Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
26 INTERNACIONAL www. abc. es internacional VIERNES 11- -4- -2008 ABC Bush suspende cualquier retirada adicional de sus tropas desplegadas en Irak Se deja para al próximo ocupante de la Casa Blanca la decisión de qué hacer con un contingente de 140.000 efectivos PEDRO RODRÍGUEZ CORRESPONSAL WASHINGTON. El presidente Bush, siguiendo como era más que previsible el consejo de su comandante militar en Irak, anunció ayer la suspensión con carácter indefinido de cualquier retirada adicional más allá de un contingente que durante este verano quedará fijado en 140.000 tropas del Pentágono. A su juicio, el general David Petraeus debe tener todo el tiempo que necesite para estabilizar la situación en Irak. Un país que según ha reiterado Bush permanece como el punto de convergencia de dos de las mayores amenazas para la seguridad nacional de Estados Unidos: Al Qaida y la teocracia de Irán. La decisión de la Administración Bush supone dejar virtualmente para al próximo ocupante de la Casa Blanca- -elegido en las presidenciales convocadas para el próximo noviembre- -la responsabilidad de qué hacer con el masivo despliegue militar estadounidense en Irak. Pese a la cuestionable actuación demostrada por las fuerzas de seguridad iraquíes en la última oleada de violencia sectaria, el presidente indicó que el contingente del Pentágono asumirá en los próximos meses un papel secundario en Irak, con un especial empeño en combatir elementos terroristas afiliados con Al Qaida. Durante un discurso de media mañana en la Casa Blanca, el presidente Bush envió un claro mensaje de advertencia contra las injerencias de Irán en Irak en forma de financiación, armamento y entrenamiento a grupos extremistas que combaten contra las fuerzas de Estados Unidos y del Gobierno de Bagdad. En caso de continuar con estas actividades, Bush ha advertido a la teocracia de Teherán que América protegerá nuestros intereses, nuestras tropas y nuestros socios iraquíes Para hacer un poco más soportable el enorme esfuerzo militar para la apurada maquinaria del Pentágono, Bush también ha confirmado que las tropas americanas empezarán a ser enviadas a frentes como Irak o Afganistán con destinos de un año en lugar de los quince meses actuales. La medida de alivio se aplicará a fuerzas regulares del Ejército de Tierra que sean desplegadas a partir del 1 de agosto. Además de incluir el compromiso de que las unidades que participen en esta dura rotación pasarán al menos un año en casa antes de retornar a misiones de guerra. la forma más segura de deprimir la moral y debilitar a nuestras fuerzas sería perder en Irak En su discurso, Bush también incluyó advertencias a la mayoría demócrata en el Congreso sobre la posibilidad de incluir dentro de los presupuestos bélicos calendarios de retirada o partidas no solicitadas por el Pentágono. Ante las quejas sobre el coste desorbitado de un conflicto para el que ya se han dedicado unos 600.000 millones de dólares, el presidente argumentó que el coste de la guerra de Irak es menor a otros episodios bélicos anteriores utilizando como medida porcentajes del Producto Interior Bruto. Ante la polémica sobre facturas castrenses descomunales en tiempos de recesión, Bush indicó que el presupuesto militar durante la Guerra Fría llegó a representar un 13 por ciento del PIB de Estados Unidos. Mientras que en la actualidad el Departamento de Defensa se financia con un poco más del 4 por ciento de nuestra economía Coste que según Bush es una modesta fracción de la riqueza de nuestra nación y que no se puede comparar con el precio de otro ataque terrorista contra nuestro pueblo Destinos y dinero El secretario de Defensa Robert Gates se vio obligado a extender los destinos de combate del Army para poder enviar 40.000 efectivos de refuerzo a Irak. Aunque esa mayor presencia militar ha logrado una reducción de la violencia sectaria, el Pentágono se ha quejado del enorme sacrificio personal y familiar que estos prolongados destinos suponían para sus hombres y mujeres en uniforme. El presidente Bush reconoció parcialmente ese problema, pero ha insistido en que ABC. es Vídeo de la intervención de Bush sobre la guerra de Irak en abc. es internacional El general Petraeus conversa con Bush en la Casa Blanca Advertencias a Irán Rafael L. Bardají LA BATALLA DE LA COLINA l Congreso americano se levanta sobre la colina más alta de Washington. Y, como en todas las guerras, tomar la colina es muy importante. Irak no es una excepción. Toda vez que, co- E mo bien ha expuesto el general Petraeus, la guerra se está ganando sobre el terreno, tiene que lograr evitar que se pierda en la colina de Washington. Tal vez por ello se cuente que en un encuentro entre Petraeus y Chelsea, la hija de los Clinton, a su pregunta de ¿qué es lo que más teme usted, general? David Petraeus le respondiera: Tres cosas, mi hijita. A Osama, a Obama y a tu mama Es un mal chiste, pero pone de relieve dónde está el verdadero riesgo y el espectro de la derrota. Mucho se ha dicho ya sobre la presentación de Petraeus ante el Congreso americano. Aquí, en España, hasta la saciedad su frase de los progresos en Irak son frágiles y reversibles Pero, fuera de contexto, distorsiona el mensaje del mando militar americano. Lo que se escuchó a Petraeus, en realidad, fue lo siguiente: En los últimos meses se han logrado grandes avances sobre el terreno; no es el momento de ponerlos en peligro con una retirada prematura. Punto. Ni más, ni menos En esta vida pocas cosas son irreversibles. Y los demócratas americanos, como todos los anti- guerra de este mundo, deberían saber a su vez que la derrota tampoco lo es, por mucho que se empeñen. De hecho, en Irak ya no se está perdiendo. Tal y co- mo asegura Petraeus, Al Qaida está acorralada, los suníes colaboran y los chiíes siguen dando muestras de un claro moderantismo. No así Irán, que sigue siendo un factor desestabilizador para toda la zona. Hace seis meses, en su anterior comparecencia, la guerra se había perdido. Ahora lo que se critica es que los avances son lentos. ¿Qué dirán dentro de otros seis meses? El centro de gravedad, que decía Clausewitz, está en Washington, y el próximo presidente podrá decidir si opta por la derrota, sacando las tropas de Irak, o por el camino a la victoria. Será su elección. Palabra de Petraeus.