Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 9 s 4 s 2008 INTERNACIONAL 39 El mayor ataque contra Israel El Ejército del Líbano se despliega en la frontera y Teherán exhibe sus nuevas centrifugadoras ante el mayor ejercicio de defensa pasiva ensayado en Israel. Para Olmert, es sólo un entrenamiento POR LAURA L. CARO CORRESPONSAL JERUSALÉN. Cuando el ulular de las sirenas de guerra se oyó ayer en todo el país para alertar a la población del siguiente ataque con misiles, Israel ya acumulaba 150 muertos en dos días, la mayoría víctima de los cohetes lanzados desde Líbano y Gaza sobre Hadera y Ashdod, y de una cabeza química disparada el lunes en los ocupados Altos del Golán. La alarma movilizó de inmediato a un millón setecientos mil alumnos en decenas de colegios y guarderías, que fueron evacuados por puertas y ventanas hasta los refugios, mientras lo equipos de emergencia asistían a los primeros heridos. Minutos antes, por primera vez, el Comando de Defensa Civil se había dirigido a la población en directo a través el Canal 33 para informar de la conducta a seguir ante el mayor ataque que Israel ha afrontado en su historia: la ofensiva simultánea de Siria, Hamás, los libaneses de Hizbolá e Irán, que el lunes provocó la decisión del Gobierno de repartir las máscaras de gas. Como en 1991, cuando Irak lanzó 39 misiles Scud a Israel. Pero no es la guerra, sino uno de los más imponentes simulacros de defensa civil pasiva que Israel ha ensayado nunca para engrasar su maquinaria de emergencia y poner a punto con la simulación de escenarios extremos los equipos de retaguardia, que tan estrepitosamente fallaron a la hora de Un grupo de niños se refugia bajo las mesas de una escuela al norte de Jerusalén durante el simulacro AFP proteger a la ciudadanía durante la contienda con Hizbolá en verano de 2006. Gobierno, Ejército, ayuntamientos, hospitales, edificios que se suponen derribados, instalaciones de materiales altamente peligrosos en la Bahía de Haifa se han puesto al servicio de estas maniobras de cinco días. Supuestamente asépticas, pero que pueden ser responsables de un deterioro de la ya tensa relación con los vecinos árabes. Y es que, mientras Olmert se esforzaba por subrayar que su demostración de fuerza sólo es un entrenamiento- el objetivo es verificar nuestra capacidad en momentos de crisis, esto no es más que un ejercicio que no esconde nada, no tenemos planes secretos decía- su ministro de Infraestructuras se descolgaba el lunes con una amenaza directa que ha consternado al Gobierno. Un ataque de Teherán a Israel, proclamaba en mitad de las maniobras, se traducirá en una respuesta militar que podría causar la destrucción de la nación iraní El simulacro ha sido bautizado Instante crítico Ha demostrado fallos en las sirenas y la equipación de los servicios de rescate. Pero también que el Ejército libanés está alerta y se ha desplegado vigilante en la frontera. Que Siria observa. Y que Irán no está para juegos.