Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
28 INTERNACIONAL JUEVES 10 s 4 s 2008 ABC El violinista olímpico Sería un grave error boicotear los JJ. OO. de Pekín. Los Juegos son lo mejor que les podía suceder a los pueblos tibetano y chino. Y sin duda van a cambiar- -ya lo han hecho con el eco mundial de la ira- -las condiciones de vida de los tibetanos y la política china para intentar presentar las protestas como una agresión a la nación y su integridad. En eso no hay que ayudarles. Los chinos desean estos JJ. OO. tanto como sus líderes. Por mucho que les irrite el hecho de que, desde su designación como sede olímpica, se desprecien necesidades básicas debido a este proyecto de prestigio internacional. El boicot sería peor que el silencio del violín roto. Porque para la población china y para el Tíbet estas Olimpiadas pueden ser mucho más que consuelo y emoción que era la música de Stroumsa en Auschwitz. Los efectos de la mayor concentración de personas e instituciones defensoras de los derechos humanos jamás habida en la milenaria historia del Imperio del Centro irán, con seguridad absoluta, mucho más allá de lo considerado por el poder chino. Y sus consecuencias políticas serán ingentes aunque hoy impredecibles. Dada la colosal magnitud de la propaganda de los Juegos en China, la expectación despertada y la atención garantizada, será absolutamente imposible para el aparato represor chino- -por muchos esfuerzos que haga- -que los gestos, las palabras y los actos de los participantes, así como su eco internacional, no se conviertan en memoria e información de la población hasta en los lugares más remotos y de forma irreversible. Cuatro egipcios son condenados a tres años de cárcel por ser gays y tener sida Human Rights Watch alerta de que muchos seropositivos no saldrán a la luz por miedo PAULA ROSAS CORRESPONSAL EL CAIRO. La gente como tú debería ser quemada viva. No merecéis vivir Con estas palabras informó el fiscal recientemente a uno de los cinco jóvenes detenidos sobre su condición de seropositivo. Poco después lo desencadenó de la cama de hospital en la que había permanecido esposado durante dos meses, al igual que el resto de detenidos, y donde le practicaron todo tipo de pruebas humillantes e intrusivas para probar su homosexualidad. Ayer, con el mismo desprecio aunque con términos legales, un tribunal cairota condenó a estos cinco jóvenes, cuatro de los cuales son portadores del VIH, a tres años de cárcel por libertinaje Este vago término es utilizado por las cortes egipcias para penar la homosexualidad, a pesar de que ser gay en Egipto no es en sí ilegal. En Egipto siempre se ha perseguido a los homosexuales, pero la novedad en este caso es que fueron a por ellos por ser seropositivos explica a ABC Gasser Abdel Razek, de la oficina de Human Rights Watch en El Cairo. Según la ONG, estos casos sientan un terrible precedente. La sentencia intimida a otros muchos seropositivos, que ahora no saldrán a la luz por miedo, lo que hace el tratamiento y la prevención imposible se lamenta Abdel Razek. Se calcula que en Egipto hay entre 8.000 y 13.000 portadores del virus VIH, aunque podrían ser muchos más. Los condenados alegan que fueron obligados a firmar confesiones durante su detención, y al menos uno de ellos fue torturado por la Policía, según denuncia la Iniciativa Egipcia para los Derechos Personales, que se ha encargado de su defensa. Hemos apelado la sentencia, y esperamos un nuevo juicio para el próximo 7 de mayo afirma Soha Abdel Atie, subdirectora de esta ONG, quien reconoce que esperaban una resolución de este tipo. Durante la detención, los fiscales nos dijeron constantemente que los cinco tenían que ir a la cárcel ya que eran un peligro para la salud pública explica Abdel Atie. En los últimos cuatro meses, las autoridades egipcias han detenido a doce personas sospechosas de ser seropositivas. Además de los cinco jóvenes condenados ayer, otros cuatro recibieron penas de un año de cárcel recientemente también por libertinaje Uno de ellos es seropositivo, y desde que fue condenado no hemos tenido acceso a él, así que no sabemos si está recibiendo el tratamiento que necesita señala Abdel Atie, que teme que los condenados ayer sufran la misma suerte. Hermann Hace ya diez años que hice un viaje inolvidable a Marsella con mi admirado Jacques Stroumsa, un anciano judío de Salónica que fue, por designios supremos del terror nazi, el violinista de Auschwitz. Allí, como antes y después, en España y en su casa en Israel, hablamos mucho sobre la pertinencia de la belleza en el horror, sobre la terrible contradicción o macabra farsa que representaba él como artista ante un auditorio condenado a muerte. Stroumsa siempre dijo que había sido feliz rompiendo el silencio que era lo peor. La música de su violín evocaba el recuerdo de la existencia de una vida fuera de las condiciones inhumanas. Abría por un momento una espita de fresca humanidad en aquella pesada tiniebla de olor a muerte. Quienes sobrevivieron aquel infierno lo agradecieron. La mayoría que murió en las cámaras de gas seguramente también. He recordado a Jacques Stroumsa ahora que surgen tentaciones de boicotear los Juegos Olímpicos de Pekín por la terrible represión a la que son sometidos los tibetanos que no se resignan a ser esclavos del régimen chino. Sería un grave error. Esta Olimpiada es lo mejor que les podía suceder al pueblo tibetano y al pueblo chino. Y sin duda va a cambiar- -ya lo han hecho con el eco mundial de la ira- -las condiciones de vida de los tibetanos y también la política china. El régimen de Pekín, tan brutal en la imposición de sus directrices ideológicas comunistas como en la explotación capitalista esclavista de su población, no se había visto jamás ante un reto como éste. No se trata ya solo de Tíbet. Las reacciones histéricas de Pekín ante las protestas habidas- -y las que habrán de llegar de aquí a los Juegos- -demuestran que el régimen había infravalorado el potencial de indignación que su forma de gobernar genera. Ahora recurre- ¡cómo no! -al nacionalismo Saben bien que no pueden permitirse otro Tiananmen. Dependen ya demasiado del exterior Muchos guardianes de la ortodoxia se deben de arrepentir ya de haber pujado tanto y tan bien por conseguir los JJ. OO. de 2008. Serán muchos más y pronto, porque las protestas en demanda de libertad y derechos humanos han de ir en aumento. Pero saben bien que no pueden permitirse otro Tiananmen. Son ya demasiado dependientes del exterior. Por eso no es difícil sospechar fisuras en el régimen como las del trágico junio de 1989 o tras la muerte de Mao. Estos Juegos Olímpicos pueden ser los de mayores consecuencias políticas de su era moderna. Todos han de estar en Pekín, para competir y hablar claro y convertir el deporte y el arte, la música de Stroumsa, no en consuelo sino en clamor de libertad. Fisuras en el régimen Obligados a firmar AP Cinco años después de Sadam, sigue la violencia en Irak Dos soldados estadounidenses murieron las últimas 24 horas en Irak, uno por accidente y el otro en una operación de combate, al tiempo que un ataque con morteros rompía la tranquilidad en la Zona Verde, en el quinto aniversario de la caída de Sadam. En la imagen, una niña es atendida en un hospital del enclave chií de Ciudad Sadr Aunque la condena es por libertinaje este vago término es utilizado para penar la homosexualidad