Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
78 CULTURAyESPECTÁCULOS www. abc. es culturayespectaculos VIERNES 11- -4- -2008 ABC El Tribunal de Cuentas desvela irregularidades en Cultura en 2004 Un informe cuestiona la adquisición de bienes, las contrataciones y las subvenciones SUSANA GAVIÑA MADRID. La compra de piezas falsas, pago de intereses de demora, la falta de documentación y seguimiento de determinadas subvenciones (existe un desfase fabuloso con la Fundación Colección Thyssen- Bornemisza) y la adjudicación de contratos de obras y servicios son algunas de las disfunciones que ha detectado el Tribunal de Cuentas en un informe, al que ha tenido acceso ABC, en el que analiza la gestión del Ministerio de Cultura en 2004, primer año de legislatura de Carmen Calvo. Si bien en el documento se justifican algunas de las anomalías debido a la falta de personal, algo que asegura se ha corregido en los últimos años, lo cierto es que son numerosas las deficiencias. En el apartado de contratos, y por citar un ejemplo, el informe se refiere al servicio de seguridad de la nueva sede del Museo de Altamira, que se tramitó sin cumplimentar la documentación procedente y sin ser sometido el gasto a fiscalización previa, siendo convalidado posteriormente por el Consejo de Ministros nocía la intención de semejante compra, para la que no había sido consultado- -algo que se suele hacer cuando se va a realizar una adquisición- Sin embargo, lo que parecía un regalo se convirtió en una pesadilla pues los expertos del museo cuestionaron inmediatamente las piezas- -si hubieran sido auténticas el valor hubiera ascendido a 600.000 euros- -y pidieron a Cultura un informe que confirmara su autenticidad. En lugar de facilitárselo, les exigió por contra que demostraran que eran falsas. Algo que se apresuraron a realizar con un informe remitido a la Dirección General de Bellas Artes y Bienes Culturales (DGBAyBC) el 13 de abril. En el documento los expertos coincidieron en afirmar que las obras eran sumamente dudosas e indignas de figurar en la colección del Museo de América La JPHE decide entonces devolver las piezas a la casa de subastas, a la que todavía no había abonado importe alguno. Sin embargo, la DGBAyBC sí tuvo que desembolsar 9.158,92 euros en concepto de transporte (París- Madrid- Amsterdam. La compra arbitraria de piezas sin contar con el apoyo de los expertos no es al parecer aislada, y se da con relativa frecuencia. Compras falsas El capítulo más jugoso es el dedicado a las adquisiciones de bienes de interés cultural, que en 2004 ascendieron a 11.067.018,22 euros. Entre las compras, el informe destaca la adquisición de varias piezas falsas adquiridas en una subasta en París en diciembre de 2004. Se trata de un conjunto mobiliario compuesto por una consola, un espejo y dos sillones de madera chapada en plata, adquiridos por un precio total de 49.568 euros, piezas por las que la Junta de Calificación, Valoración y Exportación de Bienes del Patrimonio Histórico Español (JPHE) estaba dispuesta a pagar hasta 180.000 euros. La ganga fue enviada, sin previo aviso, al Museo de América, que desco- Intereses y comisiones El Museo de América rechazó la compra falsa realizada por Cultura SIGEFREDO El informe del Tribunal de Cuentas también hace hincapié en los cuantiosos intereses de demora que fueron abonados durante el ejercicio 2004 por el retraso en los pagos a las casas de subastas, como fue el caso de la compra de un díptico consular de marfil para el Museo de Arte Romano a la sala Sotheby s de Londres. Los intereses de demora ascendieron a 73.427,31 euros. Otros casos ilustrativos de la falta de rigor se refieren a la compra de dos obras de Braque, en cuyo expediente no hay ningún informe de valoración de Bellas Artes: Inoperancia e ineficacia En el apartado de Análisis de eficacia, eficiencia y economía de la Dirección General de Bellas Artes y Bienes Culturales (DGBAyBC) el informe hace todo lo contrario, pues señala la inoperancia de los indicadores y objetivos fijados por esta institución en el programa Cooperación, promoción y difusión cultural en el exterior y califica de ineficacia de la definición el programa que se ocupa de Exposiciones En lo que se refiere al programa de Protección del Patrimonio Histórico afirma que presenta unos objetivos e indicadores inadecuados e inservibles para el cumplimiento de los fines de gestión y control El informe también se ocupa de la gestión del 1 cultural que en su opinión está realizada de manera improvisada a medida que se dispone de los créditos los bienes. Únicamente en la propuesta de adquisición de la JPHE se indica que el precio ofertado se considera justo señala el Tribunal de Cuentas. Las dos obras se adquirieron por 3.500.000 de euros. También es confusa la información sobre 20 cartas autógrafas de Goya, compradas por el Museo del Prado, y unos trajes de Chanel, Givenchy y McDonald, adquiridos por Cultura para el Museo del Traje por venta directa- -tras quedar desierta la subasta- pero cuya factura incluye una comisión de la casa de subastas