Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 8 s 4 s 2008 INTERNACIONAL 37 Hillary despide a su gurú electoral en un nuevo revés para su candidatura Mark Penn defendía para Colombia el tratado comercial, que rechaza la senadora PEDRO RODRÍGUEZ CORRESPONSAL WASHINGTON. Se supone que entre las mínimas obligaciones de todo asesor electoral figura el no crear problemas adicionales para sus clientes, no caer en la tentación de asumir un protagonismo que no le corresponde y, por supuesto, evitar embarazosos conflictos de intereses. Mark Penn, el principal estratega de Hillary Clinton, ha incumplido esas básicas reglas de juego. Y por eso, a tan solo dos semanas de las esperadas primarias de Pensilvania, la senadora por Nueva York se ha visto obligada a prescindir de su gurú electoral. Quizá convencido de que ganar dinero a diestro y siniestro es una virtud respaldada por los Clinton- -tras haberse confirmado que la pareja ha acumulado una fortuna de casi 70 millones de euros desde su salida de la Casa Blanca- -Mark Penn ha sido defenestrado por compatibilizar dos puestos muy bien remunerados pero problemáticos. Y es que Penn estaba intentando la cuadratura del círculo al ayudar al gobierno de Colombia para conseguir un tratado de libre comercio con EE. UU. Pero sin dejar, por supuesto, de trabajar para la senadora Clinton que se opone con vehemencia a ese tipo de acuerdos comerciales como reflejo de un ciclo electoral marcado por grandes incertidumbres económicas y cantos de sirena proteccionistas. planificar actividades de lobby del tratado remitido formalmente ayer por la Casa Blanca al Congreso. El gobierno colombiano firmó el año pasado con Burson- Marsteller un contrato por valor de 190.000 euros para educar a los miembros del Congreso de EE. UU. sobre un pacto comercial preferente y mantener la multiplicada cooperación facilitada por la Administración Bush desde el 11- S. Al mismo tiempo la firma de consultoría política encabezada por Mark Penn ha facturado unos 9 millones de euros por sus servicios a la campaña de Hillary Clinton. Aunque la reacción inicial del asesor fue hablar de un error de juicio en cuestión de 48 horas, Penn no ha perdido solamente su relación privilegiada con los Clinton sino también el contrato que los colombianos habían firmado con Burson- Marsteller. El cese de Penn refuerza la percepción de grandes problemas dentro de la campaña de Hillary Clinton, sometida a varios cambios sobre la marcha y significativos problemas de financiación. Una precariedad de puertas para dentro que contrasta con la imagen cultivada por la senadora como una persona de extrema solidez, experiencia y capacidad para convertirse en comandante en jefe desde el primer día Según han empezado a quejarse algunos activistas del Partido Demócrata, Hillary Clinton es una formidable candidata pero con un pésimo equipo. Este escándalo también afianzan los reproches contra Hillary por parte de la campaña de Barack Obama que presentan a la ex primera dama como una insider encastillada en los manejos de Washington e incompatible con cualquier noción de cambio político. El calendario de este conflicto de intereses tampoco favorece a la senadora ya que sus posibilidades de una amplia victoria en las primarias de Pensilvania previstas para el 22 de abril dependen del relevante voto sindical, hostil a todo lo relacionado con libre comercio. Hillary Clinton desata emociones en la Liberty High School de Hilsboro, en Oregon AP Trastienda problemática Interpretador de encuestas y vendedor de ideas La relación de Mark Penn con los Clinton se remonta a mediados de los noventa, cuando este aspirante a Karl Rove empezó a asesorar a Bill Clinton en su segunda campaña presidencial como interpretador de encuestas y vendedor de mensajes políticos. En el 2002, asumió el papel de gurú electoral de Hillary Clinton para convertirla en senadora por Nueva York. Dentro de esa creciente influencia, Penn se ha encargado en el actual pulso presidencial de presentar a Hillary como la candidata más preparada y una opción casi inevitable. Lo cual ha chocado con las ansias de cambio político encarnadas por Barack Obama. Tanto el afán de protagonismo como los fallos de estrategia atribuidos a Penn, como por ejemplo concentrarse solo en grandes Estados, no han dejado de plantear conflictos internos dentro de Hillaryland Para cubrir esta forzosa vacante, la senadora ha confiado en su actual director de comunicaciones, Howard Wolfson. Clientes incompatibles El Wall Street Journal se ha encargado de destapar estas contradicciones al informar de una reciente reunión celebrada por Mark Penn, en su condición de alto ejecutivo de la firma de relaciones públicas Burson- Marsteller, con la embajadora de Colombia en Washington, Carolina Barco, para El histórico asesor de los Clinton compatibilizaba ambos cargos y obtenía minutas millonarias