Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 11 s 4 s 2008 ESPAÑA 21 ¿Qué puede hacer Rajoy? En la situación actual de la derecha, la posibilidad de relevo no está en algún descontento (o descontenta) sino en quien pueda aglutinar el partido, mejorar en su caso el equipo y ofrecer mayores probabilidades de éxito en las urnas enemigos están aquí, detrás de nosotros Las elecciones fueron un fracaso para el PP que, ante un PSOE que le merecía la peor consideración, no logró en el centro- -por mucho que los análisis populares traten de anestesiar la realidad- -los votos necesarios para dar un vuelco al resultado. La insistencia del candidato derrotado en que se habían conseguido más votos, más porcentaje y esa cifra que repite (más de diez millones de votos) no cambia las cosas aunque sirve para negar que, entre los votantes del PP, exista un movimiento anti- Rajoy como se ha despertado en el seno del partido. Es decir, en la situación actual de la derecha la posibilidad de relevo no está en algún descontento (o descontenta) sino en quien pueda aglutinar el partido, mejorar en su caso el equipo y ofrecer mayores probabilidades de éxito en las urnas. Ganar es, sin duda, objetivo fundamental de un partido político y seguramente porque no ven claro que ahora pueda formularse una sucesión mejor, los llamados barones del PP, aunque evidentemente no todos, se colocaron detrás de Rajoy e incluso, según apuntan algunos, impidieron que considerase arrojar la toalla. Rajoy ha desconcertado, de todos modos, con el primer intento de consolidar su equipo en la dirección del grupo parlamentario y, en ese escenario turbado, se han vivido episodios sorprendentes. El amago de Esperanza Aguirre cuando el presidente del PP se tenía que medir con Rodríguez Zapatero y, sobre todo, el empeño de las legiones de la presidenta madrileña en crear en medio de la sesión parlamentaria una sensación de provisionalidad constituyen, además de la deslealtad, una prueba de que la discusión, a un lado la retórica, no es sobre el discurso, sino sobre la velocidad y la dirección de distintas estrategias. Es bueno que un gran partido como el PP dé curso al debate interno. Los rumores sobre los apoyos de los compromisarios para poder ser candidato (o candidata) en el próximo congreso de junio son reflejo de una cortedad de miras porque los avales para que la discusión sea posible no tienen que condicionar el apoyo posterior sino ser la base para que el debate exista. Pero este debe ser sobre proyectos y discursos. Rajoy cuenta por el momento con apoyos generalizados que algunos, para devaluarlos, tachan de circunstanciales en función del momento de convulsiones que padece la derecha, pero en política, afortunadamente, todo es circunstancial. Pero si su objetivo no es sólo seguir siendo presidente del PP, sino la consolidación de una alternativa seria al socialismo, tiene que tratar de superar la circunstancia, incluso la que internamente le es favorable. De un lado, en el primer traspiés, ha tenido que aprender la lección de la importancia de un equipo poderoso que no tiene que ser el suyo, el de sus amigos (por valiosos que sean) sino el que aporte seriamente la visibilidad de un proyecto. Los apoyos no deberían ser avales sino aportaciones. Y ahí está el gran reto de Rajoy, porque es el gran reto de la derecha en esta legislatura en la que la confrontación de ideas tiene que sobreponerse a la vaciedad de la crispación. Si el PP ha perdido es porque no ha dado con el discurso adecuado para ganar la batalla del centro y su problema no han sido las hipotéticas trampas ideológicas del PSOE, sino las propias, las que le han tendido intelectualmente muchos de los comentaristas que el propio PP ha financiado. La actitud ante la investigación del 11- M, por lo que tiene de rabieta nada razonable y de muestra de las heridas de la impotencia, es un ejemplo paradigmático. Aunque sólo sea por las circunstancias en las que se halla, Rajoy debería pensar en ello. Farmaindustria solicita un mercado único para España, y no 17 pequeños D. P. MADRID. Humberto Arnés, director general de Farmaindustria señaló, durante un desayuno de trabajo organizado por PricewaterhouseCoopers, que el escenario de relaciones vigente entre la industria