Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
14 ESPAÑA Debate de investidura s El discurso de Rajoy VOTO DE INVESTIDURA DESCONFIANZA ECONOMÍA MIÉRCOLES 9 s 4 s 2008 ABC Las críticas del líder del PP TERRORISMO Nos opondremos a la investidura del candidato. Ni sus iniciativas ni sus palabras nos permiten otra actitud Siento una profunda desconfianza en base a su pasado, el crédito que le otorguemos a su palabra y el análisis que ha hecho Parece más preocupado por disimular la gravedad de la situación que por aplicar los remedios adecuados Espero sus rectificaciones para que podamos entendernos. No me he movido del Pacto Antiterrorista La portavoz del Grupo Popular, Soraya Sáenz de Santamaría, Ángel Acebes y Mariano Rajoy, ayer durante el debate de investidura IGNACIO GIL Rajoy reprocha a Zapatero que puede prometer una cosa y hacer la contraria Ahora dice usted que desea volver al acuerdo y yo aplaudo esa rectificación y le tomo la palabra responde el líder del PP a la oferta de diálogo del presidente CRISTINA DE LA HOZ MADRID. Los mismos actores, las mismas controversias e igual desconfianza. Que Mariano Rajoy no se fía de José Luis Rodríguez Zapatero fue algo que dejó muy claro ayer el líder del PP en su intervención, lo que mina, sin duda, las bases del hipotético diálogo al que se emplazaron ambos para inaugurar la nueva legislatura. Si usted me llama, yo iré, pero tiene una gran responsabilidad porque es el presidente del Gobierno le dijo Rajoy a Zapatero en su primera réplica. Pero con anterioridad, en su intervención inicial, el líder popular no dejó lugar a dudas cuando dijo sentir una profunda desconfianza hacia su adversario sustentada en tres motivos: Su pasado, el crédito que podamos otorgarle a su palabra y el análisis que nos ha hecho de la situación Quizá por ello, y en contra de esa tendencia suya a mantener el suspense hasta el último momento, adelantó desde el minuto uno que el voto del Grupo Popular sería negativo a la investidura de Zapatero. Tras recordar que, a diferencia de hace cuatro años, usted no es nuevo, viene con un pasado, ya le conocemos dijo que de momento, no contamos más que con sus palabras. ¿Qué valor podemos darles? Es perfectamente posible que usted prometa una cosa para hacer la contraria. También es posible que se guarde en el bolsillo cosas que piensa hacer y prefiere no anunciarlas. ¿Qué crédito tengo que dar a sus palabras? se preguntó en un nuevo cuestionamiento del aspirante a la investidura. Con todo, lo que le suscita más desconfianza es el análisis de la situación que realizó Zapatero y, muy especialmente, en el capítulo económico. Le acusó de parecer más preocupado por disimular la gravedad de la situación que por aplicar los remedios adecuados. Ya no estamos en campaña electoral, señor Rodríguez Zapatero. Ahora puede usted decir la verdad. ¿Por qué tiene miedo a la verdad? le exhortó. Rajoy dibujó un panorama sombrío de la situación económica. Denunció la, a su juicio, especial vulnerabilidad de España marcada por un escenario de alta inflación, pérdida de competitividad, destrucción de empleo y graves dificultades financieras. En definitiva, con o sin crisis de subprime nosotros nos encontraríamos en un escenario muy difícil Y es en este punto donde volvió a hablar de confianza y credibilidad al señalar que, en economía, la palabra clave es confianza y esta se basa en la credibilidad, algo de lo que carecen sus propuestas A cambio, anunció que de forma inmediata pondrá sobre Miedo a la verdad la mesa una sucesión de medidas que esperamos sean recibidas y debatidas con atención por el Gobierno Pero Rajoy no arrancó los primeros aplausos de las bancadas populares hasta que hizo la primera referencia al terrorismo, hasta que dijo esperar de Zapatero sus rectificaciones para que podamos entendernos hasta que recordó que todo el mundo sabe que estoy predispuesto a entenderse con el PSOE porque de hecho, no me he movido del Pacto Antiterrorista Crítico fue también con la política de inmigración, de vivienda, de seguridad ciudadana y de violencia contra las mujeres. También arremetió contra la política internacional de Zapatero, mezcla de idealismo y confusión que ha guiado nuestra acción exterior y desembocado en aislamiento como todos hemos podido ver en fechas muy recientes La Justicia mereció capítulo aparte, entre otras cosas por el llamamiento que hizo Zapatero para renovar el CGPJ y el TC. El líder popular, que arrancaría aplausos de los suyos en