Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
14 ESPAÑA Arranca la IX legislatura s La investidura de Zapatero SÁBADO 12 s 4 s 2008 ABC Zapatero pide la colaboración singular del PP, y Rajoy le reclama pactos de Estado El Congreso de los Diputados otorga su confianza al líder socialista para presidir el Gobierno sólo con los votos del PSOE JOSÉ LUIS LORENTE MADRID. El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, y el líder de la oposición, Mariano Rajoy, entierran la bronca y la crispación y abrieron una nueva etapa de consenso en los grandes asuntos de Estado. Sin olvidar la desconfianza mutua que ha caracterizado sus relaciones de los últimos años, Zapatero y Rajoy dan pasos para propiciar el acercamiento. El Pleno que el Congreso celebró ayer les sirvió para hacerse guiños, ya que ambos son conscientes de que están obligados a entenderse. La diferencia es que Zapatero pide la colaboración singular del PP y Rajoy le reclama pactos de Estado El líder socialista abre la legislatura con el menor número de apoyos de la democracia. La Cámara Baja le otorgó su confianza en segunda vuelta sólo con los votos de su grupo: 169 diputados- -los del PSOE- -votaron a favor; 158 en contra- -PP, ERC y UPyD- -y 23 abstenciones- -CiU, PNV IU- ICV BNG, CC y NaBai- Nadie en el Congreso varió el sentido del voto de hacía 48 horas. Durante su discurso, Zapatero reconoció lo obvio: que dispone de una mayoría clara de 169 escaños y que ha recibido de los ciudadanos el mandato de construir sobre ella- -y sobre su programa político- -el futuro Gobierno de España. Pero, a partir de ahí, vino un toque de realismo. No es una mayoría suficiente. Buscaré siempre el respaldo de otros grupos. Tengo el deseo y el compromiso de procurar el acuerdo con todos en cuestiones en las que, por su contenido y entidad, nuestra democracia gana siempre con la puesta en común de ideas y voluntades, y pierde siempre con la confrontación partidista. Cuestiones que llaman a la inclusión de todos, pero requieren la colaboración singular de la primera fuerza de la oposición Con ello, el presidente del Gobierno recién investido dejaba claro que el PP- -el grupo de la oposición con mayor número de escaños de la democracia- -es su interlocutor preferente. A ellos (a los populares) me dirijo en primer lugar, para trazar y apoyar una estrategia de lucha antiterrorista compartida por todos para vencer a ETA; para acordar una pronta renovación de los órganos constitucionales; para preparar la Presidencia española de la Unión Europea de 2010; y para consensuar las bases de la reforma de la Administración de Justicia Toda una declaración intenciones en la que brillaron por su ausencia asuntos de la máxima importancia, como la política sobre el reparto del agua, educación, violencia de género e inmigración. El líder de la oposición recogió el guante de diálogo lanzado por Zapatero como nunca antes lo había hecho. Rajoy considera de necesidad nacional que los dos grandes partidos alcancen pactos de Estado en la lucha antiterrorista, el modelo de Estado, la política exterior y de defensa y sistema de protección social. Tras prometer que trabajará para dar una respuesta clara e inmediata a esos asuntos, señaló ante la Cámara: No sólo estamos dispuestos a los grandes pactos, sino que pedimos que se hagan Pese a todo, Rajoy tuvo tiempo para la crítica hacia el nuevo Gobierno. En su opinión, las medidas propuestas por Zapatero en su primer discurso de investidura son insuficientes No sirven y no generan ni credibilidad ni confianza argumentó. Por ello, instó al nuevo Ejecutivo a que se tome en serio la situación económica y a que plantee pronto reformas estructurales. En este sentido, recordó los últimos datos económicos, como la subida un 0,9 por ciento de la inflación en el mes de marzo y las previsiones de crecimiento de la economía española hechas públicas por el FMI, que lo sitúa en el 1,8 Rajoy: Necesidad nacional El presidente ofrece a los nacionalistas cauces estables y predecibles de diálogo J. L. LORENTE MADRID. Consciente de la importancia que los nacionalismos moderados tendrán en esta legislatura, Zapatero se encargó de hacer guiños a CiU y el PNV Hay muchos escena. rios de encuentro posible. Con los que han preferido abstenerse (los nacionalistas vascos y catalanes) Incluso con quienes han votado en contra. Vamos a cultivar los lugares de encuentro, sin descartar cauces de colaboración estable o predecible O lo que es lo mismo, alcanzado un acuerdo con el PP en los grandes asuntos de Estado, Zapatero quiere el respaldo estable de CiU y PNV Pese a todo, sus palabras no sirvieron para que los grupos minoritarios dieran marcha atrás en su negativa a apoyarle expresamente. Los representantes de CiU, PNV ERC, IU, ICV BNG, CC, UPyD y NaBai explicaron que ratificaban su voto de 48 horas antes, porque no se ha producido ningún cambio en estos dos días. El portavoz de CiU, Josep Duran Lleida, desgranó de nuevo sus recetas para hacer frente a la crisis económica, reclamó a Zapatero que cumpla su compromiso y le permita dialogar con el ministro de Economía, Pedro Solbes, antes de que se publiquen las balanzas fisca- INVESTIDURA DEL PRESIDENTE 2 VUELTA Resultado de la 1 vuelta Sí: 168 No: 158 Abs. 23 En contra (PP, ERC y UPyD) 158 Abstenciones (CiU, PNV, CC, BNG, IU, ICV y Na- Bai) 23 Sin mayoría suficiente A favor 169 les. Josu Erkoreka (PNV) dejó claro que su formación no renuncia a influir en la agenda gubernamental pese a considerar que el candidato socialis- ta carece de un proyecto para el País Vasco. La única que no habló de un posible entendimiento con el PSOE fue Rosa Díez.