Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
90 TOROS www. abc. es toros VIERNES 11- -4- -2008 ABC Escándalo en Sevilla por una insólita suspensión El presidente decidió suspender la corrida en contra de la terna. La Policía saltó al ruedo para instar a los toreros a que lo abandonaran F. CARRASCO SEVILLA. La Maestranza vivió ayer, posiblemente, el mayor escándalo de su historia ante la decisión del presidente, Antonio Pulido, de suspender la decimocuarta corrida de la Feria de Abril, en contra de los matadores, que sí querían torear. Una insólita suspensión en la que tuvieron que intervenir las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, que entraron en el ruedo para hacer desistir de su actitud a Salvador Vega, Salvador Cortés y Daniel Luque, así como a sus cuadrillas. Los hechos del desaguisado arrancaron poco antes de la hora del comienzo del festejo: las seis y media de la tarde. El piso de plaza se encontraba en muy mal estado por las fuertes lluvias. Pero los toreros insistían en torear y el usía acordó con la terna el aplazamiento en media hora para acondicionar el ruedo. Y cuando no habían pasado ni quince minutos de demora, un empleado de la plaza fue a sacar un cartel en el que se decretaba la suspensión. El presidente se había acogido al artículo 63.2 del reglamento andaluz y, sin previa consulta, consideraba que existía extrema peligrosidad Momentos de tensión, cuando un banderillero borró parte de la tablilla y los toreros salían al ruedo. El delegado gubernativo convenció a los diestros para que entrasena dialogar con el presidente. Accedieron, con la condición de que no se exhibiese el cartel de la suspensión. Pero un empleado, escoltado por seis policías, lo sacó a la plaza. Y los matadores se plantaron de nuevo en el ruedo. División de opiniones en el público. Varios policías nacionales salieron al ruedo para que los toreros lo desalojaran. Nos han amenazado con detenernos si no nos vamos dijo Cortés. Y Luque añadió: Nos han engañado y tratado como chuflas Los toreros, asesorados por el abogado Joaquín Moeckel, se negaron a firmar el acta de suspensión. Pero ésta fue un hecho en una escena impropia de una plaza y que dará la vuelta al mundo. Un empleado, escoltado por policías, exhibe la tablilla de la suspensión, con los toreros en el ruedo MILLÁN HERCE Lagarto, lagarto, ¡por pintar una lagartija! Suspendieron la tarde del martes, no paró de llover y nadie dijo mu, salvo los aficionados que se dieron mus con las entradas; aligeraron la suspensión del miércoles a las doce de la mañana porque caía agua a manta y el satélite de la NASA de Canorea vaticinaba el diluvio: no cayó una gota desde entonces hasta la madrugada, cuando Morante, El Juli y Manzanares dormían plácidamente. Primó el beneficio de la afición, a la que no se quiso molestar yendo a la plaza como el inspector Gadget, con paraguas, gabardina y sombrero impermeable. Uno de los carteles más caros del abono pasó a mejor vida (el seguro) Pero ayer, con tres hombres necesitados de torear, Salvador Vega, Salvador Cortés y Daniel Luque, la sociedad Pagés aguantó hasta la hora de la corrida, siendo peores las condiciones meteorológicas. Normal: había un bolón en taquilla para una terna de coste bajo. Ahora las incomodidades de los abonados se las pasaron por el forro de la taleguilla: Lo que digan los toreros ¡Y qué iban a decir los tres chavales El presidente les hizo la rabona a todos con razón (ruedo impracticable) Pero con otras formas, mejor. Digamos que fue el cartel. Amarillo. Zabala de la Serna EL CARTEL AMARILLO ercera suspensión consecutiva en Sevilla. El cartel amarillo de Barceló y su toro ensartado como un pincho moruno nada bueno presagiaban. Tan mal futuro era impensable. T