Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 9 s 4 s 2008 CULTURAyESPECTÁCULOS 87 ÓPERA Thaïs Música: Jules Massenet: Thaïs Intérpretes: I. Mulla, Á. Ódena, R. Bernal, S. Palatchi, Coro del Festival de Ópera, Orquesta Filarmónica de Gran Canaria. Director de escena: M. Pontiggia. Director musical: E. Hull. Lugar: Teatro Pérez Galdós, Las Palmas Tentaciones ALBERTO GONZÁLEZ LAPUENTE La historia de Thaïs, sacerdotisa de Venus, la diosa del Amor, es sencilla. Teniendo a sus pies la ciudad de Alejandría siente la llamada de la fe. Tras la conversión vendrá la muerte purificadora y, con ésta, la condena del cenobita Athanaël, quien tras guiarla por el buen camino se derrumba ante su encanto carnal, cuestión que, en realidad, siempre le atormentó. Obvio es decir que de la mezcla de lo erótico y lo religioso surge la tensión que da sentido a la ópera que Massenet hizo sobre el tema, una rara avis del repertorio que el Festival de Las Palmas ha rescatado como novedad para su XLI temporada. Que además lo haya hecho con enjundia tiene mucho que ver con la definición de los caracteres que hicieron los protagonistas, Inva Mulla, quien de Canarias salta ya a Madrid para un recital, y Ángel Ódena. Especialmente la primera pues su tormento fue una buena oportunidad para que la soprano albanesa desplegara matices e inflexiones. Se escucharon perfiladas medias voces y encanto allí donde todo es piadoso, íntimo y concentrado; y fortaleza, a veces algo destemplada en el agudo y hueca en el grave, cuando la voz se abría a la extraversión dramática. Y en contraste, la sobriedad del barítono Ángel Ódena dando al monje una peculiar monotonía de estilo, finalmente plegada a la autoridad de una voz con peso que cerró de forma rotunda. Pues caminando entre algún interludio instrumental cuya fama ha trascendido la obra y el ballet de rigor para lucimiento de los aplaudidos Myrna Kamara y Giuseppe Picone, la obra se hizo definitiva en el tercer acto. Ayudó, no hay duda, el progresivo empaste de la Orquesta Filarmónica de Gran Canaria, cohesionada alrededor de la batuta de Eric Hulla. También la inmediatez de la escena preparada por Mario Pontiggia. Anacrónica en el detalle decorativo, a veces rígidamente simétrica, pero en todo momento explícita en su intención de deleitar al ojo y hacer convincente y directamente comprensible una ópera cuya armada realización explica el entusiasmo del público grancanario. Los directores de Pájaros muertos Jorge y Guillermo Sempere, ayer en Málaga junto a Silvia Marsó, Alejandra Traspás y Claudia Fontán EFE Azcona nunca hubiera aceptado en vida este homenaje que le dedicamos Bernardo Sánchez Salas presentó ayer en el festival de Málaga una entrevista inédita con el guionista desaparecido, que recibió varios homenajes en el certamen JOSÉ EDUARDO ARENAS MÁLAGA. La jornada de ayer en la XI edición del Festival de Málaga estuvo marcada por méritos propios con el nombre del recientemente desaparecido escritor y guionista jerezano Rafael Azcona. Desde las doce de la mañana, hora en la que la mesa redonda titulada Los amigos de Azcona abrió los actos, toda la jornada recordó al escritor, que estuvo presente en la proyección de una entrevista inédita realizada por Bernardo Sánchez Salas- -adaptador al teatro de El verdugo donde ofrece un dato que casi nadie sabía, y es que su película preferida era Bailando bajo la lluvia según dijo a ABC; y concluyó con una emocionante gala en el Teatro Cervantes presentada por Cayetana Guillén Cuervo y Augusto M. Torres. La anécdota, si es que se puede definir así, es que todo el clamor de los actos celebrados ayer en su memoria nunca los hubiese aceptado él en vida. No le gustaban estas cosas en palabras del organizador de Los amigos de Azcona Quizá por este motivo no compareció José Luis Borau, enemigo acérrimo de todo lo que sea hablar de un amigo y compañero desaparecido. El cineasta José Luis García Sánchez fue, sin duda la persona que más habló de Azcona. Exhausto pero feliz, comentó que tras 25 años trabajando con él llegué a conocerle. La única putada que me hizo durante este tiempo fue morirse. Estoy asombrado de la cantidad de gente joven que se ha interesado en Málaga por su figura. Es muy bonito y hermoso. Le hubiese gustado. Con su desaparición ha muerto el cine español Sánchez Salas gozaba de una gran amistad con Azcona y recuerda que en la entrevista inédita le hizo pasar muy buenos momentos: Me decía que ni la censura ni el hambre agudizaban el ingenio. El hambre, además, produce enferme- Alegoría al borde de los nervios y acción ejemplar J. E. A. En la jornada de ayer se proyectaron Pájaros muertos de Guillermo y Jorge Sempere, primos (por familia) en la vida real y curtidos en el audiovisual; y Proyecto 2 del debutante, como los anteriores, Guillermo Groizard. Los Sempere sacan a la luz los secretos de los habitantes de una zona residencial de perfecta armonía tras el hallazgo de un pájaro muerto, que no tiene demasiada importancia para la historia, pero que repercute en el día a día de una gente aparentemente feliz y equilibrada. A través de la visión de lo que les está pasando, se nos muestran las grietas soterradas que llevan dentro. El reparto, encabezado por Silvia Marsó y Eduardo Blanco, es estupendo. Proyecto 2 es un claro ejemplo de que en España se puede hacer buen cine de acción. Un thriller recomendable que cuenta con Adriá Collado, Lucía Jiménez y José María Pou. dades. No se le veía, no estaba en ningún sitio y ha pasado de no existir a morirse David Trueba le conoció en 1985 y siempre le ha considerado muy real y sincero a la hora de hablar, poco dado a la invención. Le conté que quería dedicarme a escribir guiones y no me lo recomendó. Pasado el tiempo entendí por qué. Siempre tuvo un segundo empleo: negar la importancia de Rafael Azcona. Se definía como un novelista frustrado que escribía guiones para sobrevivir y odiaba la actitud siniestra en contra del cine español. Tenía una timidez explosiva El periodista Juan Cruz añadió que no se dejaba ver y tampoco cogía el teléfono, pero a Trueba sí le atendió y quedaron el mismo día de la conversación telefónica. A partir de ahí fuimos amigos asegura. El escritor Luis Alegre le conoció en un aeropuerto: Al llegar dijo quién era y comentó que seguramente nadie sabía cómo sería físicamente Era amigo de Julio Alejandro, guionista de Buñuel, a quien Azcona admiraba. Para Ángel Sánchez- Harguindey fue un gran observador de la vida Más información sobre el certamen: http: www. festivaldemalaga. com