Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 9- -4- -2008 El COI se plantea detener la antorcha, y Bush, no estar en la apertura de los Juegos 33 Ahmadineyad, suma y sigue Mientras Washington apuntaba a Irán, su presidente celebró ayer el día nuclear con el anuncio de la instalación de 6.000 nuevas centrifugadoras. Teherán mantiene así el desafío diplomático, mientras el OIEA limita la capacidad de su programa atómico POR BORJA BERGARECHE MADRID. El presidente iraní anunció ayer desde la planta de enriquecimiento de uranio de Natanz la puesta en marcha de 6.000 nuevas centrifugadoras. Washington y París se refirieron de inmediato a la posibilidad de reforzar las sanciones en palabras de Bernard Kouchner, ministro francés de Exteriores. Su homólogo ruso, Sergei Lavrov, reaccionó flemático: No es de actualidad Hace tiempo que es difícil saber qué es actual, y real, en el contencioso nuclear que enfrenta a Teherán con Occidente desde hace ya cinco años. Hace exactamente un año- -en el segundo aniversario del comienzo del programa de enriquecimiento, el 9 de abril de 2006- Mahmud Ahmadineyad proclamó el objetivo de poner en marcha 50.000 centrifugadoras para llevar su programa atómico a la escala industrial Sin embargo, el último informe del Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA) publicado el pasado 22 de febrero, concluía que las instalaciones de Natanz funcionan muy por debajo de su capacidad Los inspectores del OIEA han constatado hasta ahora la puesta en marcha de sólo 2.952 centrifugadoras de tipo P- 1 en Natanz, donde Irán estáría enriqueciendo uranio, y con dificultades, al 3,8 por ciento. CENTRIFUGADORAS PARA ENRIQUECER URANIO Irán anunció ayer que va a sumar 6.000 a las 3.000 centrifugadoras que tiene ya en funcionamiento. Su objetivo es alcanzar la escala industrial con 50.000 centrifugadoras. En teoría bastan 3.000 a pleno rendimiento para fabricar una bomba atómica 1- Se inyecta gas de hexafluoruro de uranio en un cilindro y se hace girar a gran velocidad 2- Las moléculas del isótopo U- 238, más pesadas, van hacia el exterior del cilindro 3- Las moléculas del U- 235, más livianas, se quedan en el centro del cilindro 4- Gas residual que se introduce en la siguiente centrifugadora, en un proceso en cascada 5- Gas enriquecido con uranio- 235 que, procesado, sirve como combustible para una central nuclear enriquecido al 4 y, al 80 para una bomba atómica Motor 1 4 5 Uranio enriquecido 4 Cubierta de la centrifugadora Cilindro 2 3 2 Dificultades técnicas Los expertos calculan que bastan 3.000 centrifugadoras enriqueciendo uranio a pleno rendimiento al 90 por ciento para fabricar una bomba atómica. Una posibilidad que parece aún lejana para los científicos iraníes, que están aprendiendo las dificultades de operar grandes cifras de centrifugadoras y continúan encontrando ineficiencias con la centrifugadora P- 1 según conclusiones recientes del Instituto para la Ciencia y la Seguridad Internacional (ISIS) de Washington D. C. El OIEA advierte en su informe que Irán está probando una nueva generación de centrifugadoras (IR- 2) mucho más eficientes. Si las inspecciones del OIEA inscriben en su justa medida técnica las bravuconadas retóricas de Ahmadineyad, en el campo diplomático está demostrando una sorprendente resistencia. El pasado 3 de marzo, el Consejo de Seguridad de la ONU adoptó la tercera ronda de sanciones contra empresas y responsables vinculados con el pro- grama atómico iraní, con un nuevo plazo de 90 días para que cumpla la condición que exigen Estados Unidos y el llamado UE- 3 (Francia, Reino Unido y Alemania) suspender las actividades de enriquecimiento. Exigencia de la suspensión La respuesta de Ahmadineyad es la misma desde hace dos años: seguir adelante con sus planes. El 16 de abril, los miembros permanentes del Consejo de Seguridad se reunirán para analizar el dossier. En la mesa, dos opciones: reforzar unas sanciones que no asustan a Irán, como apuntó ayer Kouchner, o reiterar un paquete de incentivos económicos ofrecidos sin éxito por ahora. Una oferta que Condoleezza Rice, secretaria de Estado de EE. UU. calificó ayer de muy generosa El nuevo órdago de Ahmadineyad- subo 6.000 parece decir- -es peligroso según Kouchner. ¿Es real? No por ahora, según el OIEA. ¿Y actual? Depende. No es la primera vez que EE. UU. acusa a Teherán de jugar un papel destructivo en Irak. Tampoco hay nada sustancialmente nuevo en el anuncio de Ahmadineyad. Pero el cruce de mensajes- -con un fuerte componente de consumo interno en ambos casos- -pone de relieve las dificultades de la comunidad internacional en desatascar un inquietante contencioso.