Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
18 ESPAÑA El nacionalismo vasco se radicaliza s Los planes del PNV VIERNES 11 s 4 s 2008 ABC Edurne Uriarte DECENTE LA ESPAÑA El PNV renunciará al referéndum con un nuevo Estatuto que incluya Navarra Quieren que les saquemos del embrollo que creó Ibarretxe replica el PSOE M. LUISA G. FRANCO G. SANZ BILBAO MADRID. El PNV insiste en poner en valor, aunque no sea imprescindible, la abstención de sus seis diputados en la investidura de Zapatero como presidente del Gobierno. Ayer, su presidente, Íñigo Urkullu, aparentó no darse por enterado de que Zapatero huye de atarse a ninguna formación en este inicio de legislatura y mucho más- -según dijo el martes- -de embarcarse en aventuras inconstitucionales. Tanto el como Juan José Ibarretxe tiene previsto entrevistarse con Zapatero en junio. Urkullu compareció en rueda de prensa 24 horas antes de la investidura, para proponer su renuncia al referéndum soberanista de Juan José Ibarretxe, el próximo 25 de octubre, a cambio de que el PSOE resucite las conversaciones de Loyola con las que ambos, junto a Batasuna, intentaron en octubre de 2006 dar contenido político al llamado proceso de paz Según el líder del PNV lo allí hablado es compatible con la Carta Magna, en virtud de la disposición adicional primera, en la que se afirma textualmente: La Constitución ampara y respeta los derechos históricos de los territorios forales. La actualización general de dicho régimen foral se llevará a cabo, en su caso, en el marco legal de la Constitución y de los Estatutos de Autonomía Por tanto, eso no puede ser excusa para que el PSOE se niegue a pactar hasta que se celebren las elecciones autonómicas. La interpretación que hace Urkullu de esa disposición adicional no tiene base en la doctrina del TC, que ya ha reconocido la actualización de esos derechos históricos, pero, si el PSOE aceptara, serviría en bandeja la excusa para desconvocar la patata caliente del referéndum. En el fondo, late el temor de la dirección del PNV a perder las próximas elecciones autonómicas, tras su fracaso el 9 de marzo. Y esa es, precisamente, la razón, según fuentes de la dirección federal socialista consultadas por ABC, por la que ni Zapatero ni el PSE van a dar un balón de oxígeno al PNV Quieren que les sa. quemos del embrollo en el que les metió Ibarretxe dijo ayer gráficamente un alto cargo socialista a este periódico. Es una propuesta confederal que ni el Gobierno ni el PSOE están dispuestos a aceptar dijo la misma fuente, sin entrar a valorar por qué entonces el PSE sí habló de ello en Loyola. a decencia es como la paz. A ver quién se pone a cuestionarla. Que te tilden de agresivo o guerrero es desagradable. Pero que te consideren indecente es demoledor. Y como nadie está por la labor de liderar la España indecente, la España decente, la protagonista del discurso de Zapatero, ha salido indemne en las primeras reacciones al debate de investidura. Limpia e inocente, como corresponde a una persona decente, y con las mismas trampas que sus dos angelicales primos de la pasada legislatura, el diálogo y la paz. La trampa más burda, el mensaje de que España será decente en la medida en que el Estado asuma todos y cada uno de los gastos correspondientes a lo que Zapatero considere derechos sociales. Hasta el derecho de que no frustren tus expectativas de tener una vivienda como dijo en su discurso. Todo aquel que no esté dispuesto a financiar con sus impuestos los derechos sociales que Zapatero designe será un indecente. Lo que comienza a colocar el Estado del Bienestar en una peligrosa frontera, en su sospechoso uso para mantener la fidelidad de voto en determinadas capas sociales. En su manipulación para objetivos políticos partidistas, aunque se les llame derechos sociales. Y en la cada vez más completa desconexión entre la