Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 11 s 4 s 2008 VIERNES deESTRENO 85 Fuera de carta España 2008 111 minutos Género- -Comedia Director- -Nacho G. Velilla Actores- -Javier Cámara, Lola Dueñas, Fernando Tejero Cocinilla del infierno JAVIER CORTIJO Si hay alguna salsa que ligue mejor con la comedia costumbrista que la gastronómica (que se lo pregunten a los maestros italianos) esa es la rosa, sin que valga la redundancia. Por eso, Fuera de carta mata dos pájaros de un tiro presentando a su protagonista como chef homosexual (ya dice algo de la evolución del género que los gays tengan algún oficio y beneficio, y no solamente vivan del cuento y de la pluma) cuyos conflictos personales superan en varios grados de cocción a los profesionales. Nacho García Velilla, socio fundador de 7 vidas se suma a la corriente de gurús de teleseries fichados por la gran pantalla- -cuyo último caso es Tom Fernández con La torre de Suso por si suena la flauta de Hamelín y se produce el quimérico trasvase de espectadores. Por encima de ciertos tics y timings catódicos, el cineasta sabe sacrificar la tentación de los gags ametrallados en favor de la planificación de escenas cómicas bien coreografiadas, quizá la gran diferencia entre ambos medios. Algo que se funde con eficacia en el enredador arranque del filme y que se va repitiendo con regularidad en toda su eslora. No faltan tacos de tocino melodramático como las fruncidas relaciones paternofiliales (incluyendo al abuelo cafre encarnado por Luis Varela, en un papel que rechazó Fernán Gómez) ni toques de sal gorda vodevilesca como algunos encontronazos con el novio futbolista argentino (otro gremio donde las salidas del armario son peliagudas) y la mejor amiga (una Lola Dueñas tan reivindicable como actriz cómica como sex symbol, y no es mala sombra) o hasta el boboncio interludio musical tinocasalesco muy de los noventa. Pero el tono general es agradable y cómodo como una sopa fría, y ni muy patoso ni muy zeroliano admitiendo que Fernando Tejero siempre hará de Fernando Tejero, que tampoco es un reproche necesariamente, y Javier Cámara de Javier Cámara; esto es, de uno de los tres o cuatro mejores actores nacionales. Cocina de cuchara y no de mercado, vamos. Un último consejo: evítese ver tras la hoy reestrenada Mujeres al borde de un ataque de nervios por aquello de las comparaciones odiosas. Una escena de la película La ola que ha despertado una gran expectación en Alemania ABC Súbase a La ola y descubra al nazi (dentro de usted) El experimento escolar filmado por Dennis Gansel demuestra en cien minutos cómo el totalitarismo es siempre fascinante y, por tanto, posible RAMIRO VILLAPADIERNA CORRESPONSAL BERLIN. Qué facilmente una democracia se traviste en algo más sugerente, cómplice y escogido como es el fascismo. Hay que verlo para saberlo y poder escandalizarse apropiadamente: Die Welle La ola la nueva película que golpea a Alemania y desde Alemania, demuestra cómo en cinco días jóvenes comunes aceptan, apoyan y aun encarnan ideas autoritarias, hasta ejercer la violencia en su nombre. Un profesor (el eficaz actor Jürgen Vogel) intenta responder a la inconcebible cuestión- -para los alumnos- -de si una dictadura podría volver a instalarse en Alemania. Antes de que los alumnos se enteren de qué va la cosa, ya han elegido al profesor como su líder, ansían sentirse compañeros y ejercitarse juntos, y pronto buscan el cómodo igualitariasmo de un uniforme y la identidad particular de un nombre, un símbolo y un hecho diferencial ante el que responder. Al espectador le queda apenas la opción de escoger bajo cual de los personajes- -el deportista, la punkie, el aplicado, la aburrida, el perezoso- -se alistaría y se subiría encantado a la ola. Y, aunque el filme tiene el problema de anunciar desde los carteles su final, no deja de ser difícil vislumbrar cuando se deja de ser un club para convertirse en un régimen. El director, Dennis Gansel, recuerda que las dinámicas de grupo funcionan en numerosos campos, entre hinchas de fútbol o en el propio movimiento antiglobalización. Pero Die Welle agrega el debate de los jóvenes y su situación presente, el papel de los colegios y los cada vez más difusos roles familiares. Los chicos están siendo reducidos a problema, nunca se los ve en positivo, por ejemplo por su valor como seres humanos La historia era conocida, si ya olvidada: En otoño de 1967, veintidós años después de la guerra, un profesor de historia de un instituto de Palo Alto (California) no pudo responder a la pregunta de uno de sus alumnos de cómo fue posible que un pueblo tan preparado como el alemán alegase ignorancia ante la barbarie nazi y el holocausto. Ron Jones propuso entonces un experimento a sus alumnos: en pocos pasos y con el consentimiento de todos instauró un régimen de disciplina comunal y restricción de la individualidad. De modo espontáneo e inmediato la inmensa mayoría empezaron a cooperar en la formación de su nueva identidad, proponer una vestimenta, un nombre (la Tercera Ola) o un símbolo. En días, el entusiasmo y el rigor era tal que los alumnos se vigilaban unos a otros, aislaban al disidente o deseaban proteger a su líder natural. Al quinto día, Jones puso fin abrupto a un trabajo de grupo que se le escapaba de las manos. La historia fue trasladada a una novela por Morton Rhue en La ola. Relato de un experimento de clase que fue demasiado lejos Cuarenta años después, Gansel ha querido trasladar la experiencia a la actualidad y a un apático barrio de Berlín, contextualizando a la Alemania reunificada la pregunta a los alumnos, pero cosechando los mismos exabruptos entre aburridos y concienciados, antes de dar rienda al experimento. El resultado es de vértigo, incluso para un país que sigue estudiando seriamente las claves de su descenso al abismo y donde novelas como ésta, olvidadas ya en todas partes, siguen siendo obligada lectura escolar. Conciencia a todo color R. V. El hundimiento Barón Rojo Sophie Scholl Piratas del Edelweiss El milagro de Berna Goodbye Lenin La vida de los otros o Napola del propio Gansel y también sobre la educación de un líder nazi, son filmes que reflejan una nueva apuesta por revisitar la historia desde un enfoque más comercial y emotivo, incluso casi hollywoodense. En dos semanas Die Welle La ola que se presentó con éxito en Sundance, se ha situado en el puesto número uno de la taquilla alemana, donde se estrenó el pasado 13 de marzo, y lleva recaudados más de 2,5 millones de Euros, para sólo 4,6 de coste, desbancando a éxitos del momento como Horton Las crónicas de Spiderwick o 10.000 y en España será estrenada por Aurum Producciones. El popular diario Bild ha dicho de ella que es la película de la que más se hablará este año en Alemania y para Bunte muestra qué vulnerable es la gente normal ante desarrollos autoritarios Más información sobre la película: http: www. welle. info