Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 8- -4- -2008 Foro ABC s Reacciones en el PP ESPAÑA 13 Soraya Sáenz de Santamaría conversa con Isidoro Álvarez SIGEFREDO Antonio Garrigues Walker con Ana Botella ÁNGEL DE ANTONIO Los barones reiteran su apoyo a Rajoy tras lo que Génova considera un aviso La elección de delegados da margen a Aguirre para buscar respaldo en el Congreso ÁNGEL COLLADO MADRID. Las relaciones entre Mariano Rajoy y Esperanza Aguirre acuñan una nueva frase para marcar otro hito en una ruta que empezó por ser convergente, pasó a paralela y amenaza ahora con cruzarse hasta hacer inevitable el choque. Del ¡Esperanza, te quiero un huevo! pronunciado por el presidente del PP después de la victoria de Aguirre en las autonómicas de 2003 y del ¡joder qué tropa! con que Rajoy lamentaba la pelea de la presidenta regional con Ruiz- Gallardón, se pasa al no me resigno de ayer lanzado por la lideresa Puede ser un aviso de que arranca su campaña hacia la presidencia del partido, o bien una advertencia contra los mensajes que ha lanzado Rajoy, en contenido y nombramientos, desde que perdió las elecciones. Pero se han terminado las unanimidades a favor de la continuidad de Rajoy y la crisis en el PP está servida de aquí hasta junio, como mínimo. La desconfianza mutua constatada en el almuerzo privado de la semana pasada se hace pública y la posibilidad del enfrentamiento es ya un hecho real. Con el no me resigno Aguirre levanta la bandera que podría ser de enganche de los sectores del partido molestos con la renovación marianista del partido o el desapego por los principios y el esbozo de oposición blanda acomodaticia o de pactismo preventivo, que ven en la nueva dirección del Grupo Popular con Soraya Sáenz de Santamaría a la cabeza. Si Francisco Camps recordaba ayer que casi todos los dirigentes regionales del PP están con Rajoy, algunos de ellos como María Dolores de Cospedal- -desde Castilla- La Mancha- -defendía el derecho de Aguirre a presentarse como alternativa y desde algunas provincias andaluzas recordaban que las fidelidades de sus jefes no pueden impedir que cada delegado elegido para el congreso pueda apoyar la candidatura que estime más conveniente para la dirección nacional del partido. El proceso de elección de los representantes de las bases del PP para el congreso de junio es abierto. Cualquier afiliado se puede presentar. Para saber si tiene apoyos entre la militancia para disputar el cargo a Rajoy, Aguirre tiene que dar primero el paso de presentarse. De momento, no descarta nada y se dejará querer. En las 24 horas posteriores a la noche electoral, la práctica totalidad de las direcciones regionales se reportaron a la sede de Génova, la mayoría por iniciativa propia y alguna a requerimiento de la ejecutiva nacional, para dejar claro que preferían la continuidad de Rajoy a abrir un debate sobre su sucesión en el que Esperanza Aguirre fuera la primera aspirante. Hubo cierre de filas entonces, pero luego han empezado las dudas entre los afectados por la renovación y también entre los temerosos a que el nuevo PP ceda en sus principios ante tanto afán por dar una imagen más del gusto de los adversarios. Los silencios y los nombramientos de Rajoy han abierto fisuras en esa unanimidad registrada en el comité ejecutivo nacional, que no constan entre los presentes en la reunión- -Aguirre aparte- pero sí en la segunda línea del partido y en algunos medios que se declaran próximos al PP. Las bazas para cualquier alternativa están en buscar apoyos y delegados en esos sectores y entre las bases al margen de las estructuras organizativas. Frente a esos movimientos en el partido, de momento más preventivos que organizados, el presidente de la Generalitat valenciana, Francisco Camps, aseguró ayer que había hablado con casi todos los máximos dirigentes regionales del partido y sólo ha encontrado palabras de ánimo, de ilusión y de apoyo al proyecto del Partido Popular liderado por Mariano Rajoy Examen ante su partido Aguirre pronunció ayer el único discurso de política nacional y de oposición que se ha escuchado en el PP desde las pasadas elecciones. Toda una declaración de intenciones un día antes de que Mariano Rajoy se vuelva a examinar como jefe de la oposición- -y también ante su partido- -en la sesión de investidura a que se someterá Rodríguez Zapatero en el Congreso para acometer su segundo mandato como presidente de Gobierno.