Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
38 INTERNACIONAL MARTES 8 s 4 s 2008 ABC Calabria, el voto inútil Un tejido social maniatado por la Ndrangheta, la familia que todo lo controla. Jóvenes y no tan jóvenes, obligados a pasar el filtro mafioso para encontrar empleo. Y la convicción extendida de que las urnas no van a poder cambiar nada POR VERÓNICA BECERRIL SERVICIO ESPECIAL COSENZA (CALABRIA) Cuando viajas hacia el sur de Italia en coche, te encuentras carreteras imposibles, muchas en obras desde hace tanto tiempo que la gente ya ni se preocupa de ellas. Cuando viajas en tren, se aprecia el cambio entre Roma y Nápoles, en donde se sube fauna de lo más variopinta, incluidos vendedores de todo tipo de cosas, como calcetines. Calabria es una región que lo tiene todo: una montaña fantástica como la Sila y un mar maravilloso, como el de Capo Vaticano, pero también, un gran número de problemas: la desocupación laboral, la falta de dinero, y sobre todo, la Ndrangheta. La mafia calabresa lo controla todo, como confirma todo aquel que se presta a hablar con este periódico. Todo es... todo: los puestos de trabajo, la actividad de las empresas, la vida cotidiana de la gente... Reunida con un grupo de jóvenes de entre 20 y 30 años, pude comprobar que realmente la Ndrangheta está presente en el día a día de la región, y que, a pesar de que todos ellos me confirman que irán a votar, asumen que nada cambiará. cenciatura universitaria, optan por irse, pero el sur llama mucho y la familia no deja de ser la familia. Es el caso de MC (otra vez nos piden ocultar los nombres) Tiene 35 años y ha viajado por todo el mundo, incluso llegó a vivir algunos años en España. He vuelto porque soy calabrés nos explica el propietario de un local en la ciudad cuyo nombre, obviamente, tampoco podemos decir. Como pequeño empresario que es, MC aclara que en un primer momento la mafia local no molesta a los pequeños, aunque a medida que dialogamos acaba confesando que la gente tiene miedo a que le pase algo a algún miembro de la propia familia, y finaliza con una frase lapidaria: No soy un héroe Sobre los problemas de la juventud, hablamos con la directora del instituto A. Serra de Consenza, Antonia Vetere, y con un profesor, Giovanni Curcio. Ambos están de acuerdo en que el problema de la región es el familiarismo que la Ndrangheta ha creado en el tejido político y social. Mire las condiciones de esta escuela- -la verdad es que dejan que desear: paredes desconchadas, mal estado general de todos los muebles... pues bien, como yo no me voy a poner a hacer la pelota a nadie, me tienen la última de la lista y no me dan el dinero público que nos corresponde denuncia la enérgica directora. La mafia es una familia, sin ideología, y está en todos los lados; por eso da igual a quién votar Los problemas que preocupan a esta sociedad son difíciles de resolver, y los dos principales candidatos a estas elecciones lo saben. Walter Veltroni estará hoy en Cosenza, donde repetirá su no a la mafia, como hizo recentemente cuando dijo que no quería el voto de los mafiosos. Este argumento no lo ha tocado directamente Silvio Berlusconi, quien la semana pasada estuvo también por estas tierras. Pero quizá la solución no venga tanto de la política como de los propios calabreses, como apunta el director del periódico Il Quotidiano della Calabria Matteo Cosenza. El sur es una tierra sin voz, porque no tiene líderes. Éste es el problema de la región, que no tiene credibilidad; cuando nosotros creamos que podemos salir adelante, entonces será posible hacerlo Ciccio, Marco, Graziella, Lorenzo y Gianpiero prefieren que aparezcan sólo sus nombres. Todos ellos confiesan que saben que tienes que conocer a alguien importante para conseguir un empleo. Lorenzo, que trabaja como albañil, nos cuenta que a él particularmente no le han ido nunca a pedir el pizzo (como se conoce el impuesto que los mafiosos piden a cambio de protección) pero ha visto como a su jefe sí. Es normal afirma como si se tratara de la cosa más natural del mundo. Mientras, los otros miembros del grupo se enzarzan en un debate y se quejan de que la mafia es una familia, no tiene ideología por eso, da igual a quien votar señala Ciccio, el más efusivo de todos. Los jóvenes de esta región tienen dos opciones: o se van a buscar trabajo o se quedan con las reglas impuestas. Muchos de ellos, los que tienen li- El pizzo por protección Una pila de pósters electorales, con el que pide el voto al partido de Berlusconi en primer plano AP Policías y terroristas se enfrentan en Mauritania LUIS DE VEGA CORRESPONSAL RABAT. Nuakchot, capital de Mauritania, vivió anoche un enfrentamiento entre Fuerzas de Seguridad y supuestos terroristas, según las agencias de prensa. Los agentes rodearon una casa donde se atrincheraron media docena de hombres armados. Las distintas fuenteshablaban de entre dos y tres personas muertas entre Fuerzas de Seguridad y civiles así como varios heridos. El país magrebí vive en vilo desde que el pasado miércoles se escapara del tribunal donde estaba siendo juzgado un joven acusado de dar muerte las pasadas Navidades a una familia de turistas franceses y al que se situaba en los barrios del norte de la ciudad. Sidi Ould Sidna, que así se llama, podría ser uno de los heridos del incidente de anoche. Al 80 por ciento sería él, djeron a la agencia France Presse mientras estaba siendo tratado de urgencia de sus heridas en un hospital. El jove huyó tras pedir permiso para ir al baño a los policías que lo custodiaban. Una decena de personas, entre funcionarios y familiares, permenecían detenidos mientras la ciudad entera era peinada. Ould Sidna fue detenido el 11 de enero en Bissau, donde, según las autoridades guineanas, habría reconocido haber participado en el ataque en el que murieron cuatro integrantes de una familia francesa al sur de Mauritania a finales de diciembre. Esa acción, vinculada a Al Qaida del Magreb, el grupo terrorista más fuerte del norte de África, estuvo en el origen de la suspensión pocos días después y por vez primera en treinta años del rally Dakar. Al Qaida del Magreb está principalmente asentado en Argelia, pero con acciones como la de las pasadas Naviades ha puesto de manifiesto su intención de desestabilizar al vecino mauritano, una enorme extensión desértica con apenas tres millones de habitantes cuya raquítica economía depende de manera importante de un turismo cada vez más retraído.