Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
8 OPINIÓN VIERNES 11 s 4 s 2008 ABC CARTAS AL DIRECTOR Pueden dirigir sus cartas a ABC: Por correo: C Juan Ignacio Luca de Tena 7. 28027 Madrid Por fax: 913 203 356. Por correo electrónico: cartas abc. es ABC se reserva el derecho de extractar o reducir los textos de las cartas cuyas dimensiones sobrepasen el espacio destinado a ellas. Linchamiento injusto a un juez cabeza de turco La gestión del agua de Zapatero Uno de los asuntos que permiten entrever el talento e idiosincrasia del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, en estado puro es el del agua y su aprovechamiento. El Gobierno que le precedió, presidido por José María Aznar, le legó un plan concreto, aprobado por ley, con las obras a ejecutar perfectamente identificadas y con los aprovechamientos definidos. Ah, y con una financiación muy importante comprometida por la Unión Europea para su ejecución. En este estado de cosas irrumpe Zapatero en escena. Su programa de actuación es simple: deshacer lo que hizo el Partido Popular. No le duelen prendas en derogar el Plan Hidrológico Nacional- -exigencia de su socio en aquel momento, Esquerra Republicana de Cataluña- -mediante real decreto ley (fórmula legislativa a emplear en los casos extraordinarios y de urgente necesidad) y promete como alternativa para abastecer de agua las tierras receptoras la procedente de veinte desaladoras en construcción que entrarían en servicio en 2008, solución mágica que anuncia pomposo y enfático. Como consecuencia de esa decisión se paralizan absolutamente las obras del Pacto del Agua (construcción de embalses en la cabecera del Ebro) con lo que no se aumenta la capacidad de almacenamiento de agua y se pierde la multimillonaria financiación proveniente de Europa para la misma. Pero el tiempo es un juez inexorable y 2008 ha llegado. Y la realidad es que no se han construido las desaladoras; que las zonas agostadas por la sequía han aumentado, sumándose al Levante, Murcia y Andalucía ahora Cataluña, que reclama el trasvase cuya derogación exigió; que no se han hecho las obras del Pacto del Agua y, por tanto, no hay capacidad de almacenamiento; y que hemos perdido la financiación europea. ¿Se puede hacer peor? Es difícil, pero ZP seguro que puede. Jesús Bielsa Gargallo. Zaragoza Por mi propia experiencia como abogado, ejerciente en Sevilla desde hace más de trece años, estoy en condiciones de afirmar que Rafael Tirado es un excelente profesional de la Judicatura: minucioso en el examen de las causas, riguroso en el fundamento de sus resoluciones y justo en el fondo de las mismas. Lo que ha sucedido en el caso que hoy es el debate nacional no es culpa del juez Tirado, ni es culpa del fiscal que intervino, ni es culpa de ningún funcionario. Lo que ha sucedido en el Juzgado Penal número 1 de Sevilla podría haber sucedido (y de hecho sucede todos los días en los distintos órdenes jurisdiccionales) en cualquier juzgado de España. He oído y he leído estos días lo que a mi juicio son muchas barbaridades, opiniones completamente desautorizadas y excesivas que- -incomprensiblemente- -han encontrado púlpito para su difusión masiva, y esto sí que merece un debate profundo: el tratamiento informativo de ciertos temas. Sin embargo, echo en falta estos días voces autorizadas que expongan claramente lo que la mayoría de los profesionales del Derecho piensan y sienten: que lo sucedido en el desgraciado asunto de la niña Mari Luz no es más que un fallo del sistema, una consecuencia directa (y necesaria) de la absoluta carencia de medios materiales y humanos con que de manera heroica los jueces, secretarios, fiscales y funcionarios en general hacen funcionar la máquina de la Justicia. Dejemos de linchar injustamente a los buenos profesionales, dejemos de señalar injusta e irresponsablemente con el dedo a una persona concreta y que este lamentable y trágico sucedido sirva para afrontar de una vez por todas con el rigor y la seriedad que se merece el debate necesario de la precariedad de medios en la Administración de la Justicia. Emilio Lechuga Pereira Sevilla demos ser multados si lo utilizamos en vez de la lengua cooficial en el rótulo de una tienda. Todo esto no tiene parangón en ningún otro país del mundo. Visto el cariz de la situación y la continua escalada de imposiciones, es perentorio en esta nueva legislatura llegar a un pacto de Estado por la lengua entre los dos grandes partidos que garantice algo tan elemental como la posibilidad de educar en España a un hijo en español, así como la libertad en comunidades bilingües para utilizar una u otra lengua en un comercio sin multas ni sanciones. En definitiva, un acuerdo de sentido común que compartiría la inmensa mayoría de españoles. Señores del PP y del PSOE, está en sus manos. José Martínez Tortosa (Barcelona) José Vázquez Pérez (Vigo) y Carmen Gutiérrez (Bilbao) Sarkozy y ETA Cuando los españoles estamos cansados de escuchar a la comunidad internacional definir a ETA como grupo separatista le llena a una de satisfacción oír a Sarkozy afirmar, al recibir el premio de la Fundación Broseta, que España podrá contar con él porque no escatimará esfuerzos para acabar con la banda y que perseguirá a los asesinos de guardias civiles españoles, como si se tratase de muertos franceses, prometiendo que el suelo francés no será la retaguardia de la banda terrorista. Le hace a uno sentir que no se encuentra solo ante el enemigo cruel, sobre todo cuando en nuestra propia casa, en España, tenemos que padecer la tibieza, la indecisión, la falta de nobleza y claridad de nuestros gobernantes, que raras veces se muestran decididos a terminar con el terror, cuando no manifiestan una decisión precisa, respaldada con acciones concretas, que puedan ofrecer al ciudadano una mínima esperanza de que estamos acabando con este calvario. El pueblo sólo percibe que quienes mandan hoy en nuestro país juegan con dos barajas: con una se les hincha el pecho, declarando su firme rechazo contra el terrorismo, y con la otra se esconden para hablar de negocios sucios que sólo emponzoñan y vician la vida política y social. Ojalá seamos capaces, al menos, de tener la firme determinación de Nicolas Sarkozy, que si al fin no logra sus objetivos, con su actitud clara y transparente, al menos proyecta un sentimiento de confianza de que se camina por el sendero adecuado. Beatriz Martos Correo electrónico curso, cosa que ocurrió el 28 de noviembre de 2007. Pues bien: contraviniendo sus propios reglamentos y la propia normativa interna del Ministerio, aún en este mes de abril de 2008 ni siquiera se nos ha informado de cuándo podremos tomar posesión de nuestros respectivos destinos, ganados a pulso y tras unos duros exámenes celebrados en mayo del año pasado. No nos dan ni razones, ni plazos, ni información. El perjuicio económico para todo el colectivo es evidente, habida cuenta de que durante este año ya ha habido varios concursos a los que no hemos podido acceder por no pertenecer al grupo C 1. Por lo tanto, quiero responsabilizar al Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales de no preocuparse en absoluto de la promoción laboral de sus empleados, tal y como se indica, entre otros, en la Constitución española y en el Estatuto Básico del Empleado Público, y exijo que todos nosotros seamos nombrados funcionarios pertenecientes al Grupo C 1 desde el día primero del mes de diciembre de 2007. Y que se cumpla la ley, como nosotros la cumplimos. Manuel Garrido Zamorano Granada La burbuja se pincha para la inmigración Si hace unos meses las empresas inmobiliarias se disputaban los inmigrantes para contratarlos como mano de obra barata, hoy estos mismos trabajadores se suman al grupo de parados, cada día mayor. Las industrias automovilísticas e inmobiliarias han sido durante años un sólido pilar, un soporte resistente y dinámico de la economía española. Hoy estos dos puntales comienzan a caer como un castillo de naipes, con una celeridad ante la que apenas da tiempo a reaccionar para poner en marcha planes de choque que contrarresten sus consecuencias. Hay decenas de empresas de servicios que dependen del sector inmobiliario y que también se están viendo afectadas, con la consiguiente sangría de puestos de trabajo. Si bien es cierto que el escenario actual, con la realidad crítica de la economía mundial, está repercutiendo en España, también contamos con sesudos estadistas, analistas y estudiosos, con insignes titulaciones académicas, que podrían haber pronosticado, simplemente mirando al horizonte de las economías y su tendencia, y haber provisto medidas para que las repercusiones hubieran sido las mínimas. Me cuesta creer que esta situación, de la que nadie hablaba hace un año, nos haya sobrevenido como si de un tsunami se tratara. Carmen López Lefond Correo electrónico Pacto de Estado por la lengua En los últimos años ha aumentado el descontento por las imposiciones lingüísticas en Cataluña, Galicia y el País Vasco. A una parte muy considerable de la población española no se nos permite educar a nuestros hijos en español. O incluso po- Soy funcionario de la Tesorería General de la Seguridad Social en Granada. Quiero, mediante estas líneas, denunciar la incompetencia del Ministerio de Trabajo para con sus trabajadores; concretamente con los funcionarios pertenecientes al grupo D que aprobamos nuestra promoción interna de acceso al grupo C. Según las bases de la convocatoria, aprobada en el mes de marzo de 2007, los aprobados- -un total de 650 personas- -deberíamos tomar posesión durante el ejercicio económico de 2007, una vez resuelto definitivamente el con- Incompetencia en el Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales