Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
20 ESPAÑA La batalla del agua s La Generalitat comienza las obras por su cuenta JUEVES 10 s 4 s 2008 ABC Tuberías con las que se conectarán las cuencas hídricas para abastecer a Barcelona ABC Montilla, durante su visita oficial a Marruecos LUIS DE VEGA El Gobierno catalán ya ha comenzado las obras del trasvase del Ebro al Llobregat El PP exhibió pruebas gráficas sobre esos trabajos al consejero de Medio Ambiente ecosocialista durante una sesión parlamentaria MARÍA JESÚS CAÑIZARES BARCELONA. El secretismo que ha rodeado el trasvase del Segre, la gran apuesta del Gobierno catalán para hacer frente a la sequía, ha servido para distraer la atención respecto a otros proyectos ya en marcha. Según demostró ayer el PP, el Ejecutivo de José Montilla ya ha empezado las obras de conexión de las cuencas hídricas de Tarragona con las de Barcelona entre los municipios de Cunit y Vilanova i la Geltrú. O lo que es lo mismo, los trabajos del trasvase del Ebro. La Generalitat recupera así la propuesta incluida en el Plan Hidrológico Nacional (PHN) derogado por el Gobierno del PSOE y que fue utilizado en su día por PSC, ERC e ICV como arma arrojadiza contra el PP. Los populares aprovecharon la comparecencia del consejero de Medio Ambiente de la Generalitat, Francesc Baltasar (ICV) en el Parlamento catalán para poner en evidencia las contradicciones que la gestión del agua genera en el tripartito. Baltasar, que dio explicaciones en la Cámara catalana a petición propia, insistió en que el Segre es la única esperanza de evitar cortes de suministro de agua en la conurbación barcelonesa si no llueve en las próximas semanas. El Gobierno catalán dice no a las grandes obras faraónicas del PHN dijo el dirigente ecosocialista, pese a la reiterada negativa del Ejecutivo del PSOE, que todavía no ha presentado ninguna propuesta alternativa a Montilla. Se sabe, eso sí, que los socialistas se inclinan por el trasvase del Ebro, aunque reconocer esta opción después de su pasado antitrasvasístico es demasiado complejo. Era cuestión de tiempo que aparecieran testimonios gráficos de ese trasvase y fue el diputado del PP, Santiago Rodríguez, el encargado de aportarlos: mapas del trazado, grandes tubos y señalizaciones. Baltasar afirmó que esos trabajos responden a una petición del Ayuntamiento de Cubelles (Barcelona) ante la falta de agua existente en esta población. Sin embargo, dadas las dimensiones del tubo, unos 50 centímetros de diámetro con capacidad para 20 hectómetros cúbicos, se podría abastecer diez veces la población de Cubelles precisó Rodríguez. Éste explicó, asimismo, que la conducción pasa de largo de los depósitos de esta población y llega hasta Cunit. Al parecer, los Ayuntamientos de Cubelles y Vilanova expresaron su sorpresa ante la dimensión de esas tuberías. Rodríguez denunció el problema de credibilidad del consejero catalán, quien probablemente tiene necesidad de reafirmarse ante su posible sucesora en el cargo en alusión a la segunda teniente de alcalde en el Ayuntamiento de Barcelona, Imma Mayol, una de las asistentes al discurso de su compañero de partido. Baltasar tampoco contó con el apoyo incondicional de sus socios de gobierno, reticentes al trasvase del Segre. El PSC defendió durante la sesión la compra de derechos de riego, mientras que ERC expresó su rechazo al trasvase del Segre e ICV advirtió al consejero ecosocialista que no apoyará ninguna captación de agua que sea irreversible. Por su parte, CiU saborea todavía el éxito de haber arrancado del presidente en funciones José Luis Rodríguez Zapatero el compromiso de estudiar el trasvase del Ródano, un proyecto que según Montilla no es una solución de urgencia, pues su ejecución puede tardar años. La declaración del líder del PSOE, efectuada el martes durante el debate de investidura, no ha agradado al presidente catalán, quien calificó de broma de mal gusto la propuesta de CiU sobre el Ródano y reiteró su opción por el Segre. Desde ERC, la promesa de Zapatero fue tildada de puñalada trapera a la Generalitat El diputado de CiU y ex consejero de Medio Ambiente, Ramon Espadaler, manifestó que lo que realmente es una broma de mal gusto es que quienes llevaban pancartas antitrasvases ahora quieren hacerlos por todo el país Espadaler cree que el Gobierno catalán no puede tener una política del agua debido a sus contradicciones ideológicas y calificó de atentado ecológico pretender trasvasar agua de un río como el Segre que actualmente se puede cruzar a pie PSC, PP y CiU votaron en 2000 a favor de que el PHN incluyera la conexión de cuencas Hace ocho años, PSC, CiU y PP votaron en el Parlamento catalán una resolución en la que instaban al Ministerio de Medio Ambiente, entonces dirigido por los populares, que el PHN incluyera la interconexión de cuencas para facilitar la gestión de los recursos, optimizando su disponibilidad en época de carestía Asimismo, en el texto se solicitaba al Gobierno estudiar todas las posibles alternativas de fuente de trasvase Esa petición se formuló en 2000, cuando el trasvase del Ebro que contemplaba el PHN era todavía un proyecto en ciernes. Posteriormente, los socialistas se desmarcarían de este plan y secundaron las manifestaciones antitrasvase. CiU enmarca esos vaivenes ideológicos del PSC en la doble moral del tripartito catalán, que ahora es trasvasístico y pretende ocultarlo dijo el portavoz parlamentario, Oriol Pujol. Grandes tuberías