Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 9 s 4 s 2008 CULTURAyESPECTÁCULOS 85 Como dijo Pla, en la última legislatura se ha gobernado contra alguna cosa El ex presidente de la Generalitat glosó ayer la figura del escritor catalán en Madrid A. ASTORGA MADRID. El Honorable Jordi Pujol conferenció anoche en Madrid sobre el no menos honorable escritor Josep Pla. Político y creador mantuvieron sus distancias, pero al final triunfó la ternura. Según el ex presidente de la Generalitat, Josep Pla no tenía buena opinión de él, pero aseguró que la que él tenía del noucentista era mejor: Pla hablaba bien de mi padre, aunque mal de mí- -confesó Pujol- Cuando quisimos salvar la revista Destino Pla no nos vio con buenos ojos. Él confiaba en Vergés. El final de nuestra relación fue... tierno. Mi última conversación con Pla estuvo llena de ternura. Era un personaje sentimental Así dibujó anoche al autor de Notas para Silvia el ex presidente de la Generalitat Jordi Pujol, que abrió en CaixaForum un ciclo de conferencias en torno a la figura del escritor nacido en Palafrugell, que proseguirá el crítico y editor Josep María Castellet, el escritor y corresponsal de ABC en París Juan Pedro Quiñonero, y clausurará en mayo José María Aznar. Jordi Pujol situó a Pla como el mejor escritor catalán en prosa, que tuvo buena y mala acotó. En el viaje desde Barcelona Pujol releía El advenimiento de la República y se encontró con algún artículo malísimo, pero es normal A renglón seguido lo situó como divulgador del catalán: Utilizaba muy a menudo catalanadas, catalanismos, aunque fuera de Cataluña se da la imagen de Pla como un autor que vocacionalmente quería escribir en castellano. Pla amaba su lengua y su país, y así dijo: El bilingüismo es un desastre pero no se refería- -abundó el Honorable- -a que en Cataluña hubiera dos lenguas sino a la obligación de que un bilingüismo hace escribir mal castellano. Mi lengua es mi patria se podría aplicar a Josep Pla Para Pujol, Pla era antropológicamente catalán, y si todo lo que ha escrito desapareciera habría una gran amputación observó un apasionado lector de Historia que glosó al Pla memorialista y periodista: fue corresponsal en Roma, Berlín, Moscú. Pla es un retratista de su mundo, de su entorno, de su gente: Tengo que ayudar a conservar la memoria apostillaba En este punto advirtió Pujol que la caldera de la globa- El editor Mario Muchnick expone las fotografías de su Argentina natal VANESSA JOB VALLE MADRID. Mario Muchnick es un hombre que bien podría encabezar una rebelión en contra de la fotografía digital que nos inunda en la actualidad. Para él, la foto no es un arte, es una artesanía y a la fotografía digital la ve como alejada de ese proceso que implica la técnica clásica. Es un enamorado de capturar los instantes en negativos y plasmarlos en el esplendor que dan las impresiones en blanco y negro: y así lo muestra en la exposición Volverte a ver: Argentina 1971 donde el editor argentino ofrece una selección de 175 imágenes de las más de 2.000 que hizo en un viaje de redescubrimiento de su tierra natal, de la que salió cuando tenía 12 años. La exposición abrirá sus puertas desde mañana hasta el 25 de mayo en la Casa América. Las imágenes hablan por sí mismas de los contrastes contenidos en los 2.776.889 kilómetros cuadrados de Argentina: sus cafés, su vida cotidiana en Buenos Aires y las provincias de La Rioja, Catamarca, Tucumán, Salta y Jujuy. Con las fotografías quiero que los asistentes vean la belleza no sólo del paisaje, sino de la gente con la que uno se puede cruzar en Argentina dice a ABC durante una entrevista en la que no se separa de su cámara, como tampoco lo hizo durante las cuatro semanas que duró el viaje a su tierra. La travesía la hizo junto a su esposa, Nicole, y un par de amigos, Cuca y César, armado con dos Leicas M 3, tres objetivos (de 35, 50 y 90 mm) y abundantes carretes de Kodak Tri- X. Yo mismo revelé los carretes en un baño de mi casa parisina convertido en cámara oscura. Para esta exposición y su catálogo digitalicé esos viejos negativos. Los positivos expuestos en la Casa de América y recogidos en este catálogo están impresos en mi Epson Photo R 2400 en papel fotográfico Premium Semibrillo, de la misma Epson Las fotografías de Mario Muchnick se tomaron en medio de una Argentina que era gobernada por los militares y era presidente de facto el general Lanusse. Las carreteras estaban controladas por los militares. Sobre este contexto, el fotógrafo y editor opina que desde hace muchos años la barbarie gobierna Argentina y ha habido pocos años de democracia Jordi Pujol, ayer en el edificio de CaixaForum Madrid lización y el problema de la inmigración obliga a todos los países a defender su identidad porque cuanta mayor es la población más tiene la gente necesidad de asirse a algo. Por ejemplo, a los valores básicos que nos recordó Tony Blair la noche del martes en Barcelona JULIÁN DE DOMINGO Revelado en el baño de su casa Mi lengua es mi patria La ideología de Pla A pesar de su aspecto rústico Pla es noucentista concluyó Pujol: Le gustaba ser vulgar- -mantenía, por ejemplo, los rastros de ceniza en su chaleco- pero era conservador, liberal y catalanista. Se presentaba como escéptico, pero en realidad era un sentimental. Aunque dijo que la República es una locura frenética y destructora Pla abogaba por el orden. Hoy él estaría en contra en el asunto de la enseñanza permisiva, donde el valor respeto no es muy valorado denunció Pujol. Obsesionado por la urbanidad y la peseta, Pla asistió a la quiebra de la República de Weimar y al ascenso del nazismo. Y abogó por tres valores de los que Pujol asegura que ha sido paladín en Cataluña y en España en las cuatro últimas décadas con CiU: Estabilidad, gobernabilidad, continuidad. Eso lo hemos hecho. A ver qué pasa hoy en el Congreso, aquí al lado. Pla decía que en España se gobierna contra alguna cosa En la última legislatura ha sido así