Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
8 OPINIÓN MIÉRCOLES 9 s 4 s 2008 ABC POSTALES ¡ES ZAPATERO, NO RAJOY! cos, de donde va a costar Dios y ayuda echarlas. ARIANO Rajoy acapara los últimos días el Mientras Rajoy advertía desde el primer momento debate de la política española, en térmide tal riesgo. Fue él quien sacó de la botella el genio nos no muy favorables para él. Sin duda, el de las autonomías soberanistas con los nuevos estalíder popular tiene defectos y ha cometido errores. tutos, y ya veremos quién es capaz de devolverle a Posiblemente, debió elegir su propio equipo de inella. Como fue él quien no prestó la menor mediato, en vez de esperar a ser derrotado atención a los problemas del agua, de la enerpor segunda vez. Posiblemente, debió dirigía del desprestigio exterior y del enfrentagir la mirada al 2008, en vez de al 2004. Posimiento interior. Al revés, los agravó. ¿Que blemente, su hablar muy fuerte y actuar Rajoy no supo hacer valer sus argumentos? muy débil fue justo lo contrario de lo que sueDe acuerdo, y la mejor prueba es que perdió le aconsejarse a un líder: palabra suave y eslas últimas elecciones, que ganaba Zapatetaca en la mano. ro. Pero eso, repito, no niega la mayor: que Pero todo eso no impide el hecho fundaJOSÉ MARÍA quien se ha equivocado en los problemas de mental: el causante de los problemas con CARRASCAL fondo es Zapatero, que ahora se ve acosado que hoy se enfrenta España es Zapatero. Fue por ellos. Y lo más grave es que no se encuenél quien calificó la crisis económica de turtra él sólo. Es que nos encontramos todos los españobulencias pasajeras, mientras Rajoy advertía de les. Y cuando digo todos, quiero decir todos, incluisu magnitud y se le tachaba de catastrofista. Fue él dos aquellos que se las prometían tan felices con él, quien, al socaire de un hinchado plan de paz, metió vascos y catalanes. a las terminales de ETA en los ayuntamientos vas- M Es algo que conviene tener en cuenta el día de su segunda investidura. Porque si nos concentramos en las carencias de Rajoy, en lo que hizo mal y en lo que tendría que hacer, nos perderemos de nuevo el tren y nos encontraremos en 2012 como ahora, sólo que peor. Para que esto no ocurra, Rajoy tiene sin duda que cambiar de tono, de táctica y de asesores. Ha empezado a hacerlo y han empezado a caerle palos encima, unos merecidos, otros no tanto. Pero quien tiene que cambiar, no ya de táctica, de talante, de consejeros y de aliados, sino de política, es Zapatero, por ser él quien se equivocó y quien está al timón de España. Y aunque sus primeros cuatro años de mandato han sido de éxito personal, no lo han sido de éxito para el país en su conjunto. Ha logrado acorralar al principal partido de la oposición. Pero de continuar por ese camino, quienes vamos a encontrarnos acorralados somos los españoles. Recuerden la respuesta de Clinton a un ayudante, cuando le vino con una patochada: ¡Es la economía, idiota, la economía! En versión española de hoy sería: ¡Es Zapatero, no Rajoy, a quien reelegimos! CARTAS AL DIRECTOR Pueden dirigir sus cartas a ABC: Por correo: C Juan Ignacio Luca de Tena 7. 28027 Madrid Por fax: 913 203 356. Por correo electrónico: cartas abc. es ABC se reserva el derecho de extractar o reducir los textos de las cartas cuyas dimensiones sobrepasen el espacio destinado a ellas. Por una verdadera mejora educativa A lo largo de esta semana, diferentes medios de comunicación recogen declaraciones del sindicato Comisiones Obreras, que considera antidemocrática la exigencia de superar los dos tercios de los claustrales para sumarse a la Orden de Calidad en los centros docentes. Al hilo de estas palabras me surge una serie de interrogantes encadenados: ¿por qué negocian y firman algo antidemocrático? ¿es que acaso no la leyeron con detenimiento, o es que, simplemente, les ha cogido por sorpresa la contundente reacción de los claustros? ¿Tendrá esto algo que ver con el distanciamiento que los que negocian tienen del trabajo cotidiano, del día a día en las aulas? Sólo así se explica que no hubieran previsto las desagradables consecuencias que dicha norma está provocando en los centros escolares. Los enfrentamientos y la división no constituyen el mejor ambiente para desarrollar una profesión, complicada en sí misma, que requiere una atmósfera mucho más relajada de la que ahora vivimos y de la que sí disfrutábamos antes, en términos generales. Pero, a pesar de lo antes dicho, creo que tenemos la obligación de mirar hacia el futuro y aprovechar este inmejorable momento (comienzo de una nueva legislatura) para unir fuerzas y exigir unas reivindicaciones muy básicas que rebajarían tanta tensión y ayudarían a mejorar nuestras condiciones laborales y el desarrollo y resultados de nuestro trabajo. A saber: 1. Retirada de la Orden. 