Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 10 s 4 s 2008 MADRID 51 Una mujer por doce bolsas de sal Lingotes, armas, utensilios agrícolas, joyas, instrumentos musicales... Todos ellos perdieron su función utilitaria para convertirse en moneda de cambio en el continente africano. Una espectacular colección nos desvela su historia POR MABEL AMADO MADRID. El ganado se utilizaba para pagar impuestos, una esposa o una deuda de sangre. Los minerales, como la sal, servían para comprar una mujer, mientras que los tejidos eran destinados al pago de dotes y ofrendas. Incluso las conchas de moluscos llegaron a tener más valor que el oro y con 5 ó 6 puntas de lanza se compraba un esclavo. La historia del dinero en las culturas africanas es un apasionante viaje que ahora nos invita a realizar el Centro Conde Duque a través de la colección Alberto JiménezArellano Alonso. Desde hoy, la Sala de Bóvedas acoge Forma y valor. Monedas africanas tradicionales una excepcional muestra que, por primera vez, exhibe al público una de las mejores colecciones del mundo de monedas tradicionales africanas. Organizada por la Fundación Banco Santander en colaboración con la Fundación Alberto Jiménez- Arellano Alonso y el Ayuntamiento de Madrid, su objetivo es dar a conocer unos objetos- -235 piezas- -que, casi hasta 1970, se utilizaban para realizar pagos, intercambios, donativos y ofrendas. De esta manera, la muestra reivindica el lugar que ocupan las monedas africanas en la historia del dinero y se acerca un poco más a las diversas culturas que las utilizaron hasta bien entrado el siglo XX. No en vano, las monedas son un reflejo de la sociedad, las creencias, la cultura, la economía e, incluso, el desarrollo tecnológico de cada uno de estos pueblos. La comisaria de esta exposición es Ruth López- Diéguez, directora gerente de la Fundación Alberto Jiménez- Arellano Alonso, entidad con sede en Valladolid. Con ella realizamos ayer un recorrido por la muestra, que se ha estructurado en grandes áreas que responden a la forma de cada moneda. Ésta viene definida por el objeto del que procede: un arma, un apero de labranza, un instrumento musical o una joya. Partimos de una zona de acogida en la que se exhibe un gran mapa del continente africano. Dentro de esta represen- Para saber más Qué: Exposición Forma y valor. Monedas africanas tradicionales Dónde: En la Sala de Bóvedas de Conde Duque (Conde Duque, 9- 11) Cuándo: Del 10 de abril al 1 de junio. De martes a sábados, de 10.00 a 21.00 horas, domingos y festivos, de 10.30 a 14.30. Lunes cerrado. Visitas guiadas, de martes a sábado, a las 11.00 y 19.00 horas. Cuánto: Entrada gratuita. Hasta bien entrado el siglo XX tación se sitúan, simbolizadas por un signo, la tipología de las monedas, el nombre (en los casos en que se conoce) la cultura que los utilizó- -la muestra recoge cerca de sesenta- -y el nombre actual del país de procedencia. Tras situarnos geográfica y culturalmente, una primera vitrina nos acerca las monedasmercancía o dinero no metálico Conchas de caurís, ágatas, piedras rayo y tejidos de algodón se convirtieron en elementos de trueque, aunque no eran monedas en sí mismas. Pasamos a la primera sala, que reúne la moneda de metal. La mayoría de los objetos expuestos son instrumentos musicales y agrícolas que perdieron su función utilitaria original para convertirse en un medio de pago y en un símbol o Así, encontramos formas que recuerdan azadas, arados, palas y estribos. Las primeras cobran gran majestuosidad cuando se utilizaban para pagos matrimoniales. Como recordó López- Diéguez, las azadas de Sudán se destinaron fundamentalmente para el pago de la dote, que suponía una compensación a la familia de la novia por la pérdida de los A la izquierda, moneda- arma de la cultura Lobala (República Democrática del Congo) A la derecha, monedas- lingote de Nigeria, realizadas en hierro servicios de su hija Otras, como las monedas de los Angas Mumuye de Nigeria, se colocaban a la entrada de la residencia del nuevo matrimonio como señal de la unión. La sala de barras y lingotes ya no exhibirá copias de objetos útiles, sino materiales trabajados en bruto a los que se da una forma delicada para convertirlos en valiosos. Entre ellos destacan las pulseras o manillas que los ingleses llegaron incluso a fabricar para realizar los pagos de mercancías en África. También encontramos objetos que imitan serpientes o gacelas y tobilleras y brazaletes para el día de la boda, además de las piezas más antiguas de la exposición: las cruces de Katanga o de San Andrés, que se sitúan en torno a finales del siglo XVII y principios del XVIII. Concluye el recorrido por la sala de monedas- arma, que exhibe objetos que las imitan aunque nunca se utilizaron como tales. Son cuchillos voladores, lanzas, ballestas y hachas que circularon aún a principios del siglo XX. Barras y lingotes Moneda- lingote de la cultura Luba (República Democrática del Congo Moneda- arma de la cultura Chamba (Nigeria) Cuchillos voladores, lanzas y hachas circularon como moneda- arma hasta principios del siglo XX La exposición reivindica el lugar que ocupan las monedas africanas en la historia del dinero