Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
10 ESPAÑA www. abc. es MIÉRCOLES 9- -4- -2008 ABC Zapatero y Rajoy, dispuestos a buscar pactos sin enterrar su desconfianza mutua El jefe del Ejecutivo busca el apoyo nacionalista con la promesa de publicar en dos meses las balanzas fiscales J. L. LORENTE MADRID. Están obligados a entenderse en estos cuatro años, y ellos lo saben. Pero no se tragan y eso se demuestra en cada debate parlamentario que mantienen desde la pasada legislatura. El candidato a la Presidencia del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, afrontó la primera jornada de la sesión de investidura que el Congreso celebró ayer reconociendo errores y con la obligación de abrir una nueva etapa centrada en la búsqueda de consensos. El líder de la oposición, Mariano Rajoy, recogió el guante que le tendió el jefe del Ejecutivo con la condición de que no le venda humo. Eso sí, el debate demostró que persiste la desconfianza mutua de la que hicieron gala en la anterior legislatura. La disposición al diálogo de los dos principales dirigentes políticos del país fue el eje central de la sesión. Zapatero ofreció acuerdos en materia de lucha antiterrorista, presidencia española de la Unión Europea, renovación de órganos constitucionales y financiación autonómica. Las propuestas de pacto del candidato a la Moncloa no sólo fueron dirigidas al Partido Popular, sino a todo el arco parlamentario. Rajoy, por su parte, demostró durante su intervención que, pese a esa disposición al diálogo- -realmente no le queda más remedio que aceptar la oferta de Zapatero- no está dispuesto a hacer concesiones al próximo Gobierno socialista. Un minuto después de comenzar su discurso ya le había anunciado al jefe del Ejecutivo su voto en contra en la investidura. La acogida que le tributaron las bancadas populares- -con aplausos cuando se dirigía a la tribuna de oradores para comenzar su intervención y con la cerrada ovación puestos en pie que le dedicaron a su término- -no dejó lugar a dudas de que los diputados del PP están con su líder y que no hay tanto malestar en el grupo parlamentario como algunos medios se empeñan en destacar. En ese ambiente, Rajoy quiso dejar claro que no se fía del presidente del Gobierno. Per- Aclamación de los populares Zapatero rectificó en su discurso buena parte de las políticas aplicadas la pasada legislatura mítame que le diga, con todo respeto pero con la necesaria franqueza, que siento una profunda desconfianza y que su primera intervención no me ayuda a corregirla. ¿Por qué? Por tres motivos: su pasado, el crédito que podemos otorgar a su palabra y el análisis que nos ha hecho de la situación A Zapatero no le gustó esa afirmación. En cuanto pudo- -en su primera réplica- -restregó al líder del PP su derrota electoral. Así, mostró su desagrado por el hecho de que Rajoy no le felicitase por su triunfo en las urnas. Incluso creyó ver en la postura del líder de la oposición un cuestionamiento a sus credenciales para pedir la con- IGNACIO GIL fianza de la Cámara. Lo que sí tuvo claro Rajoy es que en ningún momento podía oponerse a la oferta de pactos de Zapatero, pero- -eso sí- -avisando al candidato socialista de que no le valen conceptos vaporosos