por el atentado del 11 de septiembre del 2001 y por la tragedia de violencia que se prolonga en Irak. Si el acontecimiento de mayor relieve político será el discurso a Naciones Unidas el viernes 18 de abril, el acto más emotivo será su visita al cráter de la Zona Cero el domingo 20, a las 9.30 de la mañana (las 3.30 de la tarde en Europa) que será transmitido por Mundovisión. En la roca donde se apoyaban las Torres Gemelas, el Papa dirigirá una plegaria: Dios de la paz, otorga tu paz a nuestro mundo de violencia: la paz en los corazones de todos los hombres y mujeres, y la paz entre las naciones de la Tierra. Dirige hacia el camino del amor a quienes tienen el corazón y la cabeza consumidos por el odio El Papa que, que como su predecesor, ha condenado todas las formas de terrorismo, no añadirá una nueva condena sino que aprovechará su visita a ese lugar único para dirigir una plegaria por la conversión de los terroristas. El San- Benedicto XVI, durante la audiencia general en San Pedro to Padre busca soluciones, mira al futuro. A un futuro que será mejor si se intenta desactivar el odio en lugar de promoverlo. Benedicto XVI no podrá tomar Estados Unidos al asalto como hizo Juan Pablo II, pero ofrecerá un mensaje claro y potente en todos los terrenos: defensa de la vida humana, defensa de la familia, defensa de los derechos de la persona en Naciones Unidas y defensa de la dignidad sacerdotal. En un país con cinco diócesis en bancarrota por el pago de indemnizaciones a las víctimas de abusos sexuales cometidos por sacerdotes, el Papa no esquivará el problema sino que lo abordará frontalmente el sábado 19 de abril en su homilía a sacerdotes y religiosos en la catedral neoyorquina de San Patricio Según el cardenal secretario de Estado, Tarsicio Bertone, buscará modos de cauterizar las heridas y promover la reconciliación invitando decididamente a una purificación de la vida, necesaria para construir una cultura de integridad moral, de justicia y de confianza recíproca, sobre todo en el campo educativo Aunque el problema de abuso sexual de menores ha tenido numéricamente menos incidencia entre los sacerdotes católicos que entre los ministros de otras confesiones y los profesores de escuela en general, los sacerdotes están obligados a ser un ejemplo perfecto. En su famoso Vía Crucis del Viernes Santo del 2005 en el Coliseo- -que Juan Pablo II sólo pudo seguir por televisión desde su capilla privada pocos días antes de morir- -el entonces cardenal Ratzinger denunció: Cuánta suciedad hay en la Iglesia! ¡Y precisamente entre los sacerdotes, que deberían pertenecer completamente a Él! ¡Cuantas soberbia, cuanta autosuficiencia! Aunque lamentaba los fallos y miserias, el entonces prefecto de la Congregación de la Doctrina de la Fe era el responsable vaticano más activo en la tarea de hacer limpieza en las Calendario del viaje Martes 15: Bush recibe al Papa en la base de Andrews. Miércoles 16: Visita a la Casa Blanca. Encuentro con obispos. Jueves 17: Encuentros con universitarios y representantes de otras religiones. Viernes 18: Discurso a Naciones Unidas en Nueva York. Visita a la Sinagoga de Park East. Sábado 19: Misa para los sacerdotes. Encuentro con los seminaristas. Domingo 20: Visita a la Zona Cero y misa en el Estadio de los Yankis. Cumpleaños en la casa Blanca Dignidad sacerdotal LA MISIÓN Jesús Higueras DAR LA VIDA n muchos lugares del mundo católico este fin de semana, coincidiendo con el domingo del Buen Pastor, se hacen vigilias de oración y se elevan preces para pedir al Señor que siga mandando tra- E bajadores a su viña, que es la Iglesia, de tal modo que no falten nunca corazones dispuestos a dar su vida por amor a Cristo y al hombre. Cada vocación es un latido de amor del Corazón del Padre. Cada vocación sigue siendo un milagro de la gracia, pues los tiempos actuales no son los más favorables para que los jóvenes escuchen la voz del Buen Pastor, que les invita a dar la vida por las ovejas. Sin embargo, nosotros creemos en la Comunión de los Santos, por la cual la oración de unos puede enriquecer y ayudar a otros. El mismo Jesús nos invitó a rogar al dueño de la mies que enviara trabajado- res. Por eso, el mejor plan pastoral vocacional es, por un lado, la oración del Pueblo de Dios y, por otro, la autenticidad y el ejemplo de vida de los consagrados, que deben seguir siendo modelos para muchos jóvenes que quieran hacer cosas grandes en su vida. Porque no hay duda que los jóvenes siguen buscando la felicidad; el problema es saber dónde encontrarla. Algunos piensan que en el triunfo material, emocional o económico van a encontrar su plenitud, pero no es así. Sólo Cristo sacia la sed de aquellos que esperan algo más de la vida. Sólo en el seguimiento radical de Cristo el hombre puede experimentar ese Amor sin medida que provoca la felicidad en los demás, y como consecuencia, la propia. Y es que, para ser feliz de verdad, o te entregas a otros o fracasas estrepitosamente. Es la paradoja cristiana: para vivir hay que saber morir. Morir a mí mismo y a los planes que había hecho para mi vida y dejar que el Señor proponga otros planes, tal vez más arriesgados, pero sin duda más llenos de belleza. Tal vez, cada uno desde nuestras casas podamos unirnos a este clamor que la Iglesia eleva al Padre, suplicándole nuevas vocaciones al servicio de su Reino.