Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 OPINIÓN MIÉRCOLES 9 s 4 s 2008 ABC AD LIBITUM BOSTEZO HAY MOTIVO DEMOCRÁTICO OMO todo el mundo sabe y Winston Churchill dejó dicho, la democracia es el peor de todos los sistemas políticos con excepción de todos los sistemas políticos restantes. En nuestro caso, una democracia imperfecta, con listas cerradas y bloqueadas, poco representativa y escasamente parlamentaria, hay que añadir que ello cursa con grandes dosis de aburrimiento. Nuestras Cámaras, como consecuencia del método partitocrático que las conforma, son totalmente previsibles y, carentes de toda emoción, convierten en meramente litúrgicos sus actos plenarios. Una vez cada cuatro M. MARTÍN años, en el arranque de FERRAND cada legislatura, la sesión en que queda investido quien durante el cuatrienio siguiente será presidente del Gobierno de España, escenifica al máximo su condición soporífera. El hecho de que nuestros grandes líderes, como los polvorones, se deshagan con facilidad si no gozan de la protección de un papel intensifica el tedio que, siendo común a todos los parlamentos occidentales, adquiere aquí notas de sobresalientes merecedoras de bostezos con mérito para el Guinness. José Luis Rodríguez Zapatero, que no es Demóstenes, tampoco llega al nivel de un lector de refectorio en un convento medianejo y, en el mismo tenor, Mariano Rajoy, que pierde aire por la comisura de sus labios, aburre a las piedras con la monotonía prosódica de su forma de leer. Los contenidos eran previsibles y estaban previstos. Zapatero no estuvo mal. Enfatizó su condición de español, que es un avance, pero ignoró en su discurso el problema territorial de España. Tampoco da para mucho más una sesión de investidura en la que, según el reglamento del juego que nos hemos dado, el candidato ya está investido de antemano. Rajoy cumplió su papel y se mostró firme en su ya acostumbrado monopolio de la oposición. Los demás, meros agonistas en la representación protocolaria, terminarán hoy la vergonzante lectura de sus respectivas partituras, todas pedigüeñas y, salvo imprevistos imposibles, ninguna estimulante para una convivencia más rica y fecunda. Lo más sorprendente en Zapatero es que consigue hablar- -perdón, leer- -como si no tuviera nada que ver con la situación que hoy nos preocupa, como si no fuera parte de ella. Es un caso fantástico de desdoblamiento; pero, ni por esas, se eleva el nivel del espectáculo. Los padres de la Patria debieran advertir que así, con ceremonias huecas y lecturas de textos privados de emoción, la distancia de las Cámaras a la calle se incrementa cada día. El entusiasmo democrático de los españoles no crece y, en el supuesto optimista de que no decaiga, hacen falta más y mejores estímulos para que los ciudadanos nos enfrentemos al grave y poliédrico problema que tenemos por delante, amenaza nuestras rentas y no asegura la certeza de nuestra propia Nación. ¡ES LA LIBERTAD, IMBÉCILES! hoy por hoy, un dogma inapelable, un patrón de conUANDO Michel de Montaigne se recluyó en su ducta al que todos se pliegan. Los adultos- -afirtorre, a solas con sus libros y con sus pensama- -se consideran obligados a respetar las normas mientos, llevaba treinta y ocho años a cuestas, del pensamiento joven aunque no pase de ser un balni uno más ni uno menos. A esas alturas- -escribe Stebuceo Ni los creyentes recuerdan que San Pablo lefan Zweig, parafraseando a Shakespeare- -había vivivantó una barrera entre la candidez pueril y el cabal do ya lo suficiente como para dejar atrás la petulandiscernimiento: También yo, cuando era niño, hablacia de los cargos, la locura política, la corte y sus enreba como un niño, pensaba como un niño y razonaba dos Es evidente que el autor de los Essais no estacomo un niño, pero, al hacerme hombre, dejé a ba en edad de echar el cierre, ni siquiera en la un lado las cosas de los niños Tras la derrota Francia del siglo XVI, otro país que, como el de empalagosa ante el Bobo Solemne, los responlos hermanos Cohen, no era para viejos. Y sucesables del PP parecen empeñados en cargarle dió, de hecho, que, al cabo de una década, reel mochuelo a un imponderable estético. apareció sobre la escena, fue alcalde de BurSáenz de Santamaría (ese dulce retoño que Radeos y volvió a echar el ancla en lo funcionajoy ha puesto frente a Toño, el adalid de Zapaterial y espeso. En los tiempos que corren, el sero) ha declarado que el ser y el parecer tienen ñor de Montaigne, en lugar de un maestro, sela misma trascendencia. Así es (si así os parería una promesa, pues, a los treinta y muchos, TOMÁS ce) sentenció Pirandello, diseccionando la la gente, al parecer, si no usa chupete es porque CUESTA verdad en clave de comedia. Y la verdad desnule da vergüenza. De la nueva portavoz del Partida es que la oposición ha elegido la vía de guardar las do Popular en la trinchera del Congreso, se alaba, soapariencias y dejarse llevar por Peter Pan al territobre todo, que sea jovenzuela; algo que su carné de idenrio de los sueños. Pero de Nunca Jamás a veces no se tidad se empeña en desmentir tajantemente. Sin emvuelve y el Capitán Garfio no hace prisioneros. ¿Y los bargo, en una sociedad que aspira a estabularse en la niños perdidos? ¿Qué pasará con ellos? Doña Soraya eterna adolescencia, la juventud puntúa tanto o más- -que está a medio camino en la tía Tula y Wendy- -que la capacidad y el mérito. Y es así hasta tal punto les cantará una nana y ahuyentará sus miedos. que se establece por decreto quién hace el papel de joSólo Esperanza Aguirre coincide con Montaigne ven y quién de jubileta. Porque si doña Soraya Sáenz- -tornando a las promesas- -en que la clave para llede Santamaría (que tendrá sus virtudes, por supuesvarse el gato al agua y conseguir vencer y convencer to) es un ejemplo de jeune fille en fleur tal cual afiral mismo tiempo, está en ser uno mismo, en rester man sus exegetas, que monsieur de Montaigne baje soi- même Perseverar en el empeño sin eufemismos y lo vea. ni complejos y hacer oídos sordos a los cantos de sireRelanzar un partido y darle nuevo impulso antes na. Rechazar los enjuagues, no consentir el pasteleo, de que se quede en punto muerto no implica someterlo anteponer las convicciones a las componendas. Y saa tratamientos antiaging sino quitarle el moho a ber que, a la postre, sin principios no hay meta. The las ideas. Después de convertir en un solar lo poco que economy, stupid! la frase de James Carville converquedaba del discurso de izquierdas, el síndrome votida en eslogan imperecedero, reaparece en labios de raz de Peter Pan empieza a desplazarse a la derecha. la señora Aguirre con igual contundencia: ¡Es la liLa inmadurez es el fenómeno de masas más generalibertad, imbéciles! Que no se resigna, vamos. Y hace zado (y el más letal, sin duda) de las últimas décadas. santamente. Según el italiano Francesco Cataluccio, lo juvenil es, C C