Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
52 MADRID MIÉRCOLES 9 s 4 s 2008 ABC Pamela Luque López nía relaciones sexuales consentidas con su hijastra, que entonces tenía 12 años. Indicó que se enteró del embarazo cuando le hicieron la autopsia, si bien la madre de la chica, Milagros, le había dicho que la iba a llevar al ginecólogo para comprobar si estaba encinta. Relató que la víspera de su desaparición quedó con ella en Getafe para hablar de cosas privadas sin querer precisar más. Discutí con ella. Se enfadó y me dijo que la dejara en la estación de Villaverde porque se quería ir a Atocha. Cuando la llamé no contestó Eduardo llamó entonces a Milagros para alertarla. Denunciaron su desaparición al día siguiente. A preguntas de la fiscal sobre si le clavó un objeto para provocarla un aborto, el encausado lo negó, a pesar de que la fallecida tenía una herida de tres centímetros en el periné. Uno de los policías que le detuvo, precisó que la madre le comentó que en 2001 se había encontrado a su esposo y a su hija en la cama. A partir de entonces, la joven vivía con su abuela, pasando algún fin de semana en casa de su madre. Interpelada ésta sobre si sospechaba que Eduardo podía ser el padre, replicó: Se me hace muy difícil hablar de esto. Se supo que la niña era de él Hablar de cosas privadas El acusado del intento de aborto y del crimen, ayer, custodiado por los agentes de la Policía Nacional durante el juicio CHEMA BARROSO El presunto asesino de su hijastra, a la que dejó embarazada, se declara inocente Frío y con actitud chulesca se retractó de su confesión inicial s Está acusado de intentar provocarle un aborto y de asfixiarla porque amenazó con contárselo a su madre M. J. ÁLVAREZ MADRID. Ayer comenzó el juicio contra Eduardo P. G. de 45 años, para quien el Ministerio Fiscal pide 23 años y once meses de cárcel por los delitos de asesinato y aborto en grado de tentativa. Fue en la Sección 23 de la Audiencia Provincia, en donde tuvo lugar la vista oral. En ella, el presunto homicida de su hijastra, Pamela Luque, que desapareció 24 horas después de haber cumplido 18 años- -14 de marzo de 2006- se sienta en el banquillo, acusado de haberla asfixiado introduciéndole papeles en la boca para que no gritara y apretándole el cuello. Previamente la golpeó en la cabeza para que perdiera el sentido. Luego, se deshizo del cadáver arrojándolo a una alcantarilla de la depuradora de Perales del Río (Getafe) en donde fue hallado cuatro días después. ¿El motivo? La chica estaba embarazada de siete meses del supuesto homicida, quien trató de provocarle un aborto el día de los hechos clavándole un objeto en el periné, según reveló la autopsia. La joven le amenazó con contárselo todo a su madre, lo que le llevó a acabar con su vida. El 26 de marzo, dos días después de que la Policía identificara el cuerpo, los agentes le detuvieron en Villaverde, el domicilio familiar. Tras negar su autoría, Eduardo confesó cuando lo trasladaban a los Juzgados de Getafe, ratificando su autoinculpación ante el juez, informa Ep. Sin embargo, ayer, se declaró inocente del crimen. De ahí que no encaje que fuese él mismo quien condujese a la Policía hasta el lugar del crimen y a la alcantarilla donde arrojó el cuerpo. Dos años después, el procesado vio a los familiares de Pamela, quienes le gritaron asesino cabrón y lo pagarás Los insultos se colaron en la vista, lo que hizo que la presidenta de la sala les recriminase. En su declaración, Eduardo se mantuvo frío y con una actitud chulesca. Lo único que admitió es que desde 2001 mante- Mantuvieron relaciones sexuales consentidas 6 años, desde que la niña tenía 12, según el acusado Expulsados del juicio por increpar al agente que abusó de sus dos hijas, una de las cuales se suicidó Ep MADRID. La tensión estuvo presente ayer en el Juzgado de lo Penal número 3 de Móstoles, que comenzó a juzgar a un guardia civil acusado de dos delitos de abuso sexual cometidos contra sus dos hijas, una de las cuales se quitó la vida, arrojándose al Metro en 2004 por no poder soportar la presión a la que estaba siendo sometida desde hacía un lustro. Así lo indicó la Asociación de Asistencia a Mujeres Víctimas de Agresiones Sexuales. La asociación, que ejerce la acusación particular en nombre de las víctimas, (las dos hijastras) solicita seis años de prisión por dos delitos de abuso sexual. Además, reclama al acusado que indemnice con 20.000 euros a la menor. Según un informe psicológico, la hija mayor tenía claros síntomas de trastornos por las agresiones y el acusado presenta un perfil de pedofilia incestuosa Éste reconoció los hechos en lo que respecta a Patricia, (la fallecida) sin admitir que hubieran sido continuados y negó los abusos a la menor. Los familiares de las afectadas fueron expulsados de la sala debido a los insultos que realizaron al agente, con el que se encararon, acusándole de violador y degenerado Los amigos de la joven que se suicidó pidieron justicia y consideraron incoherente que alguien haga algo como lo que hizo y se pidan solo tres años de cárcel- -defensa- -y seis- -acusación- Ivana, amiga de la fallecida, indicó que no sospecharon nada de lo que ocurría hasta que Patricia no pudo más, explotó y se lo contó a la familia Le caía mal y no era tan raro ya que era su padrastro, pero jamás imaginamos lo que había detrás Reconoció haber sentido rabia al tener noticia del suicidio, ya que sus allegados sabíamos el porqué lo había hecho El juicio fue suspendido y se reanudará a mediados de mes.