farmacéutica y las administraciones públicas, fijado tras el traspaso de competencias sanitarias a las comunidades autónomas concluido en 2001, no es el más adecuado para nuestro país. Hay que preservar un mercado único, evitando su fragmentación en 17 pequeños mercados Arnés destacó igualmente que es preciso un cambio en el modelo para alinear los intereses públicos y privados, crear un marco regulador estable y predecible que garantice el equilibrio entre los diferentes intereses del sistema, esto es, el acceso a los medicamentos innovadores, la contención del gasto público y el desarrollo de la industria farmacéutica Arnés ha apuntado asimismo la conveniencia de suscribir un pacto entre todos los agentes del sector- -Administración Central, administraciones autonómicas e industria farmacéutica- que podría concebirse como un Plan Integral Farmacéutico, un documento que definiría un sistema de propiedad industrial homologado con los países más avanzados y un mecanismo de convergencia con Europa en materia de precios de los medicamentos innovadores. Germán Yanke or muy convencido que estuviese el presidente del PP de que iba a ganar las elecciones, ni a él se le ocultaba que había en su propio partido quienes esperaban que las perdiese para iniciar el proceso que, como se sabe, sus promotores conciben más como de sustitución que de mera sucesión. El triunfo en los comicios municipales de mayo del pasado año, en las que la derecha obtuvo más votos que el Partido Socialista, ya fue valorado por estos mismos, naturalmente en privado, de modo ambivalente: se había ganado, sí, pero el resultado avalaba a Mariano Rajoy, al que consideraban un candidato perdedor para obtener el poder. Como en la anécdota del joven miembro de los Comunes que se sienta en la primera fila de la cámara junto al jefe de grupo y comenta que no pensaba que, enfrente, los enemigos estuvieran tan cerca, Rajoy podría responder como este último: No, amigo, esos son nuestros adversarios; los P Es bueno que un gran partido como el PP dé curso al debate interno. Los rumores sobre los apyos de los compromisarios para poder ser candidato son reflejo de un cortedad de miras El Instituto de Empresa quiere hacer de Segovia el Oxford continental M. ASENJO SEGOVIA. El Instituto de Empresa (IE) presentó ayer en Segovia IE Universidad, una institución distinta e internacional con vocación de ser la mejor universidad privada del sur de Europa según afirmó su nuevo rector, Santiago Íñiguez de Onzoño, quien estuvo acompañado por el presidente del consejo de Dirección, Rafael Puyol. El proyecto, tiene un claro enfoque internacional e integrará la formación en gestión empresarial y el espíritu humanista en todos sus programas Sus impulsores quieren que Segovia sea el Oxford continental ya que en dos años, en los que se invertirán 20 millones de euros, el 80 del alumnado de la Universidad será extranjero. El próximo curso 2008- 2009 IE Universidad impartirá títulos de grado en Arquitectura y Comunicación, que contarán con programas adaptados a las exigencias de Bolonia, Periodismo, Psicología, Ingeniería de Edificación, Ingeniería Técnica de Telecomunicaciones, Historia del Arte y Turismo. Asimismo, tiene una amplia oferta de posgrados, entre los que destacan los masters en Gestión de la Seguridad, en Gestión de la Comunicación en Redes Sociales y en Diseño del Rafael Puyol, presidente del consejo de Dirección (a la izquierda) y Santiago Íñiguez Onzoño, rector de IE Universidad EFE Espacio de Trabajo. La oferta académica será bilingüe (inglés- español) y combinará formación presencial y online. IE Universidad cuenta con 1.400 alumnos- -su objetivo es duplicar esta cifra- -y está diseñando un claustro integrado por expertos nacionales e internacionales. Con este ambicioso proyecto- -afirma su rector- -estamos creando un nuevo modelo, donde los profesores y los conocimientos fluyan entre los diferentes programas académicos, tanto dentro del campus de Segovia como en el entorno digital Se trata de una estructura que supera las tradicionales divisiones departamentales y la parcialización del conocimiento Su campus principal se encuentra en el antiguo convento de Santa Cruz la Real de Segovia, un edificio declarado monumento histórico en 1931.