Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 10- -4- -2008 CULTURAyESPECTÁCULOS 79 Arriba, un fragmento de la parte superior del Dos de Mayo antes y después de la restauración. Abajo, otro fragmento de la parte inferior del Tres de Mayo con las sustanciales mejoras tro trabajo no es reproducir el original, sino simplemente disimular los daños Los trabajos del Dos de Mayo han tardado un año; los de Los Fusilamientos sólo cuatro meses. Sabíamos por un documento del 24 de febrero de 1814 que Goya se dirigió al regente, don Luis de Borbón, para ofrecerse a perpetuar por medio del pincel las más notables y heoicas acciones o escenas de nuestra gloriosa insurrección contra el tirano de Europa Se le concedieron 1.500 reales de vellón mensuales y los materiales para realizar estas obras. Ahora, durante estos nuevos trabajos de restauración, ha salido a la luz en el Archivo de Palacio un nuevo documento muy interesante sobre el pago de los marcos entre junio y noviembre de 1814. En él se especifica que están destinados al cuarto del rey No se sabe si los colgó o no en sus dependencias. Elisa Mora ha llevado a cabo otro interesante descubrimiento: en un momento ambos cuadros estuvieron pegados cara contra cara porque se ha traspasado la pintura de uno al otro. La novela es como un beso, no se puede explicar a priori dice Ruiz Zafón J. C. D. MADRID. Los libros se descubren leyendo, asegura Carlos Ruiz Zafón, cuya nueva novela, El juego del ángel aparecerá publicada el próximo 17 de abril. Requerido para adelantar algo del nuevo título, insiste en que los libros se descubren leyendo, disfrutando de la experiencia literaria, no en resúmenes de dos líneas Zafón define El juego del ángel como una novela con argumento independiente de La sombra del viento aunque los lectores que hayan leído esta novela encontrarán muchos elementos que podrán conectar y que creo añaden un nivel adicional de disfrute e intensidad a la lectura Zafón también piensa que lectores que no hayan leído su obra anterior quizá se sientan tentados de adentrarse ahora en ella. Carlos Ruiz Zafón asegura que en las páginas de su nueva novela podremos reencontrarnos con algunos personajes de la anterior, pero de un modo que puede sorprender. La idea detrás del ciclo de cuatro novelas ubicadas en la Barcelona del Cementerio de los Libros Olvidados es que cada uno de esos libros sea una puerta de entrada a un universo que crece y se enriquece con cada lectura, sea cual sea el orden en que se lean las novelas o aunque solo se lean dos o tres Siete años han pasado desde la publicación de La sombra del viento de la que se han vendido 10 millones de ejemplares en 50 países. Todo ello ha contribuido a que se haya alargado en el tiempo la aparición de El juego del ángel porque, como dice su autor, lo más difícil ha sido encontrar el tiempo y la concentración necesarios para sacarla adelante. Su consecución no supone el establecimiento de una rutina a la hora de sentarse a escribir. El ritmo de trabajo lo marca el momento en que me encuentro en la escritura dice Zafón. Al principio escribo dos o tres horas al día y dedico muchas más a pensar en el libro, en la estructura y en los elementos a emplear. A medida que avanza el proceso trabajo sobre el terreno más horas, normalmente de noche, y empiezo a reescribir y reconstruir sobre la marcha. Hacia el final puedo llegar a escribir y reescribir casi 12 horas al día o incluso mas El siguiente paso pertenece al lector, a su capacidad para descubrir los guiños literarios. Es como un beso. No se puede explicar a priori Procesión de muerte y terror total. A Pérez Sánchez y los restauradores extranjeros que ya han visto el resultado les ha parecido muy bien. No se trata de marcar un hito en la Historia sino de ver lo que hizo Goya. La Guerra Civil está por todas partes. No creo que necesitemos que se centre en este pobre cuadro de Goya. Desde el Prado queremos que se vea en el mejor estado posible. Antes de esta restauración no lo miraba nadie. No entendías nada en él. Ahora es completamente diferente. Todo te va llevando a la zona de la composición que quiso marcar Goya: el acuchillamiento del mameluco, estando ya muerto. Esa furia, esa violencia irracional que representa Goya en este cuadro es un estudio sobre la violencia extrema de los seres humanos En cuanto a la reitegración de la pintura perdida en el Dos de Mayo explica Manuela Mena que los tierras, grises y ocres se han logrado a través de pequeñas rayas rojas, ver- des, azules... Se camuflan las lagunas del original y se entiende la lectura del conjunto. No hay un color, sino una mezcla de colores. De lejos lo funde tu ojo. La tinta neutra, esa tonalidad roja que tenía el cuadro, interfería y destruía la composición de Goya totalmente En esta restauración se han empleado unas estupendas fotografías en blanco y negro del cuadro original, tratadas con ordenador. Además, se han eliminado de ambas obras los barnices acumulados durante los últimos setenta años que aportaban un velo amarillo que alteraba la visión de los colores originales de Goya. Las telas han sido nuevamente barnizadas, con una resina natural. Todo ello hace que ahora se puedan apreciar detalles técnicos y pinceladas que permanecían ocultas en estas obras maestras. También nosotros hemos redescubierto estas obras- -afirma Manuela Mena- Ahora, por ejemplo, podemos apreciar el uso de la espátula arrastrando la pintura, y está toda la luz que Goya quiso dar. Siempre se reconoce un cuadro suyo por la luz A pesar de los daños provocados por el accidente, la conservación de ambas obras es excepcional, afirma Enrique Quintana, quien subraya: No tratamos de falsificar ni de buscar los colores de Goya. Nues- En un documento que se ha hallado consta que ambas obras estaban destinadas al cuarto del rey Ambos cuadros estuvieron pegados cara contra cara, pues se ha traspasado la pintura de uno al otro Manuela Mena defiende el carácter de díptico de estas obras: En el documento hallado se habla de las composiciones del Dos de Mayo y es que todos los hechos ocurrieron durante ese día. No es una valoración gloriosa y épica de los patriotas. En el Dos de Mayo el rojo del centro es como una muleta que te obliga a mirar allí y te atrae de nuevo. La sangre que gotea te lleva a los muertos. Lo que hicieron por la mañana (Dos de Mayo) lo están pagando por la noche (Tres de Mayo) Los mamelucos y los dragones de la emperatriz eran la tropas de elite del ejército de Napoleón, que estaban invictos. Esa matanza lleva a la procesión de muerte y terror del otro cuadro. No hay héroes. Los están fusilando, están aterrorizados... Es una reflexión sobre la violencia. No hay una lectura épica, sino crítica Los únicos que miran al espectador en ambos cuadros, subraya Manuela Mena, son los caballos: Lo utiliza Goya desde siempre. Los animales irracionales transmiten la racionalidad, mientras que a los hombres les deja la locura Para Robert Hughes, Goya es el primer reportero gráfico de guerra de la Historia. Aunque se descarta que pudiera haber vivido in situ los hechos que pintó, tuvo la genialidad de que pareciera que fue testigo excepcional. En sus cuadros no hay vencedores ni vencidos- -apunta Mena- Es la locura llevada a la exasperación. Y para eso Goya emplea todo: el color, la luz, la anatomía, la profundidad, la perspectiva... El aire pesa y la luz es húmeda