Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
22 ESPAÑA La guerra del agua s Sequía en Cataluña MARTES 8 s 4 s 2008 ABC Montilla desvela que estudia el trasvase Ebro- Llobregat que incluía el PHN La reunión entre el presidente catalán y Mas se cierra sin acuerdo por el Segre y el Ródano MARÍA JESÚS CAÑIZARES BARCELONA. No hubo acuerdo. La cumbre sobre sequía entre el presidente catalán, José Montilla, y el jefe de la oposición, Artur Mas (CiU) se saldó ayer con más diferencias que encuentros. Montilla insiste en el tan denostado trasvase del Segre para evitar cortes de agua en el área metropolitana de Barcelona y rechaza la propuesta del líder de CiU de captar agua del Ródano. Por su parte, el dirigente nacionalista se opone rotundamente a transferir agua del afluente del Ebro desde su cabecera. Es una animalada dijo. Aunque la reunión había levantado grandes expectativas, desde el entorno de ambos dirigentes se advertía de la dificultad de llegar a un consenso en una cuestión en la que el Gobierno nacional tiene que decir la última palabra. Y eso, por ahora, no se ha producido. El PSOE ha negado tres veces el trasvase del Segre, la gran apuesta del Ejecutivo catalán cuyas obras deberían empezar a mediados de este mes para evitar restricciones domiciliarias en otoño. Montilla confía en que en los próximos días el Gobierno central haga sus propuestas alternativas. El mandatario catalán no ha vuelto a hablar con el presidente en funciones, José Luis Rodríguez Zapatero, desde que se pactó el envío de agua en barco desde Carboneras (Almería) y, ya entonces, el líder socialista descartó cualquier tipo de trasvase e insistió en que las desaladoras deben ser, a su juicio, la gran apuesta de futuro. Ante la posibilidad de un nuevo descarte de la captación del Segre, el Gobierno catalán ya estudia otras alternativas. Y aquí está precisamente la gran sorpresa de la cumbre: la Generalitat ha admitido que estudia una solución que ya contemplaba el Plan Hidrológico Nacional (PHN) aprobado por el Gobierno del PP, consistente en la conexión de las cuencas de Tarragona y las del Llobregat. Es decir, el trasvase del Ebro por el sur de Cataluña. El Gobierno catalán ha puesto esta fórmula negro sobre blanco en un documento entregado a Artur Mas, quien recordó que ese trasvase era considerado como un pecado por los socios del tripartito cuando éstos estaban en la oposición En este sentido, el presidente catalán precisó que, a diferencia del PHN, esta interconexión de cuencas serían provisional, es decir, que funcionaría únicamente durante la situación de emergencia. Si no es suficiente con los barcos, el agua tiene que llegar por tubo dijo Montilla, quien negó un cambio de filosofía por parte de la izquierda catalana. La conexión de las cuencas de Tarragona y Barcelona no desagrada a CiU, que no obstante pone como condición el consenso del territorio y la unidad del tripartito. Los nacionalistas también proponen utilizar el excedente de agua de las minas de carbón de Fígols (Barcelona) pero la Generalitat asegura que los niveles de esos acuíferos son muy bajos. Mas y Montilla se emplazaron para una futura entrevista, no concretada. De momento, ambos mantienen su pacto de no agresión en materia de sequía, pero no pudieron evitar el intercambio de reproches. En muchos momentos, los miembros del tripartito hicieron demagogia cuando gobernaba CiU manifestó Artur Mas y Montilla, justo antes de la reunión mantenida ayer por la tarde Mas. Del trasvase del Ródano se habló mucho durante la época de CiU y no se hizo nada replicó el presidente catalán. Se da la circunstancia de que el secretario de organización del PSOE, José Blanco, aseguró ayer que el recurso al Ródano no se puede descartar como medida estructural, mientras que José Montilla insistía en desta- JOB VERMEULEN A la espera de Zapatero Si no es suficiente con los barcos, el agua tiene que llegar por tubos reconoce el presidente de la Generalitat car la incompatibilidad entre esta vía y la desalinización. Trasvase oficial o no, lo cierto es que este río francés suministrará agua a Cataluña a mediados del mes de mayo. Lo hará mediante el envío de agua en barco desde Marsella, una medida que también se hará desde Tarragona (15 de mayo) y Carboneras (agosto) Cataluña ha perdido más del diez por ciento de sus reservas de agua en los últimos dos meses J. G. BARCELONA. Mientras el presidente de la Generalitat de Cataluña, José Montilla, y su gobierno tripartito sudan de nervios buscando soluciones a la sequía, los embalses catalanes siguen deshidratándose por falta de lluvia. Las reservas de las cuencas internas catalanas se encontraban ayer al 21,18 de su capacidad, un 0,19 más que la pasada semana, pero una situación de descenso de casi tres puntos porcentuales desde principios de febrero, cuando se encontraban al 24, 06 Actualmente, estos embalses cuentan con 147,11 hectómetros cúbicos respecto a los 167 que presentaban a principios de febrero, según datos facilitados ayer por el Departamento de Medio Ambiente. Es decir: que en los últimos dos meses Cataluña ha perdido más del 10 de sus reservas de agua embalsada. Cataluña se encuentra desde el día 4 de febrero en fase de excepcionalidad II por falta de pluviometría. La siguiente fase, la de emergencia, llegará cuando el agua disponible en el sistema Ter- Llobregat se encuentre por debajo del 20 lo que a buen seguro se producirá este mes si no hay precipitaciones significativas. Por otra parte, los embalses de la Cuenca Hidrográfica del Ebro en toda España están al 57 por ciento de su capacidad, con 4.221 hectómetros cúbicos de los 7.403 que pueden albergar en su totalidad, después de aumentar un 3,3 su volumen hídrico en laúltima semana. Según los datos proporcionados ayer por la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE) en la actualidad el agua embalsada se encuentra por debajo de la cifra del pasado año y no supera el promedio de los años 2003 a 2007, mientras que el mínimo del último lustro en esta semana corresponde a 2005, con 4.664 hectómetros cúbicos.