2. Homologación salarial. 3. Incremento de plantilla en todos los centros. 4. Reducción de la ratio y creación de desdobles. 5. Cobertura inmediata de las bajas. Podría continuar con una larga relación, pero esto no estaría mal para empezar. Ojalá los deseos se hagan realidad. María Dolores Núñez Ruiz Málaga Woody Allen, en Cataluña He leído, dos veces por si acaso, que la próxima película de Woo- dy Allen rodada en Barcelona podrá oírse en Cataluña únicamente en catalán o en inglés. Ole. De entre las casi ochocientas, repito, ochocientas salas de cine que existen en Cataluña, ¿es pedir mucho que al menos en un tercio- -unas doscientas setenta- -pueda escucharse la voz del genial actor Joan Pera doblando a Allen también en castellano? Las estadísticas de espectadores de cine en catalán se van a disparar este año gracias a la fenomenal política lingüística de incentivar un idioma, básicamente, obviando la existencia de otro. Como los productores de la película son libres- -faltaría más- -para hacer con ella lo que quieran, yo también soy libre de hacer lo que me parezca. De momento, esperaré a que salga editada en DVD o, si me cogen rumboso, me acercaré hasta Los Monegros para verla en castellano, como cuando la gente viajaba a Perpignan para ver El últi- mo tango Ochocientas salas, repito, ochocientas. Julián García Hernández Correo electrónico Lo insufrible de los móviles en los trenes Es insufrible tener que soportar el uso del móvil en los transportes colectivos, pero mucho más en aquellos de largo recorrido como los trenes, el AVE... Ahora que las líneas aéreas están próximas a autorizar el uso de los móviles en los aviones, el problema que se les plantea es cómo se restringe su uso durante los vuelos. Si es usted usuario del AVE comprenderá por qué lo digo, ya que habrá tenido que soportar las conversaciones de los demás, conversaciones banales y cuando menos indiscretas. Renfe debería plantearse el uso de los móviles en sus trenes, autorizando sólo los mensajes SMS, obligando a silenciar los tonos de llamada y limitando las conversaciones a los descansillos entre vagones o en la cafetería. Tan agresivo puede llegar a resultar el vecino fumador como el que te obliga a participar en su conversación. Fumar ya está prohibido; regulemos los móviles, ya que no somos capaces de autoeducarnos en su uso. Santiago Calderón Madrid Nueva bofetada al castellano Ibarretxe, con su habitual ambigüedad, pero con una recalcitrante y pertinaz determinación, pretende plantar cara al castellano, castigando a aquellos padres que elijan la enseñanza del idioma español para la educación de sus hijos. Los que así lo hagan serán derivados a la Delegación Territorial de Educación para ser sometidos a un estudio que analice cada una de las solicitudes. Mientras esto ocurre, los niños serán excluidos de las listas del colegio en el que quieren ser integrados, y si la conclusión del estudio no es satisfactoria, o no se ajusta a su plan de homogeneización del euskera, entonces los destierran a colegios que albergarán niños mayoritariamente desestructurados o procedentes del extranjero: es decir, una vil perversidad que sólo pretende acabar con la lengua castellana como paso previo e imprescindible para obtener la independencia. No sé por qué, pero me asalta la extraña sensación de que nos encontramos frente a una cruzada política contra el idioma castellano y contra los infieles que lo practican, una campaña de descrédito a quienes postulan un idioma que pretenden perpetuar en un destierro perenne. ¡Caigan sobre ellos las más despiadadas plagas, las calamidades más inmisericordes, que les sobrevenga la epidemia de la desolación y el azote del olvido! ¡Ni un vocablo en español será admitido sin sufrir las penalidades del infortunio más despiadado! Este es el deseo del mandatario vasco. ¡Pobre España! Esa España que Machado admiraba con indescriptible belleza en sus Campos de Castilla quieren hoy denostarla con pretensiones independentistas. Confiemos en que sólo quede en pretensión. Begoña Arespacochaga