Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 8- -4- -2008 El sueco Daniel Birnbaum dirigirá la Bienal de Artes Visuales de Venecia en 2009 89 Dos célebres modelos posan desnudas: arriba, Kate Moss retratada por Irving Penn en 1996; abajo, Christy Turlington seduce al objetivo de Sante d Orazio en 1993 CHRISTIE S David Hockney posaba ayer en la Tate Britain ante su pintura Bigger Trees Near Warter REUTERS Hockney dona su obra más monumental a la Tate Britain lizar la labor de Kantha Bopha. Mientras busca otra entidad benéfica que le haga menos ascos a su dinero, Elfering sospecha que tras la negativa de Kantha Bopha hay motivos menos morales que fiscales. ¿Piensa mal y acertarás? Claro que por la misma regla de tres se podría pensar mal de Elfering. ¿Por qué subasta estas fotos, exactamente? Se supone que a las casas de subastas sólo acuden filántropos que lo hacen todo por amor al arte. Nadie compra para especular y nadie vende por algo tan soez como que necesite el dinero o prefiera invertirlo en otra cosa. Siempre hay otra explicación. He aquí la explicación de Elfering: esto es el ocaso de las diosas de las fotografías de desnudo, el canto de los cisnes de Avedon, Newton, Irving, Comte... Nunca nada volverá a ser como lo vieron y lo fotografiaron ellos. O porque ellos han muerto, o porque ha muerto su obra, secuestrada por galeristas y marchantes y hasta por la pérdida de determinado concepto público de la imagen. ¿Tendrá razón? No deja de ser curioso que alguien esté dispuesto a pagar sus buenos miles de euros por ser el dueño de una foto que hoy en día cualquiera puede descargarse aquí y allá. ¿Será que el arte empieza a estar no ya en el objeto, ni siquiera en el ojo del espectador, sino en algún rincón del alma donde no hay conexión a internet? Porque las grandes subastas fotográficas en Nueva York no paran de multiplicarse. En 2007 movieron 45 millones de euros, y siguen creciendo a una media de un 10 por ciento por año, incluso con recesión y con retratos de gente vestida. Más información en: http: www. christies. com www. sothebys. com Bigger Trees Near Warter que mide más de doce metros por cuatro y medio, está compuesta por cincuenta paneles MARCELO JUSTO SERVICIO ESPECIAL LONDRES. El pintor británico David Hockney ha donado su cuadro más grande a la Tate Britain. El monumental Bigger Trees Near Warter que terminó de pintar el año pasado, mide más de 12 metros por cuatro y medio y fue completado en 50 paneles individuales durante cinco semanas el pasado invierno. El cuadro se exhibirá en la Tate Britain en otoño y representa un paisaje de Yorkshire, lugar natal del artista, al que viaja con regularidad para visitar a su madre. Fascinado por las superficies- -las famosas aguas onduladas de sus piscinas californianas o los cristales de grandes ventanales- Hockney encontró en la naturaleza de su infancia un despliegue de formas en continua transformación. Todos los árboles son diferentes, como las caras de las personas- -declaró recientemente el artista- la naturaleza no se repite. Hay que observarla cuidadosamente porque tiene un elemento azaroso que los seres humanos queremos evitar, pero que uno encuentra en estos árboles El 12 de enero del año pasado comenzó a pintar estos paisajes al aire libre en seis telas. En una viaje a Los Ángeles, estudiando las imágenes, decidió ampliarlo a una gran escala y terminó haciendo el cuadro más grande de su vida. El paisaje preanuncia la llegada de la primavera, un tema que ya había explorado con una serie de óleos en 2006 en Woldgate Woods. En Bigger Trees Near Wartes los narcisos que aparecen junto a la carretera simbolizan la inminencia del cambio de temporada. El director de la Tate, Nicholas Serota, se Boom de la fotografía mostró eufórico con la pintura. El espectador se siente sobrecogido por la belleza de los árboles en invierno y la energía del paisaje de Yorkshire. En esta pintura, Hockney ha combinado con destreza la tradición de la pintura al aire libre con la tecnología digital a escala monumental declaró. Hockney es uno de los fundadores del pop británico y emigró a Califonia en medio de la revolución cultural de los 60. Saltó a la fama mundial con sus piscinas y paisajes de California, pero en los últimos años ha redescubierto su fascinación con los paisajes de Yorkshire, una zona que mezcla el opresivo gris de las Cumbres borrascosas de Emily Bronte junto a la explosión de colinas de un verde brilloso carácterístico de tantas zonas lluviosas. El cuadro fue exhibido por primera vez en la muestra de verano de la Royal Academy of Arts el año pasado. Ahora, gracias a la donación de Hockney, ha encontrado un lugar permanente abierto al público. Más información en: http: www. tate. org. uk