Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 OPINIÓN SÁBADO 12 s 4 s 2008 ABC AD LIBITUM SEQUÍA LA PERTINAZ HAY MOTIVO HA LLEGADO UN ÁNGEL realidad, es un proyecto que se ha propuesto okupar N España se emplea el término buenismo para las entretelas. Su objetivo es transformar la sociedad y denominar esa chatarra ideológica que los franfranquearle el paso al hombre nuevo. Hay que barrer la ceses tildaron de angelismo antes de darle caspa, exterminar los atavismos, fumigar las concienpuerta al siglo XX. El bizarro Karl Kraus decía que el lencias, reeducar las mentes y lograr que el conjunto de la guaje es la partera que alumbra el pensamiento y que caciudadanía confíe, a pie juntillas, en la profana provida expresión, por tanto, tiene su propio intríngulis y su dencia. O sea, en Zapatero. particular e intransferible perendengue. Vistos así, La teología cristiana sostiene que los ángeles son es buenismo y angelismo son conceptos mellizos pero pirituales en esencia y se hallan, por tanto, libeno gemelos. En este país caprino, asilvestrado y rados de cualquier relación con la materia. Llecachicuerno, ser bueno, muchas veces, equivale gar a semejante conclusión, tan evidente en apaa ser un necio. No es raro, pues, que hasta Machariencia, costó un par de concilios, nada menos, y do, al mostrarse desnudo ante el espejo de los veruna interminable zambullida en los textos de sos, se preocupase de matizar la diferencia: Y, los Padres de la Iglesia: desde San Agustín al más que un hombre al uso que sabe su doctrina, Aquinate, pasando por el Seudo- Dionisio o San soy, en el buen sentido de la palabra, bueno Gregorio Nacianceno. ¡Cuánta materia gris desAllende los Pirineos, sin embargo, la bondad se perdiciada, cuántas cavilaciones, cuánto esfuervalora y se celebra, pero los ángeles tienen mala TOMÁS zo... Y todo por no toparse en su momento con prensa. Qui veut faire l ange, fait la bête senCUESTA ese paradigma de la angelología en que se ha contenciaba Pascal con impecable contundencia. El vertido Rodríguez Zapatero. El presidente ha sobrevolaque farda de plumas sobrehumanas, a la que se descuide do el Parlamento dejándose llevar en alas del espíritu y enseñará el plumero. El reverso del ángel es la bestia. desdeñando las materiales impurezas. Sólo el señor RaEl señor Zapatero, quien, en la anterior legislatura, joy, que es un materialista con pujos dialécticos, se atreesparcía buenismo como la flor de la canela, en ésta que vió a echarle en cara que no entraba en materia. Y sólo comienza parece decidido a deslizarse por la vertiente Rosa Díez, en el papel de ángel caído que desafía al Creaangélica. El Zapatero de la sesión de investidura es muy dor a voz en cuello, logró que a Zapatero se le erizara el distinto de aquel advenedizo que transitaba entre el bogesto. El resto de la Cámara dejó que el body- body ocuchorno y la vergüenza ajena. Desde lo alto de la tribuna para el lugar del cuerpo a cuerpo. Eso del body- body del Congreso, once millones de votos lo contemplan por si no lo recuerdan, es un exótico masaje tailandés mientras él- -aplomado, seguro, desenvuelto- -contemque equivale al full- contact pero sin repartir gallepla el porvenir que, hoy por hoy, es su predio. El zapatetas. Relájense, disfruten y olvídense del precio. rismo, en efecto, nació ayer (aunque fuera con fórceps y De momento, lo único indudable es que la fórmula caen segunda vuelta) y tiene cuatro años para robustecernónica que establecía nueve órdenes en la jerarquía anse. Los electores- -que son, al fin y al cabo, los que avagélica ha de ser ampliada con carácter de urgencia. Y no lan el crédito- -le han dado un cheque en blanco, amén es por enmendarle la plana a la Escritura, sino por adede condonarle sus anteriores deudas. Si mentir sale gracuar sus enseñanzas a los tiempos modernos. La retahítis (incluso, sale a cuenta) si la inmoralidad está en oferla, puesta al día, sería la siguiente: serafines, querubita, el presidente, ahora, puede sacar los pies del tiesto nes, tronos, dominaciones, virtudes, potestades, princisiempre que se le ponga en la punta de la ética. Porque el pados, arcángeles, ángeles y zapateros. En el fondo, es zapaterismo ni es un modelo de gestión, ni cabe concreun cielo. tarlo en un programa de gobierno. El zapaterismo, en NA de las habilidades de José Luis Rodríguez Zapatero, ya investido presidente del Gobierno de España, es la de etiquetar los acontecimientos con palabras favorecedoras y que, unas veces, los modifica en su percepción, y otras, los disimula en su contumacia. Así, por ejemplo, cuando el líder socialista habla de memoria histórica uno de los ingredientes con los que nos dio la matraca en la pasada legislatura, se está ciscando en el rigor de la Historia y convirtiendo el recuerdo en pura invención; pero a Zapatero, siempre distante de la realidad, le funciona el mecanismo M. MARTÍN y ha sabido hacer un arFERRAND te de la mistificación. De hecho, es eso lo que le mantiene en el machito. En eso de los bautismos oportunos y eficaces, buenos para el disimulo y magníficos encubridores de la irresponsabilidad, Zapatero- -con perdón por la odiosa comparanza- -es un heredero directo y discípulo aventajado de Francisco Franco. Ya en 1939, calientes aún los rescoldos de la Guerra (in) Civil, uno de los ministros del dictador, Alfonso Peña Boeuf, ingeniero de caminos y técnico de prestigio, redactó el Plan Hidrológico que aún duerme el sueño de los justos. Se construyeron pantanos y canales; pero, recuérdese, la gran terapia franquista para remediar la sed crónica nacional consistió en bautizar como pertinaz la sequía arrastrada durante siglos. En días más recientes, en 1993, Josep Borrell, el último ministro de Obras Públicas del gonzalato, volvió a las andadas y, con buen tino, preparó un Plan Hidrológico Nacional que, levemente modificado, hizo suyo el Gobierno Aznar. Seguimos en veremos. Zapatero ha heredado la pertinaz sequía acuñada por Franco; pero después de echar por tierra, en gesto de gran irresponsabilidad, los planes de sus predecesores y tras entregarse al disparate de los intereses territoriales, en desprecio del bien común nacional, en fiebre ecologista, sigue hablando de plantas desalinizadoras y otros inventos propios de profesor Franz de Copenague, el del TBO. Somos una democracia tan atípica y frágil, tan ineficaz y poco representativa, que lo que debiera ser una cuestión técnica, la solución de un problema hidráulico con el menor coste posible, ha pasado a ser un asunto para el debate político, y existen grupos en el Congreso, maestros del ombliguismo, que han llegado a condicionar su voto favorable a la investidura de Zapatero a la hipótesis de un trasvase de las aguas del Ródano a Barcelona sin que nadie sepa, ni aproximadamente, cuál puede ser el precio de tan faraónica como insensata iniciativa. Nuestra histórica sequía, hija de los siglos, es, sin duda, pertinaz; pero, ¿más o menos que la cerrazón de buscar soluciones políticas a los problemas técnicos? Aquí terminaremos votando la vigencia de la Ley de la gravedad. U E -Donde sí volverán a estar en Europa interesados por conocer el nuevo gobierno de Zapatero es en la revista Vogue