voluntad de quienes financian, los ciudadanos que pagan, y el uso de sus contribuciones. La trampa más sutil es, sin embargo, la de la otra España decente del discurso de Zapatero. La que sustituye por un disfraz lo único que puede ser España, una nación con Estado y fronteras. Sea el disfraz de la eficacia, de la prosperidad, de la seguridad o de la igualdad de género. Asuntos muy importantes todos ellos pero que deben sustentarse en alguna nación de la que Zapatero no quiso hablar porque ni está seguro de su contenido ni quiere discutirlo con los nacionalistas que sí saben lo que no quieren en su contenido. La idea de nación, la idea de España de Zapatero, quedó completamente inédita de nuevo. No sólo porque no la tenga clara sino también porque no quiere que su España decente sea un obstáculo para los pactos con los nacionalistas. L Íñigo Urkullu, presidente del PNV ción contra ANV que han presentado conjuntamente ambos partidos en Mondragón para condenar el asesinato del ex concejal Isaías Carrasco no tiene nada que ver con otros posibles acuerdos o pactos Para el presidente del EBB, lo de Loyola respetaba el marco jurídico a pesar de que en aquel documento se reconocía la identidad nacional del pueblo vasco se defendía que las instituciones del Estado respeten las decisiones adoptadas por la ciudadanía vasca y se comprometían a promover la creación de un órgano institucional común para el País Vas- AFP No habrá acuerdos inmediatos De hecho, casi a la misma hora en que Urkullu desayunaba en Bilbao con los periodistas, José Blanco, vaticinaba en TVE grandes acuerdos con los nacionalistas pero a lo largo de la legislatura no ahora. Aclaró, en este sentido, que la mo- Urkullu reconoce que los socialistas prefieren que los nacionalistas se cuezan en su salsa y decidan las elecciones Rectificación del calentón de Egibar en Mondragón BILBAO. La presentación ayer, en Mondragón, por parte de PNV y PSE, de la moción en la que se exige a la alcaldesa y los concejales de ANV que condenen la violencia o que dimitan supone el primer paso de la ejecutiva del PNV para rectificar lo que ayer Iñigo Urkullu calificó como calentón de Joseba Egibar al exigirle la semana pasada el socialista Manuel Huertas que aclarara si apoyaba o no la moción M. L. G. F. de censura a la alcaldesa, sin explicaciones previas. Urkullu reconoció ayer que el PNV se equivocó en Mondragón, pero no recriminó a Joseba Egibar su actitud, puesto que no contravino ninguna decisión de la ejecutiva del partido, que no se había pronunciado aún sobre el tema. Los socialistas vascos aclararon ayer que el PNV se ha comprometido a dar el siguiente paso que le exigía el PSE, es decir, apoyar la moción de censura, en el caso, más que probable, de que la alcaldesa de Mondragón no condenara la utilización de la violencia para obtener fines políticos. co y Navarra, con atribuciones ejecutivas y legislativas Zapatero, que mañana se enfrenta en solitario a una segunda votación con sólo sus 169 diputados y la abstención de IU y los partidos nacionalistas, no quiere ni oír hablar de ello. Nada de arriesgar a mayor como le pidió el portavoz del PNV Josu Ekoreka, en el Pleno del martes. Los socialistas están convencidos de que esa consulta no se va celebrar porque es ilegal y creen que lo que hará Ibarretxe en el Parlamento vasco, cuando acuda en junio a pedir autorización, será transformarlo en un adelanto electoral, para convertir los comicios en un plebiscito. De lo contrario, se verá abocado a que su consulta, además de ser ilegal, sea avalada por los diputados del PCTV algo que el PNV teme. La alternativa es elecciones anticipadas en las que los peneuvistas no las tienen todas consigo. Por eso, Urkullu reconoció ayer que lo que quiere el PSOE es que se cuezan en su propia salsa ABC. es Más información sobre la estrategia del PNV en abc. es