Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
40 ECONOMÍA www. abc. es economia MIÉRCOLES 9- -4- -2008 ABC El FMI cifra en casi un billón de dólares el agujero de la banca por la crisis subprime Alerta de que la situación es más grave en los países con vivienda sobrevalorada, como es el caso de España ANNA GRAU SERVICIO ESPECIAL NUEVA YORK. El Fondo Monetario Internacional (FMI) lanzó ayer uno de los informes sobre la estabilidad financiera global más severos de su historia. Este informe cifra las pérdidas por la crisis hipotecaria y bancaria en casi un billón de dólares, unos 600.000 millones de euros, para empezar. Porque ni el terremoto queda atrás, ni se queda sólo en Estados Unidos. Está en peligro la economía de todo el mundo, en especial la de los países donde la vivienda está sobrevalorada. Un piso en España se está pagando entre un 15 y un 20 por encima de su valor real, explica el analista Roberto Cardarelli, del FMI. Según alertó el director del Departamento Monetario y Mercado de Capitales del FMI y ex gobernador del Banco de España, Jaime Caruana, en una dramática videoconferencia, es en todo el mundo donde la economía está enferma. En parte por los imponentes hipervínculos que cruzan de parte a parte todo el sistema financiero; en parte porque todo el mundo, mecido en los suaves aires de bonanza de los últimos tiempos, se ha dado al peligroso juego de minimizar los riesgos inversores y despreciar la liquidez; en parte porque las entidades encargadas de la supervisión han hecho la vista gorda o al menos han bajado la guardia. El FMI no es partidario de andarse con chiquitas ni de dejar de llamar a las cosas por su nombre con la esperanza de que se arreglen solas. Le ha puesto cara, ojos y cifras al problema, y ha pedido una urgente oleada de reacciones en todo el mundo para evitar ajustes aún más penosos Exige que todos los gobiernos aten en corto a los bancos de sus países, que éstos sean obligados por las buenas o por las malas a justificar hasta su último apunte, y que las instituciones públicas intervengan para restaurar la confianza cuando sea necesario, como ya ha hecho la Reserva Federal americana en el caso de Bearn Stears. Eso sí, el FMI recomienda que cada vez que un banco central mueva ficha con dinero del contribuyente para evitar una quiebra multitudinaria, se asegure de que, dentro de lo humana y financieramente posible, los accionistas sientan las pérdidas. El FMI considera básico acabar con la barra libre y con la ausencia de supervisión efectiva que, a su juicio, han llevado a esta situación. Ahora mismo el FMI estima las pérdidas potenciales de la banca americana en unos 945.000 millones de dólares, es decir, 599.187 millones de euros. De ellos, 358.356 millones se deben a las hipotecas de alto riesgo o subprime pero el resto corresponden a otros activos, inicialmente más seguros, pero que se han visto arrastrados al ojo del huracán. Este es el resultado de la liberalidad con que los ejecutantes físicos de las inversiones han fundido los productos serios con los de alto riesgo, agujereando todo el sistema por dentro y haciéndolo enormemente vulnerable a una crisis de confianza. Caruana y el FMI no se cansan de insistir: esta no es sólo una crisis de liquidez, ni es sólo una crisis americana. Las posibilidades de que se deje sentir fuera de los Estados Unidos son más grandes en los países donde el precio de la vivienda está significativamente inflado por encima de los parámetros económicos fundamentales, como es el caso de España, más si encima las economías familiares viven al día y pagando sus préstamos bajo una enorme presión. O sea que se espera que esta crisis golpee con particular virulencia a los países más industrializados, aquellos que más vicios financieros han adquirido. Más selectivo será el impacto en las economías en vías de desarrollo o emergentes, aunque nadie está a salvo repiten en Washington. Es toda una cultura de los números rojos la que hay que combatir. A la crisis objetiva habrá que sumar los efectos de la psicológica en economías tan vulnerables a los humores Recomienda que, a partir de ahora, los accionistas de los bancos asuman los riesgos financieros La institución ha puesto a la venta 403 toneladas de oro, el 12,5 de sus reservas, para hacer frente a su propio déficit y sanear sus finanzas Jaime Caruana, director del Departamento Monetario del FMI EPA El BBVA desafía a la crisis inmobiliaria con una hipoteca al Euribor menos un 0,25 para jóvenes M. PORTILLA MADRID. La guerra entre las entidades financieras por captar hipotecas en una época de crisis inmobiliaria como la actual no cesa, más por captar y fidelizar clientes que por los créditos en sí. El BBVA se ha centrado en esta batalla en el segmento joven, que para este banco incluye sólo a los menores de 30 años. Ayer, la entidad que preside Francisco González lanzó una hipoteca para este segmento al Euribor menos un 0,25 el primer año, y además devuelve el 1 del importe del crédito, hasta 1.500 euros, lo que supone un ahorro mensual de 225 euros para una hipoteca de 150.000 euros. Para beneficiarse de este préstamo, el valor de la vivienda tiene que ser igual o inferior a 200.000 euros y el crédito no debe superar los 150.000. Asimismo, los ingresos mensuales no pueden ser mayores a 1.500 euros si es un solo titular y 2.500 euros si son dos. El plazo de concesión puede ser hasta un máximo de 40 años, y el interés a pagar desde el segundo año es el Euribor más un 0,49 si la vinculación del cliente incluye domiciliación de nómina, tarjeta de crédito y un seguro. Para los que no cumplen estas condiciones, el BBVA ha elevado la bonificación del 1 subiendo el límite desde los 1.500 euros a 3.000 euros, que le son entregados al titular de la hipoteca en el momento en que la formaliza. Con estos nuevos productos, el banco pretende duplicar su número de clientes jóvenes hasta alcanzar un millón a finales de este año o a mediados de 2009. Según la entidad, el 60 de los jóvenes a los que se les concedieron hipotecas el año pasado, cumplían los requisitos ahora marcados. El volumen de crédito hipotecario del banco alcanza los 70.000 millones, cifra de la que un 32 está prestado a jóvenes. Con esta iniciativa y otras que el banco ponga en marcha, la entidad prevé que su volumen de crédito puede crecer este año entre un 8 y un 10