Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 8- -4- -2008 DEPORTES www. abc. es deportes 99 Joan Laporta se cae del pedestal El presidente del Barça ha perdido el control y vive sus peores momentos desde que llegó al club catalán ENRIQUE YUNTA BARCELONA. Y el Camp Nou dijo basta. Lo hizo enrabietado, molesto al ver cómo la inercia de la autocomplacencia destroza el círculo virtuoso de Joan Laporta y sus colegas de la Junta. Camuflados entre periódicos que servían como recurso, los pañuelos pintaron de blanco el estadio, agotado con la enésima entrega de un equipo poco ambicioso y caduco. Pero los insultos apuntaban hacía arriba, más concretamente hacia el palco. Primero cargaron los futbolistas, luego se llevó Rijkaard los palos y ahora la que tiembla es la cabeza de Joan Laporta, que empieza a entender cómo funciona el negocio del fútbol. Os hemos acostumbrado muy bien terció el fin de semana ante los peñistas. Salvo el último, han sido cinco años fantásticos añadió orgulloso. Pero del pasado no se puede vivir y de ahí que la gente se haya quemado con el presente. Laporta vive sus peores días desde que llegó a la poltrona en junio de 2003, siendo el presidente más votado de la historia. Prometió un cambio radical, el fichaje de Beckham y, entre otras propuestas, levantar las alfombras para dejar desnudo a Joan Gaspart y la era del Nuñismo. Pero únicamente cumplió con lo primero. Después de un año de transición, a partir del segundo empezó a saborear las mieles del éxito, un placentero gustillo que se ha esfumado mucho antes de lo que indicaba la receta. Laporta se ha caído del pedestal, el mismo desde el que gritó con soberbia el domingo ante las peñas, y hay varios motivos que evidencian esta pérdida de control. Hace lo que criticaba. A Laporta se le han abierto ahora los ojos y ve enemigos por todas partes. Se siente continuamente atacado y en sus últimas ponencias demuestra cierta debilidad y deterioro, se siente acorralado. Después de despreciar a Núñez cuando lideraba L Elefant Blau censurando todas sus acciones y actitudes, ahora se comporta exactamente como él. Su discurso del domingo, en el que hablaba de hipócritas y embaucadores, es prácticamente clavado al de Núñez en sus años en Can Barça Los hipócritas son los que no reman con él, pero no se acuerda de su etapa en la oposición. Laporta hizo la vida imposible a Núñez y basta con decir que planteó una moción de censura al ex presidente en plena temporada 1997- 98. Perdió Laporta y sus amigos de L Elefant pero no era hipocresía, él lo entendía como libertad de expresión. Enrocado en una postura. Laporta, por lo que se desprende de sus palabras, es de los que cree que o están con él o están en su contra, siendo esta última opción del todo repudiada. No le gusta que le lleven la contraria y a la Directiva le cuesta aceptar consejos. Basta un diálogo con un peñista el pasado fin de semana. Me llamo Nicolás Marín. No apruebo su forma de actuar y no sé a quién se refiere cuando habla de hipócritas y embaucadores. ¿Qué hacía usted con Núñez? preguntó educadamente este socio, que más de una vez se ha postulado contrariamente a la gestión del mandamás. Celebro que se dé por aludido cuando hablo de hipócritas, no sé ni quién es usted (sí que lo sabía) Hablo de hipócritas que dicen ser del Barça y no lo son. Y otros que por afán de protagonismo quieren demostrar que son del Barcelona, quizá usted es de los que quiere ese minuto de gloria respondió enfurecido y de mala manera. Disidencias con la Junta. Precisamente por esta postura dominante ha tenido más de un problema con su grupo de trabajo. En tiempos de bonanza, Sandro Rosell, artífice de los principales fichajes del equipo que tocó el cielo en París, decidió abandonar el barco porque no le gustaba el rumbo que tomaba el patrón Laporta. Con él salieron Josep Maria Bartomeu, Jordi Moix, Xavier Faus y Jordi Monés. Muchos de los que han trabajado con Laporta aseguran que es vehemente y que le gusta anteponer sus ideales. Varios miembros de la actual Junta están avergonzados con su imagen de los últimos días. 2 Laporta está en el peor momento de su trayectoria como presidente del Barcelona ABC OJO CRÍTICO Enrique Ortego 1 TAMBIÉN SE MUERE DE ÉXITO orir de éxito. Suele ocurrirles a los oportunistas que llegan a un cargo, en este caso la presidencia de un grandísimo club como el Barça, pero no están preparados para ello. Muchos se pegan el batacazo directamente. Hacen el ridículo más espantoso y tienen que huir de mala manera por M donde han venido. Otros, como es el caso de Laporta, tienen suerte. Se rodean al principio de gente válida, como Sandro Rosell, vicepresidente deportivo y el hombre que le fichó a Ronaldinho, Deco y demás brasileños. O su cuñado, Alejandro Echeverría, que le controlaba todo el vestuario. O se arriman al paraguas protector del profeta del barcelonismo, Johan Cruyff... y salen adelante. Y triunfan. Ganan- -su equipo- -dos Ligas y una Champions Y lo que es mejor, marcan un estilo futbolística que asombra a Europa. Y entonces cree ser algo más que presidente del Barça y se aparta de la realidad futbolística y de los que mejor le habían aconsejado. Quiere volar solo. Viaja por todo el mundo como emba- jador del club y de su país, Cataluña, y se olvida de lo que es. Piensa que ya sabe más que nadie y embriagado por el éxito y la fama se quita los pantalones en un aeropuerto, ningunea a su chófer en plena calle... y termina por ver cómo su equipo regala una Liga al Madrid sin darle la menor importancia. Nadie mejor que él sabía lo que estaba pasando en ese vestuario, pero miraba para otro lado. Para sus intereses personales y su proyección de futuro. Ahora se escapa la segunda Liga, que además gana otra vez su enemigo natural, pierde a su estandarte, Ronaldinho- -el hombre que devolvió la sonrisa al barcelonismo- y los socios, además, piden su dimisión... y claro, muerto de éxito y vanidad, enloquece. 3 4 Coqueteo con la política. Lo niega por activa y por pasiva, pero todos los que le ropasa a la página siguiente