Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
102 GENTE www. abc. es gente MIÉRCOLES 9- -4- -2008 ABC Clooney, chico 10 (de Downing St) El actor, que se halla en Londres promocionando la cinta Leatherheads ha sacado tiempo de su agenda para visitar al primer ministro, Gordon Brown, y pedirle ayuda para Darfur POR MARCELO JUSTO SERVICIO ESPECIAL LONDRES. En su papel de mensajero de la paz de Naciones Unidas, George Clooney se reunió ayer con el primer ministro británico, Gordon Brown, para dialogar sobre la crisis humanitaria en la región sudanesa de Darfur. El actor aprovechó la première de Leatherheads la comedia de fútbol americano que protagoniza y dirige, para visitar el 10 de Downing Street, la residencia oficial del primer ministro. Éste, con su popularidad en casa por los suelos, lucía aliviado junto al actor, al que agradeció su liderazgo. Clooney, por su parte, destacó que durante la reunión habían analizado un par de maravillosas sugerencias para suministrar los helicópteros que se necesitan para el traslado de refugiados. El actor, que asumió su papel de mensajero de la paz de la ONU en enero, acaba de regresar de un viaje de dos semanas que le llevó además de Darfur por tres países esenciales para una solución de la crisis. El rol de mensajero de la paz en Darfur no le vino de casualidad. Desde poco después del comienzo de la crisis en 2003, Clooney participó activamente en campañas de denuncia contra lo que califica de genocidio a mano de los paramilitares conocidos como Janjaweed. En una visita a Sudán en 2006, Clooney experimentó el conflicto en primera persona, cuando un grupo de adolescentes con rifles AK 47 lo asaltaron en una ruta. El actor ironizó sobre el hecho de que no le reconocieran. No tienen un gran sistema televisivo en la zona Pero los políticos sí lo reconocen y eso le permite seguir transmitiendo su mensaje. El mundo tiene que despertar a lo que está pasando y decir: esto es genocidio George Clooney, ayer en Londres, momentos antes de entrar en la residencia del primer ministro británico AP